«

»

Jul 05

El 4 de Julio fué un nuevo Aniversario de la Institucionalización del Movimiento Scout en Argentina.

Aguapey BUENOS AIRES 05 07 2018 La historia de uno de los movimientos solidarios más grandes del mundo. En Argentina hay más de 50.000 scouts, en alrededor de 1.000 grupos con presencia en todas las provincias. Corrientes pertenece a la Zona Nº42 y tiene grupos la capital, Ita Ibaté, San Luís del Palmar, Ituzaingó, Goya, Mercedes y Virasoro.

A principios del siglo XX, en la línea Sur de los ferrocarriles del Gran Buenos Aires (hoy ex Ferrocarril Roca), trabajaban algunos ingenieros británicos que habían conocido el Movimiento Scout en Europa, o habían leído “Aids for Scouting” y los 15 fascículos de Baden-Powell de Scouting for boys” (Escultismo para Muchachos, publicado en 1908), que dieron origen al Movimiento Scout en el mundo. Estos inmigrantes, fueron quienes propiciaron la creación de Grupos Scouts en los colegios británicos, e inmediatamente se fueron abriendo grupos en colegios nacionales o en otros lugares como los cuarteles de bomberos y las comisarías.

En 1909 ya se realizaban campamentos scouts en Morón, Claypole, Gándara y en otras localidades de la provincia de Buenos Aires.

En abril de 1909 Baden-Powell, el fundador del Movimiento Scout, arribaba al país, de regreso de un viaje a Chile. Grande fue su sorpresa cuando a su arribo lo estaba esperando una Patrulla de Lomas de Zamora, precursora del actual Grupo Scout “General Galo Lavalle” de la localidad de Banfield del sur del Gran Buenos Aires. Baden-Powell se alojó como huésped de honor, en el Jockey Club de Buenos Aires. Hasta allí se acercó el secretario de la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), Sr. Cristian Russel, y lo invitó a dar una conferencia sobre el Movimiento Scout en el salón de actos de la YMCA. Gracias a la conferencia de B-P se formó una Comisión Organizadora del Movimiento Scout en la Argentina constituida por: J.M. Dreysdale, R.F. Burney Wall, M.S. Fairlie, J. Wilson, A. Penny y C.C. Kennard.

En 1910, después de un viaje a Europa, donde se familiarizó con el método creado por Baden-Powell, Cristian Russel, acepta el cargo de Comisionado y organiza el primer Torneo Scout donde participaron jóvenes pertenecientes a Lomas de Zamora y al colegio Escocés. Rápidamente comenzaron a surgir grupos, llamados entonces “Compañías”, en los barrios de Barracas y Villa Devoto.

En septiembre de 1911, Arturo Penny, contactó al Perito Dr. Francisco Pascasio Moreno, importante personalidad del quehacer nacional, quien siendo presidente del Consejo Escolar Vº, deseaba introducir el Movimiento Scout en los colegios de Barracas. En tres meses la 3er Compañía de Barracas ( En la actualidad 3er Compañía Scout Coronel Pringles ) estaba funcionando.

Como un fenómeno incontenible empezaron a consolidarse las primeras compañías (muchas habían surgido en forma espontánea a partir de 1909), especialmente en colegios ingleses, y luego del patrocinio del Perito Moreno nacen la 1ª y 2ª Compañía de Barracas, Villa Devoto, Palermo, Belgrano, Caballito, Flores y el centro (Compañía Estrada), extendiéndose el Scoutismo en Buenos Aires y sus alrededores.

En 1912, surge la idea de crear una Asociación Nacional.

El 4 de julio de 1912, en la casa del Perito Moreno (en la calle Caseros 2841 de la ciudad de Buenos Aires donde hoy funciona el Instituto Félix Bernasconi de Parque Patricios), como medio de estimular en la vida de niños y jóvenes de la República, el gusto por las excursiones al aire libre, la observación de la naturaleza, el culto del honor, la lealtad y la honradez, el dominio y respeto de sí mismo y de los demás, el amor al prójimo, a la familia a la patria y a la humanidad, resuelven constituir la Comisión Organizadora del Movimiento Scout en el País, creando una institución que se denominará Asociación de Boy Scouts Argentinos, siendo sus autoridades: Presidente, Dr. Francisco P. Moreno; vicepresidente: Gral. Rosendo Fraga; Tesorero: Sr. Montheit Dreysdale, Secretario: Dr. Modesto Quiroga, vocales: Gral. Angel P. Allaria, Sr. José Juan Biedma, Sr. Juan Canter, Dr. Manuel J. Corvalán, Gral. Luis Dellepiane, Sr. Ricardo Dowdall, Sr. Clemente Onelli, Gral. Pablo Richieri, Sr. Tomás Santa Coloma, Sr. Carlos Ripamonti, Cnel. Martín Rodríguez, Dr. Frank Soler, Arq. Carlos Thays, Ing. Arturo Young y Comisionado Nacional Sr. Russel Cristian.

Dos años después, el tiempo que tomó preparar el estatuto y los reglamentos, el Teniente General Ricchieri, reemplaza al Perito Moreno en la Presidencia de la Asociación. Se percibe en la sociedad un gran entusiasmo en los jóvenes por participar de las actividades.

En Noviembre de 1917 el Presidente de la Nación, el Dr. Hipólito Yrigoyen, firma el Decreto que declara a la Asociación Nacional de Boy Scouts Argentinos, como “Institución Nacional”. En dicha norma se instruye a las fuerzas vivas de la comunidad, profesorado, la marina y el ejército a colaborar con dicha institución en la difusión del Movimiento Scout.

La Junta Ejecutiva Nacional en 1918 se pone en contacto con todas las organizaciones que con distintos nombres practicaban actividades afines al Scoutismo, invitándolas a incorporarse a la Asociación de “Boy Scouts”, transformada en “Institución Nacional” por el citado Decreto, a vestir el uniforme reglamentario y ajustarse a su plan de trabajo.

En 1922 la asociación argentina ingresa a la Oficina Internacional, fundada en 1920 con sede en Londres, lo que tiene un valor significativo porque comienza a participar de las Conferencias Scouts Mundiales. El 20 de mayo del mismo año, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, se realiza el Primer Congreso Nacional Scout.

En esa década se comienza a generar en Parroquias y Colegios Católicos, con el auspicio de las autoridades eclesiásticas nacionales, una nueva vertiente del movimiento “los grupos scouts católicos”. En 1929, en Gerli, en la capilla de la Compañía de San Pablo – hoy parroquia San José de los Obreros – el Ing. Armando Fisher, abre un Grupo Scout, que se cierra un año después, pero no cede al desaliento y en 1923, funda el Grupo Scout Cardenal Ferrari en la calle Belgrano 2600 de la ciudad de Buenos Aires, junto a Julia Hechart, José María Supino, Alfonso Rafaelli y al Padre José Guerini. Paralelamente el Padre Julio Meinvielle empieza a organizar campamentos de jóvenes en su parroquia, ejemplo que siguen otros sacerdotes católicos.

Todos esos esfuerzos se aúnan el 7 de abril de 1937 cuando el cardenal Copello, entonces obispo primado de la Argentina reconoce la Creación de la Unión Scouts Católicos Argentinos, siendo su presidente el Gral. Ezequiel Pereyra, sus vices el contralmirante Osvaldo Repetto y el Dr. Ernesto Padilla (h), secretario el padre Julio Meinvielle y prosecretario el Dr. Alfonso Rafaelli. En el primer año de vida, ya se oficializaba el funcionamiento de 40 Grupos Scouts en Capital Federal y muy pronto comenzaron a instalarse grupos en las parroquias del interior del país. Todos los años en el mes de septiembre un creciente número de Scouts católicos celebraban la semana scout en la plaza Colón, y en el predio de la Sociedad Rural Argentina en Palermo.

En 1945, dirigentes nacionales y del resto del continente americano, preocupados por la capacitación que recibían – todo el material bibliográfico sobre el tema se editaba en inglés – perfilan la formación del Consejo Interamericano de Movimiento Scout, que se funda en 1946, en Bogotá, Colombia. Así fue, que la Región Interamericana es la primera en organizarse en todo el mundo.

Camino al Centenario de la institucionalización del Movimiento Scout en Argentina, Scouts de Argentina festeja la iniciativa de estos visionarios:

Dr. Francisco Pascasio Moreno (ver reseña de la vida del Perito Moreno)
Gral. Rosendo M. Fraga
Sr. Montheil Drysdale
Dr. Modesto Quiroga
Gral. Ángel D. Allaria
Sr. José Juan Biedma
Sr. Juan Canter
Dr. Manuel J. Corvalan
Gral. Luis J. Dellepiane
Sr. Ricardo Dowdall
Sr. Clemente Onelli
Gral. Pablo Ricchieri
Sr. Carlos Ripamonti
Cnl. Martín Rodríguez
Sr. Tomas Santa Coloma
Dr. Frank L. Soler
Sr. Carlos Thays
Ing. Arturo Young
Dr. Daniel Moreno
Sr. Russell D. Christian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *