«

»

Dic 01

Esquina: sacerdote le responde al joven que lo denunció por violación

Aguapey.Esquina,01.12.2016.Domingo Pacheco irá a juicio por presunto abuso sexual. El denunciante dio su versión en Infobae, y ahora el sacerdote contesta: “Él me amenazó, agradezco estar vivo. En esta ciudad hay gays que mataron por celos. Espanto a esa gente hablándoles del SIDA”.

Osvaldo Ramírez, de 25 años, relató su denuncia contra un sacerdote de la ciudad correntina de Esquina. El joven lo acusa por abuso sexual reiterado hace ya diez años, pero la Justicia todavía no dio su última palabra. Mientras tanto, cada uno defiende su verdad. Ahora, el sacerdote denunciado, Domingo Pacheco, envió un descargo sobre los últimos dichos de la presunta víctima: “Ramírez miente y calumnia”, apuntó.

El joven correntino aseguró que su calvario comenzó en 2006 cuando, bajo el pretexto de un proyecto para digitalizar la Biblia, un día Pacheco invitó a Osvaldo a trabajar “en la pieza de arriba” de la parroquia de Esquina porque allí había “una computadora más rápida”, según le habría prometido el sacerdote. Pero esa computadora no existía, y en ese lugar se repitieron los abusos: “Trabó la puerta, apagó la luz y me agarró por detrás”, denunció el muchacho.

Ante esta acusación, ahora el sacerdote contesta que los horarios no concuerdan: “Según su relato, el supuesto engaño fue una mañana, cosa imposible, porque ellos iban de tarde, pocas veces por mes, 2 horas por vez; de mañana no iban a ayudarme en el 2006 y 2007. Sí por separado: Eduardo, 2008, y el Negro (Osvaldo) en 2009”. Osvaldo contó que, luego de sufrir los supuestos abusos, el sacerdote Pacheco intentó intimidarlo para que no hable: “A vos no te van a creer porque sos un loquito que toma pastillas”. Sobre esos dichos, Pacheco apuntó contra el padre del denunciante: “El papá le decía que es un loquito, y yo lo defendía, le pedía que no lo humille porque es un adolescente”.

El joven también recordó que, cuando ya estuvo a punto de tomar valor para hacer pública la denuncia, Pacheco le habría advertido que “si hablaba, iba a ser peor”. El acusado redobló la acusación en el descargo enviado a este medio: “El que me amenazó fue él. Siempre fue celoso y no soportó que me visitara un hombre muy famoso en Esquina, imaginó que tuvimos sexo y se enloqueció con eso, me amenazó, y lo eché”.

En Esquina hay historias de gays que mataron por celos. Agradezco estar vivo. Mi forma de espantar a esa gente es hablándoles del SIDA

En alusión a esa supuesta conducta del joven, el sacerdote dejó algunas consideraciones controvertidas: “En Esquina, hay historias de gays que mataron por celos. Agradezco estar vivo. Mi forma de espantar a esa gente es hablándoles del SIDA. Hasta a un psicólogo porteño espanté así. Ahora, uso la mala fama para espantar enamorad@s: ‘¿sabés que soy el cura que acusan de….?’, y huyen despavoridos”.

En diálogo con Infobae, Osvaldo detalló que años después todavía padece un visible estrés pos-traumático, lo que lo obliga a continuar un prolongado tratamiento psicológico. Para el sacerdote, ese estado del joven nada tiene que ver con la denuncia en su contra, y volvió a mencionar a la familia del denunciante: “El estrés post traumático se debe al suicidio de 2 primos hermanos, que eran sus vecinos; en la Semana Santa de 2006 Ramírez me dijo que tenía miedo de terminar como ellos; en la Misa de difuntos, en el cementerio, el 2 de Noviembre de ese año, se desmayó, y poco tiempo después, quiso matarse”./Infobae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *