«

»

jun 10

A los 81 años Falleció Laucha Cabral, uno de los personajes más grande del carnaval correntino

Aguapey.Corrientes,10.06.2017.La noticia de su partida enlutó a la comunidad correntina en la mañana de este frío sábado. Personaje de Corrientes si los hay, Hugo Asterio Cabral, nació en un humilde hogar de la localidad de Berón de Astrada el 20 de mayo de 1936. Vivió su vida apostando a fuertes valores como ser humano, conocido por su hiperactividad, lo apasionaban muchas cosas, el deporte era una de ellas, el carnaval sin dudas le corría por la sangre noche a noche se disfrazaba de payaso y salía a brillar sacando una sonrisa a más de un espectador. Y su trabajo, la peluquería, galardonado más de una vez por sus aptitudes, fue el medio por el cual supo darle un abrazo al prójimo, una vez al año ofrecía un día en el que cortaba el cabello a niños adolescentes en la víspera del inicio de clases.

Hugo Asterio Cabral, nació en un humilde hogar de la localidad de Berón de Astrada el 20 de mayo de 1936. De niño se traslado a Corrientes “no hablaba una sola palabra en castellano, sólo guaraní.

En la Capital correntina vivió en Tucumán 773, corazón del barrio Deportes, y le debe su sobrenombre de toda la vida a don Amado Nasif Seba. Don Amado tenía un almacén en la esquina de Tucumán y 9 de Julio, donde el pequeño Hugo Cabral jugaba con sus hijos y siempre le robaba algunos caramelos, alfajores y por supuesto que se daba cuenta y decía: “Ya anduvo la laucha por acá” y así le quedó el sobrenombre eterno”, con la sonrisa que lo caracterizaba, Cabral recordaba que desde chico ya fue “Laucha”.

Su principal actividad fue la peluquería, donde fue un destacado. Premiado por Loreal D’Paris para capacitarse en Buenos Aires, fue el primer correntino en implementar el “corte a la navaja”, para llegar a ser un estilista destacado.

Pero no sólo para las tijeras y navajas era ducho “Laucha”, el deporte lo apasionaba. De chico entraba al Sportivo saltando muros, corría por todos lados, lo sacaban de la cancha los más grandes, hasta que lo dejaron participar; jugaba al básquet, atletismo, gimnasia, guiado y acompañado siempre por el profesor Mario Indalecio Polo, que era un instructor ad honorem, fue como un padre para él. Una vez lo preparó para una maratón, lo acompañaba en bicicleta por la costanera, él corría y su profe lo guiaba, con mucho cariño, recuerda Laucha.

Con cierta nostalgia recordaba Hugo sus inicios como deportista totalmente amateur. Se graduó como instructor de deportes en básquet, gimnasia y natación en la escuela de Líderes Deportivos de la Fundación ‘Eva Perón’. De vuelta a Corrientes, se incorporó como capitán de la pileta que funcionaba en el Hotel de Turismo a cargo del gran ‘Cora’ Ojeda. Y llegó a jugar en Sportivo, no era un fenómeno, más bien jugaba cómicamente al básquetbol, ese era su espíritu.

Pero hay más todavía. “Laucha” fue el fundador de los corsos barriales, fue el primer Rey Momo de los Dandys en 1968, un payaso de alma, el de la cara triste y el corazón contento.

Se preparaban todo el año para los carnavales, tenía su modista, maquillador, era un fiesta. Llegó a manejar 1.400 payasos; venían de otros lugares a integrar la agrupación de los Dandys, hasta seis cuadras tenía la formación.

Hugo LAUCHITASDP020916-027F05-300x225el_intendente_fabian_rios_presidio_el_desfile_de_las_comparsas_en_el_b_17_de_agosto_y_homenajeo_a_laucha_cabral11 Cabral, el que llegó a Corrientes sin pronunciar una sola palabra en castellano, que recién se graduó en la primaria a los 18 años, no pasaría inadvertido por la vida. Fue servicial, honesto, alegre y siempre dispuesto a dar la mano.

Los lunes, que los peluqueros no trabajaban, él lo hacía, pero no por dinero, al contrario, cortaba gratis a los niños para que vayan a la escuela con el cabello prolijo. También lo hacía con los jubilados.  El hombre generoso y solidario que formó su familia con Mercedes Irma Esquivel y tiene tres hijos Hugo, José y Rosana Mercedes que andaban siempre a su lado, igual que sus nietos. /Sudamericana 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *