«

»

Mar 22

Costanera Trapitos: Quejas por cobro indebido, falta de identificación y controles

Aguapey.Corrientes,21.03.2018.Vuelven a proliferar las quejas de conductores por los inconvenientes que vivieron en la zona ribereña, con personas que intentan cobrar el monto fijo de $30. Desde el Municipio aseguran que hay algunos habilitados, pero deben exhibir un carnet y el pago es voluntario.

Fueron varios los conductores que volvieron a quejarse en los últimos días por la presencia de los llamados “trapitos” en la zona de la costanera. Según indicaron, los cuidadores de coches en ese sector de la ciudad piden el pago de $30, algo que está prohibido de acuerdo a las normativas vigentes en esa materia.

Una de las personas que brindó su testimonio sobre el tema relató que “fui a cenar con unos amigos en la zona de la costanera y cuando nos retiramos le pasé $10 al muchacho que cuidaba, y me dijo que no, que eran $30”. Aunque finalmente el conductor accedió a pagar en esta ocasión, volvió a vivir la misma situación tiempo después, lo que derivó en una discusión con la persona que se ofrecía a cuidar su vehículo.

En este sentido, el hombre contó en declaraciones a radio LT7 que “se me acercó la misma persona y me negué, le dije que no era necesario porque iba a quedarme cerca”. Ante esto, el “trapito” respondió que tenía que pagar igual.

Son varios los casos como este que se conocieron en el último tiempo en esa parte de la ciudad, sobre todo cuando se dan eventos masivos. Vale recordar que problemas similares se dieron, entre otros, cuando se realizó allí la Feria del Libro, con cuidadores que imponían un monto fijo que los conductores deben pagar.

En este marco, El Litoral consultó al subsecretario de Transporte del Municipio, Lisandro Rueda, quien aseguró que “el estacionamiento en esa zona es gratuito y el pago a las personas que cuidan es totalmente voluntario”. Es decir, no existe obligación de abonar por ese servicio y en caso de hacerlo puede ser cualquier monto que decida el dueño del auto. Más allá de esto, el funcionario comunal reconoció que hay personas empadronadas que se encuentran habilitadas para realizar la tarea. Es decir, son varios los “trapitos” que cuentan con la autorización estatal para cuidar los coches en algunos sectores.

“Tienen una credencial que debe estar en un lugar visible para que los conductores puedan saber si se trata de un trabajador habilitado”, dijo Rueda y agregó: “En todo caso, el carnet tiene que ser exhibido para que las personas puedan verlo con claridad”.

Una de las cuestiones que causan desconfianza es la escasa identificación que tienen los trapitos, los cuáles son aproximadamente 100 en la ciudad, incluídos los cuidadores de moto en la zona céntrica. Lo cierto es que los que se encuentran en la costanera muchas veces no tienen el chaleco correspondiente o los tienen de diversos colores y modelos.

Al respecto, Lisandro Rueda admitió que “no hay un uniforme establecido, en algunos casos los chalecos reflectivos les entrega la Municipalidad y en otros los compran ellos mismos”, aseguró.

Denuncias

Sobre esta cuestión que despiertan fuertes críticas de la ciudadanía en general, el secretario de Movilidad Urbana, Jorge Sladek comentó que “los inspectores viales de la Comuna son los encargados de verificar las denuncias de la gente”, con vías de comunicación como el 0800-555-6864.

En cambio, en diálogo con este matutino, el secretario de Transporte expresó: “Nosotros no tenemos el poder para sancionar o actuar en caso de que las personas que cobran para cuidar los autos no estén autorizadas por el Municipio”. Asimismo, el funcionario expresó que “las denuncias deben hacerse ante la Policía”.

Temores

Si bien casi la totalidad de los conductores que opinaron ayer sobre el tema en las redes sociales se mostraron en contra de esta modalidad, muchos de ellos aseguraron que aceden a pagar por miedo a que puedan dañar el vehículo.

Para graficar esta situación, una mujer contó: “Iba a estacionar en costanera cuando se me acerca una persona y me dice que me va a cobrar. Le dije que no traía plata y me contestó ‘mmm, que lástima’, y lo sentí en un tono amenazante”. Ante esto, la mujer contó que llamó al 911, pero que la patrulla no acudió al lugar. “Me quedé 25 minutos esperando y como no vinieron decidí cambiar de lugar el auto”, relató.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *