«

»

Ago 12

Corrientes: Ordenan prisión preventiva de un médico por la muerte de un paciente

Aguapey.Corrientes,12.08.2016.Hace 12 años una joven acudió a una consulta. El galeno le diagnosticó y medicó pero el tratamiento no habría sido el correcto y el hígado se lesionó letalmente. Después de dos trasplantes la mujer falleció. Su familia denunció el hecho.

Al Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nº6 a car­go de Gra­cie­la Fe­rrei­ra or­de­nó el pro­ce­sa­mien­to y la pri­sión pre­ven­ti­va de un pro­fe­sio­nal mé­di­co (se re­ser­va el nom­bre del pro­fe­sio­nal has­ta el avan­ce de la cau­sa) por le­sio­nes gra­ví­si­mas en una de sus pa­cien­tes

La de­ci­sión de la Jus­ti­cia ade­más or­de­na la in­me­dia­ta de­ten­ción del con­si­de­ra­do au­tor ma­te­rial en la cau­sa “Al­vez Ra­món Eu­ge­nio y Flo­res Ma­ría del Ro­sa­rio s/de­nun­cia Ca­pi­tal”, el cual, se­gún el dic­ta­men de la Juez, el pro­fe­sio­nal de­be­rá ser alo­ja­do en la Uni­dad Nº 6 “Ge­ne­ral Don Jo­sé de San Mar­tín” Pa­ra­je Pa­so Pesoa-­San Ca­ye­ta­no (pro­vin­cia de Co­rrien­tes) en un lu­gar ade­cua­do a la edad del mis­mo con­for­me a la na­tu­ra­le­za del de­li­to res­guar­dán­do­se la in­te­gri­dad psi­co­fí­si­ca del de­te­ni­do.

Se tra­ta del ca­so de una pa­cien­te de 22 años, oriun­da de San Mi­guel, quien ha­ce más de 11 años acu­dió al con­sul­to­rio del mé­di­co ma­ni­fes­tan­do do­len­cia en la zo­na del hí­ga­do. El pro­fe­sio­nal re­a­li­zo un diag­nós­ti­co por la do­len­cia, de­cla­ra­do co­mo de “me­dia­na com­ple­ji­dad” por el que­re­llan­te de la fa­mi­lia de la víc­ti­ma, Mar­tín Rí­os.

De acuer­do a la de­nun­cia, el pro­fe­sio­nal la ha­bría me­di­ca­do pe­ro, al po­co tiem­po, se ha­brí­an no­ta­do fa­llas en el ór­ga­no, su­pues­ta­men­te por la ma­la me­di­ca­ción, que co­men­zó a fa­llar y afec­tar­se pau­la­ti­na­men­te. “Al pa­re­cer, el mé­di­co se dio cuen­ta de que se equi­vo­có en el diag­nós­ti­co y la me­di­ca­ción pe­ro ya no se pu­do ha­cer más na­da, por eso de­sen­ca­de­nó en un tras­plan­te”, ex­pli­có Rí­os a épo­ca.

Así se le re­a­li­zó a la jo­ven el pri­mer tras­plan­te en el Hos­pi­tal Ar­ge­rich en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Por des­gra­cia el ór­ga­no no fue com­pa­ti­ble y em­pe­zó a fa­llar a los po­cos me­ses, lo que de­sen­ca­de­nó otro tras­plan­te. Tam­po­co fun­cio­nó y la jo­ven fa­lle­ció.

Se­gún el abo­ga­do que­re­llan­te, el me­di­ca­men­to re­ce­ta­do se­ría Lac­mi­tal 50. “Es pa­ra al­guien que tie­ne epi­lep­sia. Ella no te­nía es­ta en­fer­me­dad y ade­más de­bía re­ce­tar­le tam­bién un he­pa­to­pro­tec­tor por­que la fuer­te me­di­ca­ción iba a da­ñar el hí­ga­do”, se­ña­ló Rí­os. Fi­nal­men­te des­pués de más de 11 años la Jus­ti­cia avan­za con la cau­sa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *