«

»

Jul 27

El Vaticano prohíbe el plástico desechable.

Aguapey.VATICANO,27.07.2019.Dos años antes de la fecha límite fijada por la Unión Europea, la Santa Sede ha anunciado que prohibirá la venta de objetos de plástico no reutilizable una vez agotadas las existencias. El Vaticano ha llevado a cabo en los últimos diez años una serie de medidas para proteger el medio ambiente.

Cuando se agoten todas las existencias, el Vaticano dejará de vender plástico desechable. Esta decisión fue anunciada por Rafael Ignacio Tornini, responsable del Servicio de Jardinería y limpieza urbana de la Santa Sede, el 16 de junio a la agencia de prensa italiana ANSA. Esto anticipa la directiva adoptada el 27 de marzo que extenderá esta prohibición al conjunto de la Unión Europea en 2021. Esta nueva decisión se inscribe en una iniciativa medioambiental emprendida por la ciudad-estado en los últimos diez años.

1.000 toneladas de residuos generados cada año

En 2008, Benedicto XVI inició un programa de reciclaje, reforzado por una zona ecológica dedicada al tratamiento de los desechos y al reciclaje inaugurada en 2016. Alrededor de un 55% de los desechos sólidos se clasifican actualmente, con el objetivo de alcanzar el 70-75% en los dos o tres próximos años. “Nos hemos esforzado por clasificar el plástico lo máximo posible, y el Estado ha prohibido la venta de plástico desechable”, declaró a la agencia ANSA.

Con menos de 1.000 habitantes, pero miles de empleados y visitantes, el Vaticano genera aproximadamente 1.000 toneladas de desechos al año. Sin embargo, el plástico desechable contribuye en gran medida a aumentar este volumen, presente en las bolsas, los cubiertos e incluso las pajitas. En un informe publicado el 7 de junio, la ONG WWF señala que 600.000 toneladas de plástico acaban en el mar Mediterráneo cada año.

“Tomar en serio la línea del Santo Padre sobre Laudato Si’”

De ahí la necesidad, como recuerda Rafael Ignacio Tornini, de “tomar en serio la línea del Santo Padre sobre Laudato Si’. La casa común debe ser salvaguardada”, añadió. La encíclica redactada el 24 de mayo de 2015 por el papa Francisco destacaba el compromiso medioambiental del Vaticano iniciado por sus predecesores.

Pretende proseguir con esta dinámica, como afirmó el Observador Permanente de la Santa Sede en la ONU, Mons. Bernardito Auza, durante una reunión sobre el clima y el desarrollo sostenible para todos organizada a finales de marzo en Nueva York. “Tres años y medio después de la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible [17 puntos incluidos en septiembre de 2015 durante una cumbre de las Naciones Unidas que deberán ser aplicados para el año 2030, NDLR], debemos ser cada vez más conscientes de la importancia de acelerar y de adaptar nuestras acciones respondiendo de manera adecuada al grito de la tierra y al grito de los pobres”.AugustinePassilly.LaCroix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *