«

»

Abr 18

El Papa relanza el debate sobre los belenes en lugares públicos.

Aguapey.VATICANO,18.04.2019.La prohibición de belenes de Navidad en los lugares públicos es una “estupidez”, consideró el papa Francisco durante una visita, el domingo 7 de abril, a una parroquia de Roma.

Un domingo al mes, aproximadamente, el papa Francisco acude en visita pastoral, a una parroquia de su diócesis de Roma. El domingo 7 de abril, fue el turno de la parroquia de San Giulio, en el barrio de Monteverde (oeste), de recibir la visita de alguien que se toma muy en serio su papel como obispo de Roma, y que aprovechó la ocasión para consagrar el altar de la nueva iglesia y encontrase con distintos grupos de la parroquia, desde enfermos a jóvenes, pasando por parejas de recién casados y voluntarios de Cáritas.

Entre los grupos con los que Francisco se encontró, figuraba también el que presenta, cada Navidad, el belén viviente del barrio. Una oportunidad para el Papa de mencionar un episodio que tuvo lugar “en 2017”, según cuenta, “en un país europeo muy laico, muy laico” donde “está prohibido todo símbolo religioso en las oficinas públicas”.

“Un símbolo que está más allá de la religión”

En ese país, donde “no hay ni un símbolo cristiano, ni un símbolo judío, ni un símbolo musulmán”, explicó el Papa, “el alcalde” de una “pequeña ciudad” tuvo la idea de instalar un belén en su ayuntamiento. “Pensaba que el belén es un símbolo que está más allá de la religión, es un símbolo incluso cultural”, explicó Francisco. “Y la gente feliz, porque no siguen esas estupideces de pensar que como es un país laico, no se puede poner el belén”.

“Pero la noticia llegó al prefecto de la región de aquel país, que se molestó porque lo que había hecho el alcalde iba en contra de la laicidad del Estado”, relató después el Papa, que relanza así el debate sobre la instalación de belenes en los lugares públicos.

Un debate que tiene lugar en toda Europa, pero que es especialmente significativo en Francia, donde el alcalde de Béziers, Robert Ménard, próximo a la Agrupación Nacional (Rassemblement national), se ha encontrado varias veces con la prohibición del prefecto, y de la justicia administrativa, para instalar un belén en su ayuntamiento.

Un belén también fue objeto de polémica en los locales del consejo general de Vendée, antes de que el Consejo de Estado juzgara finalmente que la instalación de belenes en lugares públicos durante el Adviento no iba en contra de la separación de las Iglesias y el Estado, siempre y cuando tuvieran un carácter “cultural, artístico o festivo” y coincidieran con las “costumbres locales”.

Una “Semana del belén”

Efectivamente, el domingo 7 de abril en Monteverde, el Papa no mencionó a Francia, país sobre el que no siempre ha demostrado un gran conocimiento respecto a su laicidad, como, por ejemplo, cuando denunció su manera de “exagerarla”.

“Hay casos parecidos en otros lugares, incluso en Italia”, se destacaba ayer en el Vaticano, donde se reconocía, sin embargo, que el “país muy laico, muy laico” descrito por el Papa se acerca menos a la península italiana que a Francia, entre los únicos países europeos que disponen de un “prefecto” en sus administraciones.

El domingo, Francisco anunció así “en primicia” que el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización promoverá este año una semana de los belenes, para “animar a instalar un belén en casa o en las plazas”.NicolasSenèze,LaCroix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *