«

»

Feb 14

ENSAYO DE DIÁLOGO

Aguapey.Corrientes,13.02.2015.El Poder Ejecutivo de la provincia de Corrientes, hoy a cargo del Dr. Ricardo Colombi, es un personaje que no admite las libertades ciudadanas, le molesta que los ciudadanos del sector que sea, más aún si se trata de los que pertenecen a la administración pública los interpele por algún motivo, generalmente por haberse vulnerado ciertos derechos que ya han sido consagrados en la Ley Suprema y otras de menor nivel, por el que se sientan molestos.

Pero al Supremo no le gusta, inmediatamente sale a través de los medios de comunicación a denostar, desacreditar y menospreciar las acciones de reclamo que pudieran plantearse en el espacio público.

La manera en que lo hace es diciendo que hay políticos que están detrás de cualquier protesta, aunque sean legítimas. Siempre para él está fogoneado por algún político o partido político, o en su defecto que tiene intencionalidad política, que trata de generar algún tipo de presión al gobierno para obtener de este modo algún beneficio.

Para él, cualquier reclamo, jamás puede ser causado o generado por algún derecho vulnerado. No, cómo si él es el más justo de toda la casta gobernante; él sabe exactamente qué es lo que necesitan sus súbditos. Si señores, nos guste o no, somos súbditos, no somos ciudadanos con todos los derechos y garantías que nos reconocen en la Constitución Nacional, Provincial y en las leyes que en consecuencia han sido dictadas.

Por eso, es que cuando algún sector de la administración pública, luego de seguir el arduo camino de las vías administrativas y no tener respuesta alguna, haber continuado por el próximo nivel del reclamo en el contencioso administrativo, con fallo de por medio incluido, no está dispuesto a cumplir, en razón de que él cree y tiene la certeza de que es el Supremo.

Por lo tanto nada ni nadie puede poner en duda su voluntad de gobernar conforme a sus propios designios. El decide quién debe ser perseguido, acusado, excluido, discriminado, con un trato similar o peor que al de los criminales. Pero él no se encarga de perseguir y acusar a quienes osan contradecirlo, para ello cuenta con una caterva de lacayos que obran en consecuencia, ya que ÉL es la Verdad absoluta.

Todo aquel que ose contrariar sus designios son sus enemigos, porque son los enemigos de la Corona (y viceversa). Detesta la incipiente y casi secreta prensa independiente. Los considera infames murmuradores que conspiran contra su amo, o sea EL.

Ante este tipo de gobierno, altanero, prepotente, autoritario, descalificador, que menosprecia a todos los ciudadanos lo que nos queda es recurrir al único medio que nos asiste para recuperar los derechos que nos niegan, la protesta pública a través de cualquier vía de acción directa, de manera tal de mostrarle que los ciudadanos nos merecemos respeto y que existen leyes que garantizan nuestros derechos. Así el Art. 6º de la Constitución Provincial, que el “Título Primero de las Declaraciones, Derechos y Garantías, del Capitulo Único, expresa claramente que “la libertad de la palabra hablada y escrita es un derecho. Toda persona puede ilimitadamente y libremente, en cualquier forma, manifestar sus ideas y opiniones, examinar y censurar la conducta de los poderes y funcionarios públicos, pero será responsable del abuso que haga de esta libertad”.

En su segundo párrafo agrega: “No se dictarán leyes ni medida alguna que restrinjan el ejercicio de aquella…” Este último artículo señalado en nuestra Constitución Provincial, es realmente un límite al poder de los funcionarios del Estado, toda vez que si analizamos nuestra historia provincial podemos ver que ciertos políticos una vez en el poder, eran y todavía son pocos afectos a ceñirse a los principios republicanos y democráticos, cuyo principal objeto o misión es como lo tiene dicho el preámbulo de nuestra Constitución Nacional “consolidar el sistema representativo, republicano y democrático de gobierno, promover el bienestar general, afianzar la justicia, perpetuar la libertad, fortalecer las instituciones,…”.

Señor Gobernador no intente hacernos creer ni a nosotros y mucho menos a la sociedad que nuestro reclamo tiene “condimento político” o que realmente hace un esfuerzo para la sustentabilidad y previsibilidad financiera de la provincia, no es cierto, usted dispone de los recursos necesarios, deje de “hacer caja” para fines políticos partidarios y cumpla con la ley.

Usted nunca tuvo convicciones democráticas, ya lo conocemos bastante, no ha cumplido su palabra ni con sus aliados políticos que lo ayudaron a llegar al poder y mucho menos con los empleados de la administración pública, a quienes los tiene con los más bajo salarios de la región, con el pretexto de la sustentabilidad y previsibilidad, de que se paga en tiempo y forma, de que no va a endeudar a la provincia. Mentiras, la coparticipación federal y los recursos genuinos de la provincia es más que suficiente para mejorar los salarios de todos los empleados públicos y especialmente el del sector de la Seguridad (activos y pasivos).

Quienes cree que los va proteger cuando los ciudadanos se harten del menosprecio (usando un adjetivo suave), a que los somete y tengan que poner las vallas en derredor de la Casa de Gobierno, para que no lleguen hasta su despacho, donde usted se esconde. Los policías a quienes usted los destrata, con los sueldos paupérrimos que le da; ellos van a protegerlo, nadie más.

Ahora mismo, instaló un supuesto diálogo entre los referentes de los Autoconvocados Policías Retirados y el Subsecretario de Hacienda, con instrucciones a su técnico de escuchar atentamente, pero sin importarle, la problemática salarial a la que usted nos sometió discriminándonos del resto de la administración pública. Usted cree que nosotros, viejos policías vamos a caer en este juego de distracción, si es así está muy equivocado.

La semana que viene, entre miércoles y jueves no tenemos una respuesta favorable a nuestro reclamo y ya se va a enterar por los medios o por su servicio de inteligencia las acciones que vamos a tomar. Nosotros no vamos a entrar en su jueguito de niños, acaso piensa que somos chacareritos avivados. No utilice a un técnico para esta jugada, ponga al frente de esto a un político con más sapiencia y práctica en las lides de las luchas sociales.

Queremos recordarle que somos, fuimos y seguiremos siendo funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, y así como tantas veces hemos defendido los derechos de los demás ciudadanos, a costa de nuestra propia vida, qué le hace pensar que hoy no lo vamos a hacer por nuestros propios derechos y nuestra dignidad? con usted en la casa de gobierno o con quien le suceda en el poder, lo seguiremos haciendo, porque la ley es nuestro reaseguro.

Estamos convencidos de ello. Y desde ya le hacemos responsable de cualquier situación de conflicto mayor que se suscite como consecuencia de los reclamos que cada vez se pone más caliente hacia su gobierno autista y oculto.

Sin diálogo con los trabajadores (no admite paritarias) y falta total de transparencia a su gestión (las páginas web de los organismos estatales están vacías de contenidos), mientras los medios pagos hacen propaganda de su gestión, cuando lo que deben es informar los actos y obras de gobierno con todos los datos; lo que se hizo, cómo, con qué, quienes intervinieron, y el gasto real que demandó o demandará, al Estado, que no es suyo, sino de todos los correntinos.

Crio.My.@Lic Neriz Hernández.
Secretario General Asociación Gremial Policía de Corrientes.(Personería Jurídica en trámite).
Pedido de publicación Crio.My.@ Lic.Dario Osvaldo Solmoirago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *