«

»

Sep 26

EL PAPA FRANCISCO CIERRA SU AGENDA EN NUEVA YORK CON UNA MISA ANTE 20.000 PERSONAS.

n_1443223058papa-francisco-madison-square-garden-gettyimages-490037086Aguapey.Nueva York.EE.UU.,25.09.2015.El papa se refirió a los que no tienen “derecho a ser parte de la ciudad”, como “los extranjeros, sus hijos, que no logran la escolarización, los privados de seguro médico, los ‘sintecho’ y los ancianos solos”, todos aquellos que quedan “al borde de las calles en un anonimato ensordecedor”

El papa Francisco animó este viernes en una multitudinaria misa en el Madison Square Garden de Nueva York a mirar a los rostros que se esconden en las grandes ciudades.

“Las grandes ciudades esconden el rostro de tantos que parecen no tener ciudadanía o ser ciudadanos de segunda categoría”, dijo Francisco, que cerró con la misa una jornada cargada de eventos en Nueva York. Mañana viajará a Filadelfia, sede del Encuentro Mundial de las Familias.

“En las grandes ciudades, bajo el ruido del tránsito, bajo el ritmo del cambio, quedan silenciados tantos rostros por no tener derecho a ciudadanía”, criticó el pontífice ante unas 20.000 personas en el Madison Square Garden, mítico escenario de eventos deportivos y musicales.

El papa se refirió a los que no tienen “derecho a ser parte de la ciudad”, como “los extranjeros, sus hijos, que no logran la escolarización, los privados de seguro médico, los ‘sintecho’ y los ancianos solos”, todos aquellos que quedan “al borde de las calles en un anonimato ensordecedor”.

“Se convierten en parte de un paisaje urbano que lentamente se va naturalizando ante nuestros ojos y especialmente en nuestro corazón”, criticó en una homilía en español.

Francisco animó a no aislarse ni a desentenderse de la vida de los demás y “a ver en medio del ‘smog’ la presencia de Dios”, para lo que pidió “aprender a mirar” e “ir al encuentro de los otros” para encontrar la paz.

“Esa paz que nace del reconocimiento del otro, esa paz que surge en el corazón al mirar especialmente al más necesitado como a un hermano”, pidió a los fieles.

“¡Viva el papa!”, se escuchó al final de la ceremonia desde los bancos y tras recibir una gran ovación de las 20.000 personas como si fuera una estrella del deporte o de la música.

Así cerró una jornada que comenzó en Naciones Unidas, continuó en la Zona Cero para honrar a las víctimas y héroes del 11-S y siguió con una visita a una escuela en el barrio de Harlem y un recorrido en papamóvil por Central Park.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *