«

»

Ago 25

Crimen de Maxi Aquino: El imputado sostuvo que policías lo golpearon para que reconozca su participación

Aguapey.Corrientes,25.08.2016.Maximiliano Aquino murió en un intento de robo. Ocurrió el 1 de agosto de 2015. El único imputado por el homicidio se declaró inocente. En la próxima audiencia, prevista para el 31 de agosto, comenzará la ronda de testimoniales.

Fa­mi­lia­res de Ma­xi­mi­lia­no Aqui­no pi­den que se agra­ve la im­pu­ta­ción con­tra Jo­se­le Al­ta­mi­ra­no. Ayer co­men­zó el jui­cio Oral por la muer­te del jo­ven san­ro­que­ño ase­si­na­do en la ma­dru­ga­da del 1 de agos­to de 2015, en un in­ten­to de ro­bo en el ba­rrio Al­da­na, ins­tan­cia a la que el de­lin­cuen­te lle­gó acu­sa­do de “ho­mi­ci­dio sim­ple”.

La de­fen­sa del úni­co im­pu­ta­do “Jo­se­le” Al­ta­mi­ra­no es­tá re­pre­sen­ta­da por los le­tra­dos Gra­cie­la y Her­min­do Gon­zá­lez, en tan­to la que­re­lla es­tá in­te­gra­da por Jus­to Can­te­ros y Sil­vio So­sa. Por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, el fis­cal Gus­ta­vo Smith.

En la sa­la de au­dien­cia se hi­cie­ron pre­sen­tes Adria­no y Mar­ta, pa­dres del jo­ven fa­lle­ci­do, a quie­nes acom­pa­ña­ron fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de es­tu­dio de “Ma­xi”.

Por el la­do del acu­sa­do, la ma­dre Ana­lía Eli­za­beth es­tu­vo pre­sen­te, en tan­to afue­ra del edi­fi­cio aguar­da­ban re­sul­ta­dos del de­ba­te ami­gos y co­no­ci­dos de Jo­se­le.

Lue­go de la lec­tu­ra de la im­pu­ta­ción y co­mo su­ce­die­ron los he­chos, la de­fen­sa de Al­ta­mi­ra­no tu­vo el uso de la pa­la­bra: plan­teó nu­li­da­des.

Her­min­do Gon­zá­lez en­ten­dió que el ac­ta de ele­men­tos y pie­zas pro­ba­to­rias son nu­las y de­ta­lló “el ac­ta de apre­hen­sión en la vía pú­bli­ca, ac­ta di­li­gen­cia­da pa­ra con­cre­tar el alla­na­mien­to en la ca­sa de Al­ta­mi­ra­no, las prue­bas de ADN re­a­li­za­das re­cién a ca­si un año del he­cho y la do­ble re­pre­sen­ta­ción de la que­re­lla, es­to co­lo­ca en de­si­gual­dad de ar­mas y se tra­ta de un he­cho gra­ví­si­mo que que­re­mos sa­ber la ver­dad”.

Por su par­te, el fis­cal Smith ex­pli­có que los pro­ce­di­mien­tos se hi­cie­ron con­for­mes a lo re­gla­men­ta­do, ex­pli­can­do ca­da so­li­ci­tud de nu­li­dad de la de­fen­sa, de­jan­do de es­te mo­do la de­ci­sión al Tri­bu­nal pa­ra re­cha­zar o no el pe­di­do de Gon­zá­lez.

Hi­zo lue­go lo pro­pio la que­re­lla, a car­go de So­sa, quien de­jó en cla­ro que la par­ti­ci­pa­ción del abo­ga­do Jus­to Can­te­ros, co­que­re­llan­te, es­tu­vo tra­ba­jan­do en la eta­pa de in­ves­ti­ga­ción in­clu­so has­ta los trá­mi­tes pa­ra que la cau­sa sea ele­va­da a jui­cio.

Tras un cuar­to in­ter­me­dio el Tri­bu­nal, in­te­gra­do por Juan Jo­sé Co­chia, Ma­ría Eli­sa Mo­ri­lla y Ariel Az­co­na, re­cha­zó los plan­te­os de nu­li­dad in­ter­pues­tos por la de­fen­sa de Al­ta­mi­ra­no, por ex­tem­po­rá­ne­os. Ade­más en­ten­die­ron que la que­re­lla pue­de te­ner dos abo­ga­dos.

 

El acu­sa­do se de­cla­ró ino­cen­te

A Jo­se­le Al­ta­mi­ra­no se lo im­pu­ta por “ro­bo ca­li­fi­ca­do por el uso de ar­ma en gra­do de ten­ta­ti­va en con­cur­so re­al con ho­mi­ci­dio cri­mi­nis cau­sa”.

El Tri­bu­nal pre­gun­tó al acu­sa­do, lue­go de dar a co­no­cer nue­va­men­te, por lo que se lo acu­sa con fe­cha, lu­gar y ho­ra, si que­ría de­cla­rar o se abs­te­ní­a, a lo que Al­ta­mi­ra­no di­jo que iba a con­tar lo que su­ce­dió. Na­rró que en la ma­ña­na del vier­nes 31 de ju­lio fue a ca­sa de su pa­trón a arre­glar las he­rra­mien­tas de pes­ca, “es­ta­ba ayu­dan­do y tra­ba­jan­do con mi pa­trón, él hi­zo un mu­ro de 150 me­tros, mien­tras yo arre­gla­ba mi ma­llón. Se hi­zo las 17:30 de la tar­de y voy a mi ca­sa, me pe­go un ba­ño y es­pe­ro que sea las 22:30 pa­ra ir has­ta la es­cue­la Nº5 a bus­car a mi no­via”.

En su re­la­to, Jo­se­le di­ce que al re­gre­sar se des­pi­de de su no­via y vuel­ve a su ca­sa. Los pa­dres se ha­bí­an ido a la Igle­sia Cris­tia­na y sus her­ma­nos no es­ta­ban, por lo que de­ci­de acos­tar­se a des­can­sar. Cer­ca de las 1:30 con­tó que gol­pea la puer­ta uno de sus her­ma­nos de nom­bre Yo­na­than, lo atien­de y se vuel­ve a dor­mir. Al día si­guien­te, 1 de agos­to, “Jo­se­le” se le­van­ta a las 8:30, ha­ce el co­ci­do a uno de sus her­ma­ni­tos y se va a la cos­ta por­que ase­gu­ra “te­nía que pes­car”. Pi­dió una ca­noa a un ami­go que lo en­con­tró en el ca­mi­no por­que la su­ya “es­ta­ba en re­pa­ra­ción”, agre­gó.

“Cuan­do fui a ti­rar mi ma­llón lle­ga­ron tres po­li­cí­as de ci­vil y yo pen­sé que ve­ní­an a man­gue­ar pes­ca­do, co­mo me ha­cen siem­pre. Me di­je­ron que el je­fe que­ría ha­blar con­mi­go. Me su­ben a una ca­mio­ne­ta blan­ca y me lle­van a la Bri­ga­da. Ahí me ba­jan de los pe­los, me pa­te­an y me pe­gan trom­pa­das. Me de­cí­an que te­nía que ha­cer­me car­go de la cau­sa”, con­tó.

“No me ex­pli­ca­ron de qué cau­sa era. No en­ten­dí­a”, agre­gó.

Se­gún el re­la­to de Jo­se­le, es­tu­vo dos dí­as en la Bri­ga­da y lue­go fue lle­va­do a la co­mi­sa­ría Cuar­ta, don­de tam­bién ase­gu­ra que fue re­ci­bi­do con gol­pes y has­ta lle­ga­ron a “ma­no­se­ar­lo” pa­ra que re­co­noz­ca su par­ti­ci­pa­ción en el he­cho. Es­tan­do en la co­mi­sa­ría ase­gu­ra que los po­li­cí­as le ti­ra­ron ro­pas del “fi­na­do” (de Ma­xi) y que te­nía que la­mer­lo pe­ro “yo no que­ría si no soy un pe­rro pa­ra la­mer”, di­jo.

Tras su de­cla­ra­ción res­pon­dió al­gu­nas pre­gun­tas del Tri­bu­nal, del Fis­cal, de la que­re­lla y de su de­fen­sa. En to­das las res­pues­tas ase­gu­ró que en la no­che que ase­si­na­ron a “Ma­xi” es­tu­vo en su ca­sa acos­ta­do. Res­pon­dió, en­tre otras cues­tio­nes, que no sa­be de ar­mas de fue­go, no las co­no­ce, co­mo tam­po­co no tie­ne a al­guien que los ha­ya vis­to re­gre­sar esa no­che con su no­via y mu­cho me­nos que es­tu­vo en su ca­sa. La de­fen­sa in­sis­tió en el mal mo­men­to que “Jo­se­le” vi­vió en la Bri­ga­da co­mo en la co­mi­sa­rí­a.

La pró­xi­ma au­dien­cia se­rá el 31 de agos­to, a las 8, don­de se tie­ne pre­vis­to la de­cla­ra­ción de cin­co tes­ti­mo­nia­les, en­tre ellas de la jo­ven­ci­ta que es­tu­vo en la no­che del cri­men con “Ma­xi”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *