«

»

Sep 24

El Papa Francisco habló ante el pleno del Congreso de EE.UU.

cb040_635787138197295283w489800080-U43030410509211ol-U43120168621709kXB-304x232@Corriere-Web-NazionaleAguapey.Washington.EE.UU.,24.09.2015.Para Bergoglio, es importante estar al servicio del diálogo y de la paz, lo cual siginifica estar dispuesto a minimizar la violencia y a poner fin a los conflictos armados que hay en el mundo

Este jueves, el papa Francisco ofreció un discurso especial en la sede del Congreso de Estados Unidos. Allí, fue recibido por el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner. El papa Francisco dio inicio a su discurso especial recordando la labor de los congresistas. “EEUU es la tierra de los libres y el hogar de los valientes… Cada hijo o hija de un país tiene una misión, una responsabilidad personal y social. Su responsabilidad como miembros del Congreso es que este país crezca como nación. Ustedes son el rostro de su pueblo”, dijo.  Minuto a Minuto: Papa Francisco ofreció un discurso ante el Congreso de EEUU Asimismo, Francisco resaltó su visión sobre este país, con la cual puede encarar las diferentes dificultades que presente la sociedad. “Un pueblo con el espíritu del pueblo estadounidense puede superar muchas crisis y conflictos, y hacerlo con dignidad (…) La construcción de un futuro de libertad requiere la cooperación en un espíritu de subsidiariedad y solidaridad”. Recordó que el mundo actual “exige que enfrentemos cada forma de polarización”. En este sentido, expresó: “Imitar el odio y la violencia de los tiranos y de los asesinos es la mejor forma de tomar su lugar, eso es algo que ustedes como pueblo deben rechazar”. Ante esto, el Papa dijo que la respuesta debe ser más bien una de esperanza y sanación, de paz y justicia. “Se nos pide convocar la valentía y la inteligencia para resolver muchas de las crisis geopolíticas y económicas. Los desafíos que enfrentamos nos instan a una renovación de ese espíritu de cooperación que ha logrado tanto bien a lo largo de la historia de los EEUU”. “La fe, la fraternidad y el amor -continuó- son recursos poderosos para eliminar las nuevas formas modernas de esclavitud, que solo se pueden lograr con nuevas políticas y nuevas formas de consenso social”.

“Antes de irme me gustaría darles la bendición de Dios, Que el Señor los bendiga y los proteja, que los mire con agrado y les muestre su bondad; que los mire con amor y les conceda paz. Por favor, no se olviden de rezar por mí”, culminó.

Por primera vez

La agencia de noticias EFE reseñó que la intervención del papa Francisco ante el Congreso de Estados Unidos, reunido en sesión conjunta, es la primera comparecencia de un pontífice ante la Cámara estadounidense, un privilegio reservado hasta ahora a líderes extranjeros y monarcas.

El último mandatario en intervenir ante el legislativo de EEUU ha sido el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, quien el pasado 18 de septiembre instó a los legisladores estadounidenses a dar a Ucrania un estatus especial de seguridad y defensa.

Tres veces se ha dirigido a los parlamentarios de Washington el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (1996, 2011 y 2015), el dirigente que más veces lo han hecho junto a Winston Churchill.

 Una niña hispana logra entregar al Papa una carta en defensa de inmigrantes

El rey Juan Carlos (1976), la reina Isabel II (1991) y la reina Beatriz de Holanda son algunos de los monarcas europeos que también han intervenido en el Congreso norteamericano.

Don Juan Carlos lo hizo en 1976, pocos meses después de su proclamación como rey, invitado por el presidente norteamericano, Gerald Ford.

Por parte española compareció también, en 2004, el presidente del Gobierno José María Aznar, quien en un discurso, durante el cual fue interrumpido en veintitrés ocasiones por aplausos, reiteró la firme apuesta de España en la lucha contra el terrorismo internacional.

 Defensores de inmigrantes esperanzados con palabras del papa Francisco

Reiteró sus palabras en cuanto a los inmigrantes y manifestó su más alta “estima” sobre esta comunidad. “Millones de personas vinieron a estas tierras para buscar su sueño de forjar un futuro en libertad. Nosotros no le tememos a los extranjeros, porque muchos de nosotros algunas vez fuimos extranjeros. Les digo esto como un hijo de inmigrante, sabiendo que muchos de ustedes también son hijos de inmigrantes. Trágicamente los derechos de los que estaban aquí antes de nosotros no siempre se respetaron”. 

De igual manera, trajo a colación la crisis de refugiados que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial. “Esto nos trae muchos desafíos. Muchas personas viajan al norte en busca de mejores oportunidades ¿No es esto lo que queremos para nuestros propios hijos? No nos deben sorprender las cifras, sino más bien verlos como personas, ver sus rostros y escuchar sus historias”.

Por otro lado, se refirió a la pena de muerte en Estados Unidos. “Apoyo la solicitud de los obispos para abolirla”, reveló, al tiempo que subrayó los grandes beneficios de la rehabilitación del ser humano.

Recordó los temas de su Encíclica, que pone en relieve el desafío ambiental que el mundo enfrenta y que nos convoca a todos a sentarnos a conversar. “Estoy convencido de que ´podemos hacer una diferencia, estoy seguro”, señaló.

Para Bergoglio, es importante estar al servicio del diálogo y de la paz, lo cual siginifica estar dispuesto a minimizar la violencia y a poner fin a los conflictos armados que hay en el mundo. “Esto nos lleva a preguntarnos por qué se venden armas letales a quienes pretenden destruir a poblaciones. La respuesta es solo el dinero, el dinero que está impregnado de sangre de inocentes. Ante este silencio, es nuestro deber enfrentar el problema y detener el tráfico de armas”.

“Es mi deseo que el espíritu del pueblo estadounidense continúe desarrollándose y creciendo. Dios bendiga a los Estados Unidos”, culminó el Sumo Pontífice.

Luego de este encuentro, el máximo representante de la Iglesia católica saludó a los feligreses que desde temprano aguardaban en las afueras del Capitolio: “Les agradezco su acogida y su presencia. Les agradezco a los personajes más importantes que hay aquí: los niños. Quiero pedirle a Dios que los bendiga. Señor, Padre nuestro de todos, bendice a este pueblo. Bendice a cada uno de ellos, bendice a sus familias, dales lo que más necesitan y le pido, por favor, a ustedes que recen por mí y, si entre ustedes hay algunos que no creen o no pueden rezar, les pido, por favor, que me deseen cosas buenas”.

  Visita a los desamparados: “No hay justificación social para la falta de hogar” Luego de su vista al Congreso, el Papa llegó al centro caritativo de la parroquia de St Patrick, donde sostuvo un encuentro con los desamparados. Allí habló del pesebre en que nació el hijo de Dios, de su falta de techo: “Las preguntas de José sobre los ‘sintecho’ aún siguen vigentes”, indicó. “Es la fe la que nos hace saber que está con ustedes, al lado nuestro. Jesús sigue golpeando nuestra puerta en el rostro del hermano, del vecino del que está a nuestro lado” dice el Papa al señalar que Dios comparte las penurias y las desdichas de los desposeídos.

La canciller Angela Merkel (2009), el presidente francés Nicolas Sarkozy (2007) o el primer ministro Tony Blair (2003) son también algunos de los líderes europeos que se han dirigido en alguna ocasión a los representantes de la Cámara.

Varios expresos políticos han contado igualmente con este privilegio. El primero, en 1989, fue el líder sindical polaco Lech Walesa, quien tras años de lucha contra el régimen comunista se convirtió en presidente de Polonia.

 Cuba: Los que disienten del Papa o les resulta indiferente

El presidente checo Vaclav Havel compareció en 1990 para pedir a los congresistas apoyo a la “perestroika”, las reformas impulsadas por Mijail Gorbachov en la URSS que acabaron con los regímenes comunistas.

El más famoso de los presos, Nelson Mandela, pidió en 1990 ayuda en su lucha contra el “apartheid” surafricano, que le mantuvo veintisiete años en la cárcel.

En una histórica sesión plenaria, el rey Husein de Jordania y el primer ministro israelí, Isaac Rabin, intervinieron juntos ante el Congreso, que reunía por primera vez a un líder árabe y a uno israelí. Fue el 26 de julio de 1994, un día después de dar por finalizado el conflicto entre sus países.

Líderes árabes también han hablado ante la Cámara. En 2007, el rey Abdalá de Jordania aprovechó la oportunidad para urgir a Estados Unidos a liderar los esfuerzos en el proceso de paz en Oriente Medio.

Altos representantes latinoamericanos, como la presidenta de Nicaragua Violeta Chamorro (1991), el presidente chileno Eduardo Frei (1997) o los mandatarios mexicanos Vicente Fox (2001) y Felipe Calderón (2010), tuvieron igualmente el privilegio de comparecer.

En 1992 el presidente ruso, Boris Yelstin, invitado igualmente al Congreso, se dirigió a los legisladores para afirmar que “el comunismo ha muerto para no volver”.

Fue el último mandatario ruso en comparecer hasta la fecha.

Una de los últimos líderes internacionales en asistir ha sido el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien en abril de 2015 defendió la implantación del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP).

Fue la primera intervención en la historia de un primer ministro japonés ante el Congreso de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *