«

»

Feb 21

Detuvieron a una tercera persona por el asesinato del ingeniero Otto Ferber

Aguapey.Corrientes,21.02.2015.A última hora del viernes, Marcelo Soto, fiscal que entiende en la causa en la que se investiga la muerte del ingeniero del INTA de Sáenz Peña, dispuso la detención del hijo del matrimonio acusado de homicidio agravado conformado por el integrante del Servicio Penitenciario Eduardo Casafús y Norma Pérez.

Si bien no trascendieron los motivos que llevaron al representante del ministerio público a pedir el arresto del joven, las causales no salen de los informes que solicitó el fiscal a empresas de telefonía celular (habida cuenta de trascendidos de que Ferber recibía amenazas de muerte) o el testimonios de testigos que fueron declarando en la semana y que para Soto sirvieron para echar luz a la instrucción.

Sin dudas que el caso adquiere un prisma que, de tomar la calificación legal impuesta por el fiscal (homicidio agravado con la participación de dos o más personas), se torna más aberrante porque dejaría entrever la participación de la familia Casafús en el crimen.

Vale recordar que en su testimonio el penitenciario sostuvo que no conocía a la víctima a lo que agregó el horario en el que se retiró de su trabajo el día que desapareció y se estima se perpetró el asesinato de Ferber, según el informe preliminar de la autopsia. Casafús salió de la penitenciaría el viernes 12 de diciembre a las 20 según obra en el expediente y el ingeniero del INTA habría fallecido ese día entre las 19 y las 23.

El caso de Pérez tiene otros ribetes porque admitió una amistad con la víctima y señaló que se encontraba con ella en la tarde del viernes. La mujer señaló que se dirigió a una ladrillería junto con Ferber ubicada en un camino vecinal y luego, por pedido de Ferber, descendió del vehículo porque atrás, en otro coche, venía su concubina. Para Soto, el relato pierde fuerza porque la fisonomía de la mujer que describió Pérez al fiscal no coincide con la que presenta Carolina Acevedo, quien fuera la concubina de la víctima.

Las próximas semanas serán claves porque por un lado, Soto deberá definir si dicta la prisión preventiva para Casafús y Pérez y luego deberá reunir pruebas que justifiquen la detención del hijo de la pareja. Además, se espera por el resultado de ADN de las manchas halladas en las prendas secuestradas en la casa del matrimonio que, de ser sangre humana, será de vital importancia determinar si pertenecía a Ferber o alguno de los sospechados del crimen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *