«

»

Sep 11

Corea del Norte sube su apuesta nuclear

Aguapey.Pionyang.Corea del Norte,11.09.2016.La potencia de la bomba ensayada el viernes fue estimada en 10 kilotones, es decir cerca del doble que el precedente ensayo nuclear de Corea del Norte en enero. Pyongyang aseguró que el artefacto probado podía ser instalado en un misil.

Corea del Norte desafió ayer a Estados Unidos al asegurar que no se someterá al “chantaje’’ norteamericano, un día después de provocar una enorme conmoción mundial con su quinto y más potente ensayo nuclear.

“Ya pasó el tiempo en que Estados Unidos podía hacer chantajes nucleares unilaterales contra la RPDC (República Popular y Democrática de Corea)’’, sentenció el diario estatal Rodong Sinmun. Por su lado, Corea del Sur destacó que la amenaza norcoreana ingresaba en una nueva dimensión, y exhortó al Consejo de Seguridad de la ONU a endurecer aún más las sanciones contra su vecino. La potencia de la bomba ensayada el viernes fue estimada en 10 kilotones, es decir cerca del doble que el precedente ensayo nuclear de Corea del Norte en enero. Pyongyang aseguró que el artefacto probado podía ser instalado en un misil. “Creemos que la capacidad nuclear del Norte se ha sofisticado considerablemente, y desarrollado a un ritmo más elevado’’, declaró el ministro surcoreano de Relaciones Exteriores, Yun Byung Se.

El viernes, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó el quinto ensayo nuclear y decidió preparar una resolución que impondrá a Pyongyang nuevas sanciones. En una declaración unánime, sus 15 miembros, entre ellos China, hasta ahora aliada de Pyongyang, indicaron que comenzarán a trabajar inmediatamente en medidas apropiadas, según el artículo 41 de la Carta de la ONU, y una resolución del Consejo. El artículo 41 se refiere a medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada.

Para imponer nuevas sanciones o aplicar estrictamente aquellas existentes, el Consejo tendrá que contar con la buena voluntad de Pekín, de lejos el primer socio económico de Pyongyang. Luego de calificar el ensayo de provocación, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había exhortado al Consejo a actuar de manera apropiada. Las resoluciones de la ONU prohíben a Pyongyang toda actividad nuclear o balística. El país asiático es objeto de cinco tandas de sanciones internacionales desde el primer ensayo nuclear, efectuado en 2006.

Estados Unidos, Francia y Japón reclamaron nuevas y fuertes sanciones contra Corea del Norte, que ya sufre desde marzo severas restricciones económicas, financieras y comerciales, tras su cuarto ensayo nuclear realizado en enero. Pero el embajador chino, Liu Jieyi, se mostró más prudente, y estimó que hay que abstenerse de toda provocación de ambos lados. “Nos oponemos a los ensayos (nucleares) y creemos que es más urgente que nunca trabajar juntos para garantizar la desnuclearización de la península coreana’’, dijo el diplomático chino. Además, el presidente estadounidense Barack Obama indicó que iba a trabajar con el Consejo de Seguridad y la comunidad internacional para hacer cumplir con fuerza las resoluciones ya adoptadas y tomar medidas significativas adicionales, sobre todo nuevas sanciones.

Por su parte, la prensa surcoreana está dividida entre la idea de endurecer la réplica internacional o, al contrario, cambiar radicalmente de estrategia ante la obstinación de Corea del Norte. “Hay que aplicar una estrategia para aislar a Kim Jong-Un y a su entorno, y derrocarlos’’ pide el diario conservador Chosun Ilbo. Pero para el diario Hankyoreh, de izquierda, este quinto ensayo, ocho meses después del precedente, ilustra el fracaso de la estrategia internacional de sanciones. “Hay que dejar de apostar por la teoría ilusoria según la cual Corea del Norte estaría cerca de la implosión. Se necesita una nueva estrategia global’’, dice el diario.

En el norte, el diario oficial Rodong replicó calificando de “sucia prostituta’’ a la presidente surcoreana Park Geun-Hye. “La RPDC no cambiará su posición aunque esta sirvienta de los colonos norteamericanos y sucia prostituta de las fuerzas extranjeras de Park Geun-Hye haga este escándalo’’, asegura el rotativo norcoreano. El comentario hace alusión a la condena por parte de la mandataria surcoreana, durante un encuentro con el presidente Obama, de los últimos lanzamientos de misiles balísticos efectuados por Pyongyang. “Estados Unidos está indignado por las fuertes medidas militares que la RPDC ha tomado de forma progresiva’’, agrega el diario oficial norcoreano.

Estados Unidos cuenta con 28.500 militares en Corea del Sur. El diario Joongang Ilbo pidió al gobierno que convenciera a Washington de que volviera a desplegar armas nucleares tácticas, como las que fueron retiradas de la península a principios de los años 1990. Si Pyongyang lograra fabricar una bomba nuclear lo bastante pequeña para que sea portada por un misil, y reforzar la precisión, el alcance y la capacidad de estos vectores, se acercaría a su objetivo varias veces anunciado: ser capaz de apuntar hacia blancos estadounidenses.

El ensayo fue llevado a cabo el día del aniversario de la fundacion de Corea del Norte. “Esta explosión de diez kilotones era casi dos veces más potente que el cuarto ensayo nuclear y levemente menor que la bomba de Hiroshima, que tenía unos 15 kilotones’’, explicó Kim Nam-Wook, de la agencia meteorológica surcoreana. El ensayo será analizado de cerca por los expertos que intentan determinar si permitió al Norte hacer nuevos progresos y si se trata de una bomba atómica o de una bomba de hidrógeno, mucho más potente.

Los analistas se inclinan, según los datos disponibles, por la hipótesis de que se trata de un artefacto clásico. Pyongyang había afirmado que su cuarto ensayo, el 6 de enero, había sido con una bomba de hidrógeno, una afirmación puesta en duda por los especialistas. “El análisis será difícil”, subrayó Melissa Hanham, experta del Instituto Middlebury de estudios internacionales. “No es realmente posible verificar que se trate de una ojiva compacta a partir de los datos sísmicos’’, agregó.

China, el país que las potencias occidentales esperan haga entrar en razón a Pyongyang, se encontrará en la posición más delicada, según estimó Shunji Hiraiwa, profesor de la Universidad Kwansei Gakuin y especialista de Corea. Pero los márgenes de maniobra son limitados. China espera evitar el derrumbe del régimen norcoreano, que crearía una crisis en su frontera e inclinaría la balanza del lado estadounidense.

China además afirmó ayer que el nivel de radiación se mantuvo normal tras el ensayo nuclear. “El equipo de investigación se dedicará a recoger y analizar la exposición de radionucleidos en el agua y la atmósfera”, indicaron fuentes militares de Seúl. Las autoridades esperan que la recogida de muestras ayude a analizar la composición de las sustancias nucleares empleadas en el test atómico de Corea del Norte.

La Fuerza Aérea de Corea del Sur desplegó aviones de combate ligeros equipados con detectores de radionucleidos para medir el nivel de exposición en la atmósfera en la provincia fronteriza nororiental de Gangwon, a unos 120 kilómetros al este de Seúl. Asimismo, la Marina surcoreana ultima el envío de una flota con detectores de este tipo de partículas al mar de Japón (mar del Este). Por su parte, Estados Unidos enviará un avión especializado WC-135 para captar muestras, que estaba en espera en la base área japonesa de Okinawa (sur del archipiélago nipón).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *