«

»

Sep 22

“Es explicable desde la estupidez”

 CRISTINA KIRCHNER CRITICO A MACRI POR MALVINAS Y FESTEJO EL TRIUNFO EN LA FULP

Aguapey.La Plata. Buenos Aires,22.09.2016.La ex presidenta pidió “un desagravio” a los ex combatientes de Malvinas por “la ligereza” con la que se manejó Macri. Instó a la unidad y a organizar “a los compañeros que están siendo agredidos por las políticas del Gobierno”.

No es atribuible a la maldad. Apenas es explicable desde la estupidez”. Así describió ayer la ex presidenta Cristina Fernández –desde La Plata y frente a miles de estudiantes universitarios– el traspié diplomático de Mauricio Macri en su debut frente a la Asamblea de la ONU nada menos que al referirse al tema Malvinas. La ex presidenta pidió un “desagravio a los veteranos de guerra que dieron la vida por la patria” ante la “ligereza” con que el Presidente divulgó una supuesta intención de diálogo formal por parte del Reino Unido por la soberanía de las islas que fue luego desmentida. “Es apenas una muestra de mediocridad”, disparó.

La ex mandataria fue invitada ayer a coronar los festejos del Frente Patriótico Milagro Sala, que recuperó para la juventud peronista la conducción de la Federación Universitaria de La Plata (FULP), después de 41 años. El festejo, con miles de estudiantes, tuvo lugar en el club Atenas de esa ciudad, y fue CFK la que se encargó de recordar que el por entonces delegado de Perón, Héctor Cámpora, lanzó en ese mismo club la campaña “Luche y Vuelve” el 17 octubre de 1972. “A los que tengan dudas del futuro, les pido que vengan al Atenas”, dijo CFK señalando el mar de banderas que pobablan el interior del estadio techado y desbordaba la calle 13.

“Acá se juntan el futuro y la memoria”, introdujo la ex mandataria refiriéndose a los dirigentes del Frente Universitario que la acompañaron y antes de recordar a dirigentes de la JUP desaparecidos durante la última dictadura. “Esta fue una ciudad muy castigada”, siguió, y se abocó de lleno a repudiar el papelón oficial sobre Malvinas que protagonizó el martes el Gobierno. “En nombre de todos los que estamos acá, le pedimos perdón a nuestros combatientes, a nuestros veteranos, familiares, a los que quedaron en las islas”, ironizó CFK, acompañada por el estallido de los estudiantes. “El imperativo constitucional de defender la soberanía de Malvinas es una tarea que cruza transversalmente a toda la sociedad como pocas cosas”, agregó para criticar la “ligereza” con que Macri afrontó el reclamo.

“Soberanía no es sólo Malvinas”, aclaró luego. “También es industria nacional, trabajo, desarrollo científico, Arsat 1 y 2”, argumentó. “Es la libertad que cada argentino debe tener para poder elegir lo quiere hacer, sea trabajador, estudiante, o lo que elija. Eso es la Argentina por la que peleamos durante 12 años”, aseguró y se reivindicó como “hija de la universidad pública y gratuita”.

Tras el descargo sobre Malvinas, CFK volvió al tono docente con que se dirige a cada uno de los sectores sociales que se referencian con su conducción, y se lanzó a definir las tareas de la militancia. Elogió a los referentes estudiantiles por “haber logrado la unidad en la heterogeneidad que no lograron hasta ahora muchos otros dirigentes” y les advirtió que “les toca la difícil tarea no sólo de representar a sus compañeros sino de salir a la calle a organizar a los trabajadores”. “Este es un país que volvió a ser injusto, desigual e inequitativo. Por eso además de preocuparse por los suyos tienen que estar atentos a los padres que se quedan sin laburo, para que nadie se quede afuera de la universidad”, les dijo.

“Universidad/ de Néstor y Cristina/ y al que no le gusta/ Gorila/ Gorila”, cantaron los estudiantes. La ex mandataria los cortó en seco y les devolvió: “me gusta más cuando cantan por los trabajadores”, lo que enseguida hizo mutar las estrofas del mismo canto. “El frente nacional y popular debe ser heterogéneo, si fuera homogéneo no sería democrático. Y esa es la característica que tiene que tener un frente como el nuestro”, fue la reflexión con que CFK cerró la idea. Luego, insistió en que “no importa el nombre” de quién encabece el frente, sino “que pueda se capaz de volver a convocar mayorías”. La militancia respondió, como siempre, con el clásico “vamos a volver”.

“Una tarea que teníamos cuando éramos jóvenes y militábamos en esta misma ciudad era forjar la unidad de los estudiantes con los trabajadores. Ésa es la misma premisa que deben tener ustedes hoy, atender el frente gremial por un lado y orientar la acción hacia afuera de la universiad”, definió CFK. “Es simple –les dijo–. Organizar a los compañeros que están siendo agredidos por las políticas del actual Gobierno y traer a la universidad a todos aquellos que ni siquiera sueñan con pasar por la vereda”.

Tal como lo viene haciendo, destacó la necesidad de la unidad entre los distintos sectores de oposición a las principales políticas de Cambiemos. Que en este caso, dijo, la conformaron los distintos espacios que conforman el frente que se hizo con la FULP. “Obligan a los dirigentes a tomar su ejemplo de cómo conseguir logros”, loes elogió CFK, que estuvo durante el discurso sentada junto al presidente de la federación, Mateo Compagnucci.

“La tarea es organizar, persuadir y convencer”, insistió CFK. “El más inteligente no es el que da grandes discursos, sino el que une”, les dijo a la militancia. “Ésa es la forma de ser mejores para volver mejores”, cerró. Mientras dentro del club sonaba “Avanti Morocha” y en la calle todos miraban los fuegos artificiales, la ex presidenta se abrazó con los referentes, ensayó un mínimo bailecito y se despidió entre selfies con los dedos en V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *