«

»

Jun 17

A caballo del caso López

ACUERDO ENTRE EL OFICIALISMO Y EL MASSISMO EN DIPUTADOS

Aguapey.Buenos Aires,17.06.2016.Cambiemos y el Frente Renovador decidieron apurar el tratamiento de las leyes del arrepentido y de extinción de dominio en casos de corrupción. Pactaron debatir las iniciativas en comisión el próximo martes y llevarlas al recinto el jueves.

La alianza oficialista Cambiemos y la amigable bancada opositora del Frente Renovador pactaron consensuar sus proyectos para promover las leyes del arrepentido y de extinción de dominio en casos de corrupción, cuyo debate arrancará el martes próximo en un plenario de la Cámara de Diputados. El oficialismo y el massismo acordaron avanzar juntos en estas iniciativas para no desaprovechar la inercia que desató el caso del ex secretario de Obras Públicas José López y capitalizarlo políticamente. Aunque hasta ayer el plenario que reunirá a varias comisiones –Legislación General, Legislación Penal, Justicia, Seguridad Interior y Presupuesto– no había sido formalmente convocado, la idea original es llevar las iniciativas al recinto de la Cámara baja el jueves de la semana que viene en una sesión especial, en cuyo temario también se incorporaría el proyecto de resolución para que el cuerpo legislativo habilite a la justicia a allanar el domicilio y las oficinas del diputado y ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido.

El acuerdo se selló el miércoles por la tarde durante un encuentro en la presidencia de la Cámara baja en el que se pulían las modificaciones acordadas entre ambas fuerzas a la ley de pago de juicios a jubilados y blanqueo de capitales. De la reunión participaron el presidente del cuerpo, el macrista Emilio Monzó; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio (quien llegó para bendecir los acuerdos); el jefe del interbloque de diputados de Cambiemos, el radical cordobés Mario Negri; el jefe del bloque PRO, Nicolás Massot; el líder del Frente Renovador, Sergio Massa; y su lugarteniente parlamentaria Graciela Camaño.

Desde el oficialismo difundieron las decisiones que surgieron en la amigable reunión entre los diputados de Cambiemos y sus pares renovadores, quienes se convirtieron en la llave para facilitar el paso parlamentario de las propuestas del gobierno.

Las leyes del arrepentido y la extinción de dominio (expropiación por parte del Estado de dinero y bienes) en casos de corrupción y narcotráfico fueron iniciativas que Massa impulsó durante su frustrada campaña para llegar a la presidencia. Incluso fueron de los primeros proyectos que el Frente Renovador presentó en la Cámara de Diputados con las firmas de Massa y Camaño en abril de este año.

El gobierno de Mauricio Macri había incluido la figura del arrepentido en un proyecto que envió al Congreso en materia de seguridad sobre delitos complejos (como narcotráfico, pero no hechos de corrupción) y que también crea las figuras “agente encubierto” y “agente revelador”. Pero finalmente desistió y lo excluyó del proyecto, que ya tiene media sanción de Diputados, por las críticas a la propuesta que preveía recompensas económicas y judiciales para el arrepentido que también había sido parte de los mismos delitos.

El proyecto de Massa, en tanto, crea la figura del “arrepentido eficaz” en causas vinculadas exclusivamente a hechos de corrupción, para el cual también establece “reducción y eximición de la pena” y “medidas de protección”.

Al debate en comisiones –que el oficialismo prevé prolongar como máximo hasta el miércoles para poder tratar el tema en el recinto el jueves– otros proyectos que van en el mismo sentido, como el que lleva las firmas del ex diputado Manuel Garrido, Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín y otros legisladores de la UCR.

Sobre extinción de dominio también existen diferentes proyectos y habrá que consensuar especialmente las autoridades que lo llevan a cabo, las que lo administren y el destino de dinero y bienes que el Estado expropie a los condenados por los delitos de corrupción. El oficialismo y el massimo tendrán que avanzar rápido en el acuerdo de esos temas, apremiados en dos jornadas de debate por los propios tiempos que se impusieron para avanzar con los proyectos. Asesores de ambos bloques trabajarán sobre para ello durante el fin de semana largo. El objetivo político de oficialistas y renovadores será embestir contra un enemigo común: el kirchnerismo, golpeado por el escandaloso caso López./Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *