«

»

Jun 19

En la cárcel reforman pabellones para “corruptos”

0406_carcel_ezeiza_g.jpg_1853027552ezeiza0014103022Aguapey.Ezeiza.Buenos Aires,19.06.2016.Es el penal donde están Lázaro Báez, Ricardo Jaime y, ahora, José López, tres acusados de corrupción.

Lázaro Báez, Ricardo Jaime y, ahora José López son algunos de los internos de la cárcel de Ezeiza que serían alojados en los nuevos pabellones. Lázaro Báez, 

El complejo penitenciario federal de Ezeiza se está re-adecuando a los nuevos tiempos. El módulo 6 –en uno de sus pabellones está alojado Lázaro Baéz- será el lugar de albergue para ex funcionarios nacionales, contratistas y otros acusados por corrupción en el Estado Nacional.

Bajo la sigla IRIC, se encuadra el programa de “Reducción de Índices de Corruptibilidad”.

Dos de los pabellones del módulo 6 en este momento se están reformando para brindar las medidas de seguridad que exige el nuevo programa. Se están colocando más cámaras porque todos los presos serán monitoreados las 24 horas. El sistema será celular, es decir celdas individuales con un pequeño patio cada una. El encuentro entre ellos no será posible salvo cuando les toque ir a un lugar de recreación común.

Pero acá comienza a jugar otro tema. Una serie de algoritmos determinará quienes son los que pueden habitar las celdas de cualquiera de esos dos módulos, y qué grado de movilidad podrán tener dentro del pabellón. En otras palabras, no solo se decidirá si deben ir allí, sino con quiénes pueden mantener contactos.

Un algoritmo es un conjunto de normas precisas que hace que se siga, en determinado orden, una serie de pasos que no les generen dudas a los que deben calificar a quienes van a habitar los dos nuevos pabellones.

Por supuesto, se puede imaginar quienes serán los primeros habitantes del lugar.

En relación al futuro de José López, el ex funcionario será sometido a una evaluación psiquiátrica en el Hospital Penitenciario Central (HPC) ya que los informes extraoficiales confirmaron que hay un fuerte desequilibrio mental. “No sabemos si es paranoia o abstinencia”. La policía cree que López es adicto a la cocaína, y de acuerdo al protocolo, se le hará una evaluación sobre tendencias suicidas y una revisión física general.

Mientras tanto, López quedará alojado en el HPC donde también está Jorge Chueco, el abogado de Lázaro Báez, que permanece en el lugar a pesar de que en la actualidad no tiene trastornos psicológicos. Ambos estarán en la parte más vigilada del Complejo, donde serán monitoreados las 24 horas.

La alteración psicológica no es un atenuante ni le permitirá sacar ventajas, porque los delitos por los que puede ser condenado los cometió con pleno conocimiento. Y si no quería declarar, no hacía falta que acudiera a esta argucia, solo bastaba con que se negara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *