«

»

Jul 13

El Papa designa al cardenal Porras administrador apostólico de Caracas al aceptar la renuncia de Urosa.

Aguapey VATICANO 13 07 2018 El cardenal Jorge Urosa presentó su renuncia en agosto de 2017 al cumplir los 75 años.
El arzobispo de Mérida será el encargado de la diócesis caraqueña hasta que el Papa nombre sustituto.
El cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida (Venezuela), ha sido designado hoy, 9 de julio, administrador apostólico de Caracas. Y es que el papa Francisco ha aceptado la renuncia del también cardenal Jorge Urosa Savino, que pidió el pasado agosto, al cumplir los 75 años, la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis que ocupa oficialmente desde 2005, aunque estuvo dos años como administrador.

La Sala de Prensa de la Santa Sede hace pública la noticia misma semana en la que los obispos venezolanos se encuentran celebrando su 110ª Asamblea Plenaria. De hecho, estos días tienen previsto publicar una carta pastoral con motivo de la visita ad limina que tendrá lugar del 4 al 17 de septiembre y otro documento sobre la crítica situación que vive el país.

Urosa es uno de los prelados más combativos con el régimen de Nicolás Maduro, al que no ha dudado en calificar como “una ruina” para el país. Sin embargo, las aguas no bajarán ahora más calmadas para el Gobierno venezolano, puesto que el cardenal Porras tampoco tiene pelos en la lengua para denunciar la grave crisis que viven los venezolanos.

“La vida de cada venezolano asesinado valía más que una revolución”

Creado cardenal por el Papa en el consistorio del 19 de diciembre de 2016, Francisco confía ahora la misión de administrar la diócesis caraqueña a uno de los hombres fuertes del Episcopado venezolano, que ha sido vicepresidente y presidente de los obispos.

En la apertura de la Plenaria, el actual presidente de la Conferencia, José Luis Azuaje, declaró que “la vida humana de cada venezolano asesinado el año pasado en las protestas, valía más que una revolución”. Asimismo, añadió que “este pueblo está hablando a través de las manifestaciones que expresan el descontento del sometimiento en materia publica. Las protestas indican el fracaso de un modelo que a gritos el pueblo viene denunciando. Son personas de nuestros pueblos y nuestros barrios que salen a las calles para protestar”.

El presidente de la CEV explicó que “los ciudadanos tenemos el arma democrática de la resistencia. El cristiano debe resistir con el bien. Reconstruir el liderazgo social desde las bases sociales es fundamental. Venezuela no se reconstruye a pedazos, hay necesidad de la unidad de verse las caras”. “La situación de empobrecimiento ha interpelado a nuestra Iglesia que ha tenido que acudir pero la demanda del pueblo sobrepasa la oferta de la Iglesia ante la ayuda al pueblo venezolano”, continuó.VidaNuevaDigital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *