«

»

Jun 25

Chaco en las Paso: La defección de los gallos.

Aguapey.Resistencia.Chaco,25.06.2017.La definición de las listas terminó por hacer desbarrancar la posibilidad de que la provincia del Chaco integre un pelotón de legisladores opositores al modelo del presidente Mauricio Macri y en su caso, concederá –como viene reclamando el gobierno nacional a las provincias- un acercamiento a la mayoría suficiente para continuar aplicando medidas de ajuste, que en los discursos se cuestiona en estas tierras, pero en los hechos definitivamente se viene ejecutando sin prisa, pero sin pausa.

En octubre de 2013, como las que se vienen ahora, la madre de todas las batallas se libró en la provincia de Buenos Aires. La consigna, que ahora repite Sergio Massa y sus acólitos para una elección que tiene perdida es “frenar a Cristina”. La agitación de aquellos años, con un mapa político en el que el PRO no pasaba de ser un partido de la Capital Federal, terminó favoreciendo al Frente Renovador, se impuso con el 43 por ciento de los votos contra el 32 por ciento del Frente para la Victoria.

El miedo que se motorizaba en aquella hora era la necesidad de que la entonces presidente no obtuviera los dos tercios del Congreso porque después de su acto fallido “vamos por todo” al obtener su reelección era dable imaginar que apuntaría a una reforma constitucional con la idea de eternizarse en el poder.

Haya sido real o aquella pretensión atribuida a ella, la verdad es que el sistema democrático y republicano terminó abortando esa salida con el consabido resultado de las elecciones nacionales de octubre de 2015 y la segunda vuelta.

Aquel temor a un intento de reelección era en cierto modo compartido por los grandes medios de comunicación que enfrentaban con ferocidad a Cristina Fernández –y lo siguen haciendo- y el germen de la voto anti-Cristina que terminó favoreciendo años después a Mauricio Macri, en el que necesariamente debe haber una porción que acompañó a la ex presidenta o a su marido, Néstor Kirchner, pero que se cansó de ellos.

En la provincia del Chaco el escenario fue completamente distinto. Con Jorge Capitanich gobernando, el Frente para la Victoria obtuvo el 60 por ciento de los votos. Fue entonces cuando ingresaron a una banca de senadores María Inés Pilatti Vergara, Eduardo Aguilar y los diputados nacionales, Juan Manuel Pedrini, Sandra Mendoza y Gustavo Martínez Campos.

De ellos, luego de la derrota de Daniel Scioli, sólo Eduardo Aguilar y Gustavo Martínez Campos se darían vuelta y tomarían una posición personal distinta al mandato electoral recibido.

Los últimos años, eran tiempos de Jorge Capitanich como jefe de Gabinete y de Juan Carlos Bacileff Ivanoff como gobernador interino. A este último el ahora intendente se animó a llamar “desleal y traidor”, pero desde entonces, habiendo dejado el gobierno, siendo hoy un referente de la oposición prefiere bajar el tono y reclamar, antes de cerrar la lista del PJ con Domingo Peppo que “la oposición tiene que unirse porque este es un gobierno neoliberal. Lo que hoy existe es un gobierno de centroderecha y hay muchos compañeros que se dicen peronistas que siguen a (Mauricio) Macri”.

¿Será por esto que colocó a Elda Pértile como primera candidata a diputada nacional por el Frente Chaco Merece Más?

Unas horas antes del cierre de las listas los intendentes peronistas del Chaco repitieron un mensaje que hace meses habían acuñado “damos la libertad al gobernador y nuestro apoyo para que el elija a los candidatos, no tener intenciones de ocupar ninguna banca”.

No parece casualidad que Juan Mosqueda sea el número 2 de la lista. El propio jefe comunal repitió su alineamiento a lo que diga Peppo, cuando todavía no estaba confirmada su candidatura.

Gustavo Martínez no tuvo inconvenientes para colocar a su padre en la carrera por la reelección.

Con este panorama, sólo algunos sectores pueden festejar esta nómina, los propios candidatos, sus familiares y amigos, los tres dirigentes que los pusieron allí –Peppo, Capitanich y Martínez- y el presidente Mauricio Macri.

El escenario en las primarias nacionales es completamente distinto al de 2013. En aquel momento Unión por Chaco no llegó al 35 por ciento de los votos. Fue suficiente para lograr que Ángel Rozas fuera electo senador por la minoría, y apenas para que Miguel Tejedor –entonces intendente de Charata- fuera electo diputado nacional.

Tejedor demoraría en acceder a la banca a la que renunciaría luego para más tarde ser derrotado en las urnas por María Luisa Chomiak.

Aquella dimisión del diputado radical volvería darle una banca a Alicia Terada por el ARI.

Aida Ayala, ahora primer candidata a diputada nacional por Cambiemos dejó de lado acuerdos partidarios dentro de la UCR. No es la primera vez que lo hace, pero es la primera vez que la mueve un objetivo superador. Con acompañamiento nacional recompuso la alianza Cambiemos que unos meses antes habían achicado a la sola participación radical.

Así, detrás de ella en la lista del oficialismo va por su reelección Terada y por primera vez un candidato del PRO ocupa el tercer lugar en una lista nacional en el Chaco, Ernesto Blasco.

Ese escenario hace difícil que el reparto de las bancas nacionales en juego vuelva a ser 3 a 1. Parece entonces que Pértile, Mosqueda, Ayala y Terada serían los legisladores nacionales electos. No hace falta repetir quienes serían en el fondo los ganadores de esta elección, son los festejarían y que se describen unos renglones más arriba.

Antes de las elecciones primarias provinciales se podían prever dos cosas. Y así se dijo en este espacio. Que el modelo estaría asegurado (el macrista con el que no confronta el gobierno de Domingo Peppo) y que la gente no iba a participar.

Ese modelo es el que ahora está en discusión. Es el objeto de esta elección. Como en 2013 era “ponerle un freno a Cristina”. Los partidos mayoritarios del Chaco no lo cuestionan. Más allá de que algunos se hagan los gallos ante los micrófonos. Entre ellos, especialmente, el intendente de Resistencia.

Explica el refrán “del dicho al hecho”./ChacoHoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *