«

»

Jul 01

Este sábado: Tato asistió al homenaje que le realizaron a su padre Juan Romero

Aguapey.Corrientes,01.07.2017.Con un permiso otorgado por la Justicia, el ex gobernador Tato Romero Feris asistió en la tarde de este sábado, al acto organizado por la Comisión Permanente de Homenaje a Don Juan Romero, que se desarrolló en el kilómetro 14, de la Ruta 5, el mismo lugar adonde el hombre público recordado por toda la comunidad, sobre todo de San Luis del Palmar, lo recuerda cada año el 1 de julio.

Al mismo asistieron los hijos e hijas del ex diputado y ex comisionado por su pueblo, que se destacó en distintas actividades económicas, sociales, políticas y de la prensa,  entre otras.

También concurrieron sus nietos y bisnietos, que, junto a sobrinos y descendientes de la familia que supo formar junto a Adela Feris, le dieron un marco de reencuentro familiar a la convocatoria.
El Párroco de San Luis del Palmar Padre Epifanio Barrios tuvo a  su cargo la oración por los difuntos, y acompañó con su bendición a los presentes este recuerdo. También asistió la esposa del ex gobernador Julio Romero, hermano de Don Juan, Doña Emma Tacta de Romero.

“Este recuerdo es nuestro mayor tesoro, y ese tesoro no lo queremos perder jamás”, fue una de las frases que se leyó por parte de sus amigos, en medio del recogimiento familiar por la memoria de su ser querido fallecido hace ya 51 años, pero que vive en el recuerdo de esa familia que supo enraizar.
No faltó el momento de oración y recogimiento personal del ex gobernador, junto al monolito que guarda la memoria de la hora fatal de aquel 1 de julio de 1966.

DON JUAN ROMERO

Juan Romero, un hombre que brindó sus esfuerzos como empresario, político y buen vecino en Corrientes, provincia a la que amaba y, además, contribuía a través de sus ideas a desarrollar una región que recién despertaba a la consideración nacional. Juan Romero vivía alternativamente en la capital correntina y en su casa familiar de San Luis del Palmar. Hombre de campo, afecto a la política, militante del Partido Autonomista, fundó el diario El Litoral, que manejaba con firmeza pero sin autoritarismo.

Vestía de bombachas, botas, camisa y pañuelo al cuello, orgulloso de su estampa.
Juan Romero tenía 52 años cuando pereció en un accidente en la ruta 5 que conecta a Corrientes con San Luis del Palmar, exactamente en el kilómetro 14, donde se erigió un monolito en su memoria. Su trayectoria ya había sumado su empuje como productor ganadero y hasta incursionando en la industrialización de la carne, pero había trascendido en el plano político primero en el Partido Autonomista y después en el Partido Colorado.

No terminaba ahí su vocación protagónica, pues en 1960 había fundado el diario El Litoral, que comenzó sus ediciones el 3 de abril y, además, fue comisionado municipal de San Luis del Palmar, donde había nacido, y llegó a presidir el Banco Provincia de Corrientes.

Hay anécdotas que lo marcan como un hombre ejemplar y solidario. En San Luis había por aquella época en que era presidente del Banco de Corrientes, cinco autos sedán cuatro puertas. Uno de ellos, el Ford ‘40 azul oscuro registrado a su nombre, estaba puesto a disposición de quien lo necesitara, con chofer y sin costo alguno. Por eso cuando por su cargo le dieron para uso oficial un Rambler boca de pescado modelo ‘64, le sacó las cuatro ruedas, lo ubicó sobre tacos de madera en el garaje de su casa de la calle San Martín y guardó las llaves en el cajón de su escritorio. Nunca cobró su sueldo en mano. Lo que ganaba en aquella época, su esposa (Adela Feris) lo depositaba en una cuenta que se repartía como donativo en distintas escuelas”, comentó en una oportunidad el escribano Aquino.

Puede imaginarse lo que significó su fallecimiento trágico e inesperado para su familia de seis hijos, formada con doña Adela Feris y para todo Corrientes, que resignaba a un dirigente de gran visión y empuje, que transfirió la herencia propia de los luchadores incansables.

En 1978 surgió Editorial Chaco de aquel tronco empresario y echó raíces profundas que nunca olvidarán su ejemplo y un profundo compromiso con el progreso regional.

La comunidad correntina rendirá homenaje y recordarán los ideales que tenía don Juan Romero, un productor agropecuario por excelencia, de un dirigente, político y hasta soñador en sus convicciones, de un ejemplo de rectitud y decencia y de un hombre de bien. Su entusiasta pensamiento sobre el desarrollo de Chaco y Formosa, casi olvidada, estaba basado en la necesidad de lograr un empresariado dinámico, fuerte y que con iniciativas superadoras, impulsara, a través de la producción, el desarrollo no solo económico sino también educativo a través de una adecuada capacitación.

Don Juan Romero comentaba a sus amigos sus proyectos y sus sueños y siempre los sorprendía porque era un hombre de acción. Así concretaba los proyectos que tenía en agricultura, la ganadería, la industria y, el periodismo porque consideraba, fundamental, el cambio de ideas para concretar las acciones con el objetivo de mejorar el bienestar de toda la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *