«

»

Abr 20

Chueco tropezó en Paraguay

EL ABOGADO DE BAEZ FUE DETENIDO Y TRASLADADO A LA ARGENTINA

Aguapey.Asunción.Paraguay,20.04.2016.Tras el pedido de captura internacional, la policía paraguaya detuvo a Jorge Chueco en Encarnación. El abogado fue expulsado de Paraguay y anoche fue trasladado al país. Deberá prestar declaración indagatoria ante el juez Casanello.

La policía de Paraguay detuvo ayer en Encarnación al abogado Jorge Chueco, que estaba desaparecido desde el viernes pasado y tenía orden de captura en la causa por lavado de dinero que ya tiene como procesados, entre otros, al empresario Lázaro Báez y al contador Daniel Pérez Gadín. El imputado, mencionado por el arrepentido Leonardo Fariña como hombre clave en el armado de la estructura de Báez, fue capturado en la vereda del hotel donde se había alojado con el nombre de “Antonio Cubillas”. “Ingresó por la zona fronteriza entre Puerto Iguazú y Ciudad del Este, estaba solo, en buen estado de salud y no opuso resistencia”, informó el comisario Juan Barúa, jefe de policía de Itapúa. Chueco fue expulsado ayer mismo del Paraguay por haber ingresado de forma ilegal, y deberá prestar declaración indagatoria ante el juez Sebastián Casanello.

Chueco, de 64 años, es apoderado de Helvetic Service Group SA, una firma que compró la financiera SGI, donde fueron tomadas las imágenes del hijo de Báez (Martín), de Pérez Gadín, su hijo Sebastián y otras dos personas en el momento en que contaban más de 5,1 millones de dólares. La filtración de esas imágenes fue la que aceleró los llamados a indagatoria y detenciones. Chueco no sólo estaría comprometido por los dichos de Fariña, sino también por cheques provenientes de operaciones de Helvetic que iban a parar a las cuentas de Austral Construcciones, una de las empresas de Báez, y por una compra dudosa de bonos.

“Existen sospechas concretas de que entre el 14/12/12 y el 08/04/13, a través de una posible maniobra de auto-venta o auto-compra de títulos de deuda pública por parte de Helvetic Services Group SA, se reingresó al país una suma aproximada de 33 millones de dólares que habrían sido insertados en el mercado local a partir de su depósito en una cuenta bancaria de Austral Construcciones SA en el Banco de la Nación Argentina, a través de nueve cheques por un total de $ 208.840.876, endosados por Jorge Chueco –como apoderado de Helvetic– y depositados por Eduardo Larrea y Claudios Bustos a nombre de Austral”, precisó el juez Casanello al pedir su captura. “Las operaciones consistían en transferencias de dinero procedente de fuentes ilícitas desde SGI Argentina SA a Helvetic Services Group SA; a su vez esta firma, que registraba una cuenta comitente en la sociedad de bolsa Financial Net Sociedad de Bolsa, adquiriría bonos de deuda soberana, luego estos títulos se transferían en dólares a través de un sistema de compensación y liquidación en Suiza y finalmente reingresarían al país para ingresar al patrimonio de Austral Construcciones SA”, agregó el juez.

La familia del abogado le perdió el rastro a principios de la semana pasada, cuando viajó hacia Iguazú y se contactó con su ex esposa, Patricia, a quien le dijo que estaba bajo “una presión enorme”. “Está siendo amenazado”, contó la mujer luego de presentar la denuncia por desaparición. El martes pasado, Chueco se registró en el hotel Los Helechos de esa ciudad y al día siguiente apareció dormido, ebrio y descompuesto en la pasarela del paseo de las cataratas. El jueves dejó el hotel y se le perdió el rastro. Este lunes, Casanello dispuso su captura internacional.

Ayer, en el marco de un intenso operativo que incluyó a más de cien efectivos de la policía de Paraguay, Chueco fue detenido en Encarnación, frente al hotel donde se había registrado con nombre falso. El comisario Barúa contó que no tenía documentos cuando la policía lo detuvo, pero que admitió su identidad en la comisaría. Agregó que había solicitado la participación de agentes de Migraciones y de Gendarmería de la Argentina y sugirió que podría ser expulsado del país, tal como ocurrió horas después./Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *