«

»

Abr 29

Fabián Rios escribió una carta vía Facebook a Ricardo Colombi

Aguapey.Corrientes,29.04.2016.A través de Facebook, el intendente Ríos escribió una carta abierta dirigida al gobernador Colombi. En la misma detalla los conflictos financieros que las retenciones indebidas de Coparticipación le están generando a la Comuna.

CARTA ABIERTA AL SR. GOBERNADOR RICARDO COLOMBI

 

ME DIRIJO A UD. CON RESPETO Y CONSIDERACIÓN:

No es esta la forma seguramente, porque estoy totalmente convencido que las relaciones entre dos niveles de Gobierno deben ser normales y fluidas, pero en nuestra Provincia esa relación normal con la Municipalidad de Corrientes ha sido por décadas lo anormal, lo extraño.

Las dificultades financieras que afronta la Municipalidad de Corrientes, son consecuencia natural de los descuentos de coparticipación nacional y provincial que Ud. realiza. No hay mucho que explicar sobre estas dificultades, con solo decir que al día de hoy, en este mes, ordenó que nos descuenten el 51% de los recursos, basta; sumado a que los descuentos extraordinarios ni siquiera tienen una norma que los respalde para que podamos al menos saber cuánto dinero nos va a descontar al día siguiente.

Primero quiero expresarle de la forma más clara, directa y pública, que los motivos (“los reales, los auténticos”) que impulsan a Ud. a tomar estas sanciones económicas, no son verdad:

– Yo no hice ningún acuerdo con ningún funcionario suyo, ni con Ud., sobre el denominado “armado de comisiones del Senado de la Provincia”, yo no manejo, no impongo autoridad, ni doy instrucciones, a ningún Legislador de mi partido, Senador o Diputado, tengo por ellos mucho respeto.

– El Senado democráticamente debe establecer las presidencias de sus comisiones, no tengo porque cuestionar esas decisiones de su funcionamiento interno, es más, ni siquiera me interesa hacerlo.

– Puedo tener diferencias con la Senadora Nora Nazar, Presidenta de una de esas comisiones, pero le debo el respeto de estar en ese lugar por mandato popular, integrando un frente electoral que Ud. mismo encabezaba como candidato a Gobernador; y Ud. me merece el mismo o más respeto, porque su candidatura obtuvo un poco más de votos que el candidato que yo defendí e impulsé, y supongo que una cuota de ese triunfo se debió a quienes lo acompañaban.

No parece resultarle trascendente, pero debo decirlo porque para mí si es muy trascendente, que trabajadores de la construcción están suspendidos o son despedidos porque debimos reprogramar nuestros pagos de obras públicas que ocupan a 500 personas; tampoco creo le importe demasiado que tengamos que reacomodar el cronograma de pago de sueldos de los trabajadores municipales porque sus órdenes de realizar retenciones son desagradablemente sorpresivas y por montos millonarios diarios.

Muchos, sino todos estos trabajadores, desconocen cuáles son las comisiones que conforman el Senado o quienes las presiden, por lo que ni siquiera pueden mínimamente entender los motivos de su caprichoso enojo, pero las consecuencias que pagan son inhumanas y no tienen justificación. A veces deberíamos, con el corazón, imaginar que volvemos a nuestra casa para decirle a la familia “no cobré, no me pagaron” o “me echaron, me quedé sin laburo” para medir por lo menos un poco las consecuencias de las decisiones que tomamos.

Quiero también hacerle una mención de temas que tal vez Ud. desconoce, o tal vez esconde cuando explica los motivos de estas sanciones. Para nada me ofende con la frase “así cualquiera gobierna” porque me considero uno más, uno cualquiera, pero me causa un profundo desagrado que, escondiendo el verdadero motivo de su enojo (una comisión del Senado que no se conformó de acuerdo a sus supremos deseos), falsee la realidad:

– Dice Ud. que debemos al IPS, siendo que pagamos todos los meses $ 13 millones, y nuestros jubilados y pensionados son discriminados y perciben en total $ 6,7 millones, quedándose su administración con más de $ 6 millones de aportes previsionales municipales.

– Dice Ud. que las deudas hay que pagarlas, y menciona al IOSCOR, sin decir que la misma tiene su origen en la exigencia que aportemos mensualmente $ 5,4 millones, mientras que nos corresponde aportar por $ 3,7 millones, y podemos demostrarlo. Esta gran diferencia debidamente planteada hace mucho tiempo nunca mereció respuesta, hasta hace una semana, que nos convocaron para conciliar la misma, justo en el mismo momento en que Ud. ordenaba por teléfono que nos retengan fondos para cubrirla, sin norma alguna que pueda exhibirnos ningún funcionario.

– Habla Ud. de las responsabilidades, sin mencionar nunca que la Municipalidad de Corrientes lleva invertidos $ 20 millones en instalaciones energéticas de la ciudad porque Ud. no puede realizar esas inversiones.

Dice Ud. que los servicios hay que pagarlos, y se olvida de mencionar que la recolección y tratamiento especial de los residuos de los hospitales y centros de atención que Ud. administra le cuestan a la Municipalidad de Corrientes $ 6 millones anuales.

– Dice Ud. que hay que utilizar responsablemente los fondos, sin mencionar o al menos mostrar alguna cuota de respeto por los montos invertidos por la Municipalidad en reparaciones, pintura, refacciones, equipamiento y recreación de los chicos, y la tarea de los trabajadores municipales, en las escuelas bajo su administración.

Habla Ud. de la igualdad, pero no es de iguales que Ud. y sus funcionarios ocupen viviendas que adeudan a la Municipalidad de Corrientes casi $ 300 mil de impuestos y servicios que se le prestan.

Pero tenemos diferencias. En todo lo que pueda decidir responsablemente para mejorar el suministro de energía para la ciudad y la vida de la gente con la que convivo, voy a hacerlo; nunca ordenaría que no retiren los residuos patológicos de los lugares donde la gente va a buscar ayuda para mejorar su salud; nunca limitaría la colaboración con las escuelas públicas en cada barrio de Corrientes donde se forman nuestros chicos; no sacrificaría la costanera, símbolo de nuestra ciudad y del turismo que nos trae ingresos, por dejarlo a Ud. y sus funcionarios con la basura frente a sus casas o no barrerles sus frentes, como no le haría retirar las luminarias o que las dejen de reparar cuando no funcionan; de hecho, cuando alguna persona de su residencia lo pidió, le prestamos el servicio sin mencionar siquiera que no lo pagan.

No hago este tipo de cosas, aunque Ud. ordene que retengan fondos que ponen en riesgo el lugar de trabajo o el derecho a cobrar su sueldo en tiempo y forma, de seres humanos trabajadores, que van a retirar los residuos peligrosos de los hospitales bajo su administración o la basura que Ud. produce en su casa; o de esa mujer u hombre que todos los días pasa con su cepillo y su carro barriendo frente a su casa y la de sus funcionarios o los lugares donde trabajan; o del que se sube a una canasta en la altura para cambiar la lámpara en su vereda. No lo hago, ni lo haría porque tengo perfectamente claro que no estoy dándole un “castigo ejemplificador y disciplinador” a Ud., sino que estoy perjudicando a todos los que vivimos en esta Ciudad, linda y nuestra.

A veces, usar el sentido común, el sentido cristiano que Ud. menciona constantemente, el ponerse en el lugar de quién tiene temor de no cobrar o el que pasa quien pierde su trabajo, sirven como mejores consejeros. Tratemos de usarlos, por favor.

Señor Gobernador, está lastimando a familias que no pueden defenderse ante el poder que Ud. tiene, no castigue al más débil.
Atentamente.

Ing. Fabián Ríos – Un tipo cualquiera – En estos momentos Intendente de la Ciudad de Corrientes 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *