«

»

Abr 27

Breve semblanza del escritor Gaspar Bonastre

Aguapey.Itatí,27.04.2016.Palabras de Roberto Bonastre, ex- intendente municipal e hijo del escritor itateño, con motivo de la realización de la Feria del Libro en la Escuela Normal Pedro Bonastre, en Itatí.

Por: Roberto Bonastre

Deseo expresar, en primer término el agradecimiento a la Comuna de este bendito pueblo(Itatí), en las personas del señor Intendente y el señor Valdez Toñanez, de la Subsecretaría de Cultura municipal, como así, quienes  con su aporte se han involucrado en la organización de esta importante fiesta cultural que ruego, sea la impronta exitosa de un sinnúmero de ellas, a través del tiempo futuro. A veces, no es el elegido indicado de hablar de una personalidad, aquel a quien en forma directa le comprenden las generales de la ley, por ser hijo de este y difícil se hace desprenderse de tal carácter, de la gran persona que fue como padre de familia y admirable por otra parte, como hombre de letras, dado que el oyente,  podría tentarse de pensar que se exageran los valores de esa persona. No es el caso de Gaspar. Si hubo hombre consecuente con sus ideales de Vida, libertad y respeto hacia las personas era él y  una de las características sobresalientes, era casualmente el no sobresalir, su sencillez.

En el año de 1980,  la editorial Crisol, con el título de “¿ Quiénes son los escritores argentinos?” en sus páginas 36 y siguiente dicen” BONASTRE, Gaspar R. Nació en Corrientes, abogado en 1934 en la Universidad de Córdoba. Secretario de la primera Comisión del Instituto Nacional Sanmartiniano, filial Ctes. y autor de sus estatutos, Socio fundador, después Presidente y Vice de la filial de la Sociedad Argentina De Escritores (S.A.D.E.). Colaboró en diarios de Corrientes: “Nueva Epoca””La Mañana” “El Litoral” “La Provincia” ”El liberal” “Corrientes” etc. Colaboró en  “La Revista Geográfica Americana” ”Farol” “Todo es Historia” ”El Repúblico” “Rumbo Social” de Buenos Aires, además revista “Universidad” de Santa Fe “Boletín de la Junta de Historia de Corrientes,” Agro Nuestro” y “Revista Uno”  de Rosario, “La Voz del Interior”, de Córdoba; “Diario de la Marina” de la Habana, Cuba; “El Universal” y “Sociedad Bolivariana de Venezuela” Caracas; revista “Messis” de México “Archivo Seminario de Rubén Darío”, de Madrid.    En 1978 publicó un libro: “Viejo Itatí” -Domicilio 25 de Mayo 1267-3400-Corrientes.  Quiero disentir en este aspecto final realizado por los autores en cuanto a su domicilio. Si bien, el fijado de mayo 1267 (  Corrientes  ) es el real, sabemos todos los que lo conocimos y disfrutamos bien; su espíritu y su corazón han residido siempre y perviven en este entrañable pueblo de Itatí. Ninguna duda cabe, al leerlo en su obra “Viejo Itatí” donde agrega entre paréntesis: “Historia y nostalgia“.

 Nostalgia de esa “aldea”, al decir de otro gran poeta itatiano é inolvidable amigo, el doctor Alfredo Mariano “Chichín” García.- Aquel Itatí de principios del siglo veinte en cuya infancia pasó Gaspar, guiado por su tía carnal Juana Bonastre de Vallejos, en la vieja casona de aldaba y galerías, al quedar tempranamente sin su madre Ernestina Isla, huérfano a los cuatro años de edad, junto a su hermana Mercedes. Casa, que cobijó antes a su padre y tios Juan Ramón, fundador y primer Rector del Colegio Nacional de la Ciudad de Tandil, Ventura, la ya nombrada Juana Raymunda Bonastre, Pablo, Pedro y Valerio, mellizos que se destacaran como jurisconsultos y autores de literatura histórica y Manuel, abogado también, que se desempeñó como interventor gobernador en,  las provincias de Santiago del Estero y Tucumán respectivamente.

Recibido de abogado a los veintiún años de edad,  después de cuatro años de estudios y con único de “cero” en una sola materia, que solía recordar con risueño aprecio hacia al Dr. Raúl Orgaz, eminencia del Derecho, quien le aplicára aquel aplazo memorable.- Bonastre, titulado ya, regresa a su ciudad natal y se radica por algún tiempo en la ciudad de Resistencia, ejerciendo alternativamente su profesión, como así la de catedrático en una de sus pasiones: la historia; en el Colegio Nacional de esa ciudad. Inicia en la Capital correntina, su brillante carrera judicial, comoDefensor de pobres menores y ausentes, en el Juzgado Federal y en 1955, es nombrado Juez Federal de la Provincia del Chaco, con jurisdicción también, en aquel entonces, sobre la Provincia de Formosa, hasta el año 1966 que fuera promovido a la Fiscalía de la Cámara Federal del Chaco, cargo que mantuvo hasta acogerse a los beneficios de la jubilación. Esa cotidiana tarea judicial, no permitió tal vez, que Gaspar, nos dejara más obras escritas de las acuñadas. De asombrosa memoria y profundo conocimiento  de literatura y filosofía, compartía en forma oral aquellos, con cualquiera que se dispusiera oírlo. Justamente en sus viajes diarios, cruzando el río Paraná, rumbo a su trabajo de Juez –se hacían en la balsa ó el “vaporcito” hacia Resistencia, mantenía durante la travesía, largas charlas con jóvenes estudiantes y pasajeros, haciendo gala de su caudal inagotable de conocimientos y chispeante anecdotario, que reducía a nada el tiempo transcurrido oyéndolo. Vale en este punto, recordar, que Gaspar Bonastre, los Dres. Virasoro y Carlos Gallino Yanzi, jueces también y profesores catedráticos en la Facultad de Derecho, el Dr. Diomedes Rojas,  que  detentaba el importantísimo cargo de abogado de la Flota Fluvial del Estado y otros funcionarios que cumplían su tarea en la vecina orilla de Resistencia, abonaban diariamente “de su bolsillo” el viaje y ya en el puerto de Barranqueras, pagaban también el colectivo urbano de línea, que los dejaba en las cercanías de su función y cuando por razones muy especiales, precisaban ,movilizarse en auto, lo hacían en los suyos particulares y considerando indigno, el usar “los oficiales”. Sería bueno que ese ejemplo, no de uno, sino como nombré, de varios señores funcionarios de antaño, sean copiado por los modernos, que a veces, no toman un café, a menos que no les pague el estado argentino, léase, el pueblo con sus impuestos.

Sería muy difícil enumerar la lista de amigos que Gaspar ha cultivado en el trascurso de su vida y no soy yo quien deba medir la estima que hacia cada uno de ellos tenía; pero para esbozar una sola idea diré, que de los más de tres mil volúmenes de libros que atesoraba en su biblioteca particular, más de trescientos están dedicados por sus autores, con palabras de consideración, aprecio y afecto. Allí, están los nombre de Enrique de Gandía, Fermín Estrella Gutiérrez, el Coronel Marcos Pérez Giménez (Presidente de Venezuela) , el poeta español Rafael Montesinos de la talla de un Machado o Alberti, el Dr. Raúl Orgaz, el del “cero inolvidable”, los grandes poetas correntinos Carlos Gordiola Niella, Juan José Folguerá, Franklin Rúveda, Alfredo Mariano García, Pocho Roch, Roberto Arlt , Isidro Tamburini… y como dije, me detengo porque sería de no terminar. También,  innumerable sería la lista de libros de autores prologados por Bonastre. Decía él respecto de prologar libros: “ no cualquiera escribe un libro, desde ya tiene el valor de haberlo escrito y eso tiene que incentivarse y… si el Dr. Gregorio Marañón, médico, escritor, filósofo y sociólogo español de fama mundial, no se la negaba a nadie, porqué voy  a ser yo, el de las excepciones”.

De sus obras escritas, la más conocida y lamentablemente agotada en su primera edición, fue el viejo Itatí. En ella vuelca su recuerdos de aquella aldea donde transcurrieron sus días más felices, con el valor agregado de la rica historia del pueblo de la Virgen de Itatí, Habla de nuestros héroes de la Libertad y fundacionales, como Desiderio Sosa, el Cnel Manuel Vallejos, Castor de León, Fray Nepomuceno Alegre, Fray Luis de Bolaños y todos aquellos nombres que han sido emblema de nuestro ser. Se limita estricta y sucintamente a la historia de Nuestra Señora de la Limpia y Pura Concepción de Itatí, porque como él mismo decía: “el insuperable historiador de Ella, es el Presbítero Esteban Bajac” (a quien por supuesto conoció y trató personalmente). Luego, a instancias de muchos amigos lectores de aquella primera obra, decidió ampliar un tema ya tratado en el “viejo Itatí” y sale a luz su segundo libro, “El Paisano Correntino”, de estilo costumbrista, con ágil pluma describe a nuestro criollo auténtico, con las variantes similares al paisano argentino, que puso su idiosincrasia y genética en la etnia actual que nos destaca, sobre las otras regiones.

Una obra escrita y publicada, en la década del 70, en oportunidad de conmemorarse las bodas de oro de la Esc. Nacional N° 276, lo lleva a escribir sobre sus distinguidos directivos La Srta. Balbina Niella y Don Juan Genero Gonzalez Vedoya, padre de nuestro  “Cacho”, y por cercanía de fechas, al fallecimiento del Dr. Juan Carlos García, primer médico de la localidad, Bonastre en forma espléndida, vuelca en sus biografías todo el amor , la amistad y la nostalgia y  otra vez, en su gente de Itatí.

Un libro póstumo en espera de ser publicado, su último trabajo literario; con palabras prologales del Lic. Fernando González Azcoaga y el Dr. Felipe Bonastre, ambos Miembros de Número de la Junta de Historia y una carta en verso del poeta Alfredo Mariano García. Hace una antología de poetas itatianos como Pocho Roch, Cacho Gonzalez Vedoya,  Chichín García, Eloy Fariña Nuñez y correntinos como Francisco Manzi, Marta Elgul de París, Bernardo Ranaletti, Juan José Folguerá, Franklin Rúveda, Cancho Gordiola Niella, Francisco Martinez Soler, el Padre Alceste Mion, amalgamados en sus letras, a este pueblo que actualmente cumple los cuatro siglos de vida.

Como anteriormente dijera, la producción literaria escrita sería mucho más abundante de la que ha llegado a nuestras manos. kilómetros de palabras finamente engarzadas quedaron como artículos dispersos en publicaciones a nivel regional, nacional internacional, para dar un ejemplo, como perla:  Ha escrito en diarios, revistas y conferencias sobre la vida del novelista español Vicente Blasco Ibañez, cuyas novelas de fama universal fueran llevadas a cine en Hollywood , traductor directo del árabe al español de los cuentos de las “1000 y una noches”, fundador de la Ciudad de Cervantes en nuestra agreste entonces Patagonia, así como fundador y colono de la primera cooperativa agropecuaria en La Argentina, situada a unos quince kilómetros de la Capital correntina, bajo el nombre de “Nueva Valencia”. El frondoso conocimiento y divulgación de esta personalidad, por parte de Gaspar, ha hecho que el pueblo español, lo lleve a esa tierra, como invitado y orador especial al Simposium internacional, a disertar sobre una faceta poco conocida por los propios connacionales de Blasco, su vida y obra en la argentina. Así, en l981 fue Gaspar Bonastre a hablar sobre aquel escritor, en su propia España.

Distinguida audiencia, no encuentro mejor forma de cerrar este apretado esbozo en la biografía,  que citarlo al amigo Alfredo Mariano García en su verso –prólogo,  Dice: “Chichín”

“PARA ENTRAR A VIEJO ITATI ElLitoral-86604-1000x1000-fit DE GASPAR BONASTRE

Llegaba el campo al ejido/ con frescura de mozuelo:

Lapachos, mitá rupaes, /arachichúes y ceibos.

Eras un abra en la fronda/ sobre plinto ribereño:

Talego de pacuríes, / lambrequín de cocoteros.

No sabía a ciencia cierta / si eras pueblo:

En medio de la plazuela/ solían pacer becerros,

Doscientas varas al sur / chapaleaban esteros

Y en las noches de creciente/nadaban boas y ciervos.

 

Tres siglos de soñarrera/ cimentaban el acuerdo

Entre casa americana/ y morador europeo:

El golpe de hacha inicial/ cicatrizó con el tiempo,

Formidable rodrigón de aguaís y jazmineros.

 

Era un mundo diferente/ cuando mis ojos se abrieron:

Villorio semidormido, /calles de arena y silencio

Apenas interrumpido / por barcos y promeseros;

Cúpula, torre, basílica, /eran planos y proyectos:

Un nebuloso futuro / de fantasias y sueños

Parecen amalgamarse/ entre el ser, el  sido y siendo

Y quedo a medio camino/ sin rumbo guía ni tiempo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *