«

»

Ene 14

Durante la ola polar, el Vaticano brinda asistencia a los sin techo

Aguapey.El Vaticano,13.01.2017.Ante la ola de frío en Italia, y en colaboración con la Comunidad de San Egidio, el Vaticano abrió la iglesia de San Calixto, en la zona de Trastevere, Roma, con el fin de albergar y “dar asistencia nocturna” a las personas que viven en situación de calle hasta que cesen las bajas temperaturas. Unas 30 personas están siendo hospedadas en el templo y en locales contiguos.

La oficina de prensa del Vaticano informó que, desde el 7 de enero, la iglesia San Calixto, en la zona de Trastevere, Roma, abrió sus puertas como refugio para los “sin techo”. La iniciativa del vaticano contó con la colaboración de la Comunidad de San Egidio, y tiene como objetivo “dar asistencia nocturna a las personas que viven en la calle que no tienen otro refugio, hasta que permanezcan las bajas temperaturas”.

La iglesia y los locales contiguos, que se encuentran fuera del territorio de la Santa Sede, pero son de su propiedad, están abiertos desde el pasado sábado para recibir a personas sin hogar en un espacio disponible climatizado y provisto deCAMAS, mantas y servicios higiénicos.

Cerca de 30 personas son las que, al día de hoy, utilizan los servicios de la iglesia. Los huéspedes pueden cenar desde las 19 en un comedor cercano y acceden a la iglesia entre las 20 y las 22. Por la mañana dejan el lugar cerca de las 8.

Según informó la Santa Sede, el servicio que se brinda en San Calixto “está garantizada por los voluntarios de la comunidad de San Egidio que están presentes durante todo el horario de apertura y, por turno, también durante la noche”. En este sentido, a cada una de las personas que reciben ayuda, se les asigna un voluntario encargado de buscar soluciones tanto a sus necesidades materiales como sanitarias.

En el último Ángelus dominical, el papa Francisco expresó su preocupación por “todas las personas que viven por la calle, golpeadas por el frío y tantas veces por la indiferencia”, y agregó: “Lamentablemente algunos no lograron superar ésto. Recemos por ellos y pidamos al Señor dar calor al corazón para poderlos ayudar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *