«

»

Jun 30

El ajuste de Macri.Son 180 los ferroviarios de la línea del tren de cargas Urquiza, que pasa por varias ciudades correntinas y entrerrianas de la costa del río Uruguay.

Aguapey BUENOS AIRES 30 06 2018 La decisión del Gobierno de Mauricio Macri de cerrar el ramal del tren de carga General Urquiza mantiene bajo a la lupa y en la incertidumbre a un total de 180 trabajadores ferroviarios de Concordia, Curuzú Cuatiá, Monte Caseros, Paso de los Libres y Garupá, en un ajuste económico que dejará sin ese transporte de fletes a Corrientes, Misiones y parte de Entre Ríos.

En esta región, el ferrocarril transporta cereales, oleaginosos, azúcar, cemento, piedra, carbón, fertilizantes, metales, madera, agua mineral, harinas y otros productos.

El tren de cargas Urquiza, que es el único que pasar por territorio correntino, está en manos del Estado nacional a través de la empresa Trenes Argentinos Carga y Logística SA, una firma estatal creada en 2013 durante la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner para mantener un sistema de fletes que sea más barato que el traslado de la producción primaria e industrial en camiones.

Ahora, con el plan de ajusten de Macri, exigido por el Fondo Monetario Internacional, esa misma empresa estatal considera que el ramal que va de Concordia a Garupá, pasando por Monte Caseros y Paso de los Libres, no es productivo porque tiene poca carga de la producción regional para mantenerse con los fletes que realiza.

Los delegados correntinos del gremio ferroviario salieron esta semana a rechazar que sea improductivo y sostienen que en la Mesopotamia existe gran cantidad de productos de las economías regionales que pueden ser transportados a Buenos Aires mediante el General Urquiza.

Fuentes del sector ratificaron hoy a este medio que la decisión de cerrar este ramal está tomada y que solo se demora la decisión de enviar los telegramas de despidos a los 180 empleados que trabajan en las vías, talleres y estaciones en Concordia, Caseros, Libres y Garupá.

En tanto el delgado gremial de Libres, Ramón Tito Parra, dijo hoy que durante las últimas horas del jueves la empresa comunicó que suspende temporalmente el envío de los telegramas de despidos, pero mantiene su decisión de considerar “improductivo” al ramal.

“Ahora dicen que esto queda en stand by y, por el momento, seguimos con nuestros puestos laborales. Ayer estábamos todos llorando por los despidos y después de eso nos dijeron que demoran los telegramas”, dijo Parra en diálogo con radio Sudamericana.

El referente gremial aclaró que existe también en la empresa estatal un plan de retiro voluntario para el sector y rechazó que el Urquiza sea improductivo, como considera el Gobierno de Macri.

“Tenemos clientes e infraestructura para mover el ferrocarril y queremos que siga funcionando, que se siga trabajando en toda la región”, agregó Parra.

En esta situación, los trabajadores del ramal continúan en la incertidumbre sin ninguna certeza de cuánto tiempo podrán seguir trabajando teniendo en cuenta que el primer plan de ajuste de Macri, posterior al acuerdo con el FMI, comienza en julio de 2018.

Datos históricos

De acuerdo a la historia de la firma estatal, en junio de 2013 durante la gestión de Cristina Kirchner, se crea Belgrano Cargas y Logística SA (BCYLSA) con el fin de nuclear en una misma empresa las tres líneas de transporte de cargas más importantes del país: la Línea Belgrano, la Línea San Martín y la Línea Urquiza.

En 1948, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, con la nacionalización de los trenes, esta línea de 1.100 kilómetros fue rebautizada como Ferrocarril Nacional General Urquiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *