«

»

Jun 25

El duelo será entre los mejores

Aguapey.East RuthefordEast-Rutherford-2-iqirugajun.comze_.com_.EE.UU.,25.06.2016.Un cuadro comparativo de lo hecho por ambos equipos en el Mundial de Brasil, las Eliminatorias, la Copa América 2015 y en esta edición del Centenario confirma que el nombre de los finalistas no es una casualidad.

Lo actual es la Copa América Centenario y las eliminatorias para el Mundial de Rusia. Un poco más atrás en el tiempo están la Copa América disputada en Chile y el Mundial de Brasil. Partiendo de la pregunta de cómo les fue a cada uno de los diez equipos sudamericanos en esas cuatro competencias, aparecen las respuestas que ubican a Argentina y a Chile muy por encima del resto.

Es un enorme logro el de Argentina: finalista de tres torneos y tercer puesto de las eliminatorias. También lo es el de Chile: ganó una Copa América, juega la final de la otra, llegó a octavos en el Mundial y se mantiene en la zona de clasificación en las eliminatorias del siguiente. Los éxitos de las dos selecciones que disputarán la Copa América Centenario mañana se agigantan si se comparan sus resultados con los de Brasil que sólo acumuló fracasos: cuarto en el Mundial jugado en su casa, eliminado en cuartos de final en la Copa América anterior, eliminado en la primera fase ahora y sexto en las eliminatorias. Imaginamos por un instante qué se diría de Messi y compañía si hubieran producido en estos dos últimos años una campaña similar a la de los brasileños ¿En qué cadalso los habrían ejecutado? ¿Cuánto de larga será la fila de personas enojadas para agarrarlos a todos a patadas en el culo? ¿Cuántos técnicos se habrían cambiado?

La generación de Messi (fundamentalmente porque en el equipo está él, Messi, con todo lo que esto implica) provocó una de las mayores alegrías futbolísticas de los últimos tiempos con la sucesión de victorias que llevaron a la final del Mundial jugado en Brasil. Pero no fue suficiente; no se ganó el Mundial. Como en su momento pasaba con Reutemann o con Gabriela Sabatini, se los castigaba por los cinco que le faltaban al peso y no se les reconocía haber llegado hasta ahí.

Después del Mundial el fútbol sumó un nuevo campeonato, aunque en la mirada de los exististas más fanáticos reflotaron aquello tan perverso de que “el segundo es el primero de los fracasados”.

Chile hizo un buen campeonato, de menor a mayor y acumuló méritos suficientes para estar en la final, después de dejar atrás a rivales que en teoría no eran fáciles, como México y Colombia. Pero ahora no tiene tanta presión para ganar la Copa. Es un caso muy distinto al del año pasado, cuando era local porque estaba ante una oportunidad que consideraban irrepetible. Sin embargo ahí están, de la mano de Vidal, Alexis Sánchez y ese buen arquero que es Bravo, otra vez en lo más alto. Y si no ganan la Copa América extra igual serán aplaudidos y reconocidos.

Con Argentina es distinto. Cuando Maradona dice eso de “si no ganan que no vuelvan” está interpretando un sentimiento generalizado, el de aquellos que dicen que no se le ganó a nadie; que Panamá, Bolivia, Venezuela y Estados Unidos son todos rivales de segundo orden. Martino y todos los integrantes del plantel también saben que una nueva frustración, una nueva desilusión será considerada fracaso. Y el cuadro que ilustra esta página pasará a la categoría de inútil e inservible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *