«

»

jul 09

A Itatí: San Luis renueva la esperanza con una peregrinación multitudinaria

Aguapey.San Luis del Palmar,09.07.2017.Que­dó atrás el 26 de abril, fe­cha en que la inun­da­ción em­pe­zó a ha­cer es­tra­gos en la lo­ca­li­dad de San Luis del Pal­mar y el pa­no­ra­ma era de­sa­len­ta­dor. El agua con­ti­núa muy pró­xi­mo a las ca­sas y eso im­pul­sa las ga­nas de un pue­blo a pe­dir a la Vir­gen de Ita­tí por su am­pa­ro.

”Cuan­do ocu­rrió la inun­da­ción, lo pri­me­ro que pre­gun­ta­ban al pa­dre Epi­fa­nio era si es­te año íba­mos a pe­re­gri­nar”, co­men­tó a épo­ca Mar­ce­la Aran­da, co­la­bo­ra­do­ra de la pa­rro­quia San Luis Rey de Fran­cia. A cin­co dí­as de par­tir, en el tem­plo se re­par­ten las ac­ti­vi­da­des pa­ra aten­der a los afec­ta­dos por la inun­da­ción -­que aún bus­can mercaderías-­ y ade­más a or­ga­ni­zar la co­mi­da pa­ra los pe­re­gri­nos.

Acom­pa­ña­dos por el buen cli­ma, más de 10 mil per­so­nas par­ti­rán el jue­ves 13, en la 117º Pe­re­gri­na­ción de San Luis a Ita­tí. Pa­ra es­ta oca­sión, el pue­blo se vol­vió a mos­trar uni­do y so­li­da­rio. Nue­va­men­te, los ali­men­tos no pe­re­ce­de­ros fue­ron do­na­dos por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, al­go que se re­pi­te to­dos los años.

”Los alum­nos de las es­cue­las pri­ma­rias to­dos los años do­nan el pu­ré de to­ma­te, los de se­cun­da­ria otros co­mes­ti­bles y así, en ca­da edi­ción to­dos apor­tan al­go”, ex­pli­có Mar­ce­la.

El “a­ví­o” que pre­pa­ra la Igle­sia es­tá com­pues­to por 160 ki­los de arroz, 160 ki­los de fi­de­os, 70 li­tros de acei­te, 350 pu­rés de to­ma­tes, 300 ki­los de ver­du­ras y car­ne. Con es­to de­be­rán pre­pa­rar co­mi­da pa­ra los seis dí­as que du­ra­rá el via­je de ida y de vuel­ta.

Las pa­ra­das son tra­di­cio­na­les así co­mo las co­mi­das que se com­par­ten los dí­as de la ca­mi­na­ta. El gui­so del pe­re­gri­no es­tá a car­go de un equi­po de co­ci­na de la pa­rro­quia.

Tam­bién es­tán los fie­les que lle­van sus pro­vi­sio­nes. Las fa­mi­lias pre­pa­ran una se­ma­na an­tes los fiam­bres y em­bu­ti­dos ca­se­ros que se­rán par­te de la co­mi­da de la pe­re­gri­na­ción.

Reu­nión fa­mi­liar

En San Luis, la pe­re­gri­na­ción es tan im­por­tan­te co­mo Na­vi­dad o Año Nue­vo, y sir­ve co­mo pun­to de en­cuen­tro pa­ra las fa­mi­lias.

Ca­da año, el fin de se­ma­na pre­vio a la pe­re­gri­na­ción, los ho­ga­res tie­nen un mo­vi­mien­to par­ti­cu­lar. Los san­lui­se­ños que vi­ven en otras lo­ca­li­da­des lle­gan en es­ta fe­cha pa­ra vi­vir la tra­di­ción que tras­pa­sa de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Con la pre­pa­ra­ción del aví­o, las ca­sas re­co­bran los aro­mas de co­mi­da ca­se­ra y que­da de ma­ni­fies­to la unión fa­mi­liar ya que, ca­da in­te­gran­te apor­ta lo su­yo. Mar­ce­la Aran­da, co­la­bo­ra­do­ra en la pa­rro­quia de la lo­ca­li­dad, co­mo to­dos los años pe­re­gri­na­rá jun­to a su ma­má, her­ma­nos, hi­jos y nie­tos. “Es­te año no tu­ve tiem­po de pre­pa­rar­me por­que es­toy des­de el 26 de abril aten­dien­do a los inun­da­dos. Voy a pe­dir un per­mi­so es­pe­cial pa­ra ir con la ca­bal­ga­ta”, con­tó. La tra­di­ción de la fa­mi­lia Ve­rón (ver re­cua­dro apar­te) co­men­zó con Pe­dro Ve­rón y su es­po­sa. Hoy los hi­jos man­tie­nen vi­va es­ta cos­tum­bre y en es­ta fe­cha los her­ma­nos lle­gan pa­ra pe­re­gri­nar.

Cuan­do ter­mi­ne es­ta edi­ción, los fe­li­gre­ses vol­ve­rán a ma­ni­fes­tar su com­pro­mi­so de es­tar pre­sen­tes el pró­xi­mo año y cien­tos de pa­rien­tes se des­pe­di­rán has­ta el 2.018./diarioÉpoca 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *