«

»

Abr 08

Familias sostienen que no saldrán y se organizan para seguir ocupando terrenos del barrio Nuevo

Aguapey.Corrientes,08.04.2016.Se instalaron hace casi una semana, son 80 familias con 100 niños, según el relevamiento que se realizó en búsqueda de una solución a su problema de viviendas. Sostienen que ocuparon el lugar porque no tienen a dónde ir. Comparten la olla entre ellos y reciben luz y agua de los vecinos de la zona.

Las familias instaladas  en el nuevo asentamiento que el fin de semana se formó en el barrio Nuevo, ayer realizaron un relevamiento interno a fin de determinar la cantidad de personas que pretenden continuar instaladas en el predio en demanda de un lugar para una vivienda digna.

Hace casi una semana vecinos pertenecientes al barrio Nuevo decidieron ocupar un predio ubicado por la calle Sánchez Bustamante al 2800, ante la imposibilidad de seguir viviendo hacinados en la casa de sus familiares y dada la existencia de un terreno que, si bien es privado, se encuentra totalmente abandonado

En comunicación con El Litoral, Iris una de las nuevas habitantes del lugar en conflicto, señaló que “en este sitio antes funcionaba una canchita, pero como se creó una de fútbol 5 cerca, ya no lo ocupan más y para evitar que extraños ocupen el lugar y como a nosotros nos hace falta, decidimos empezar a instalar nuestras casillas”, indicó

“Acá nos conocemos todos -agregó-, aunque en principio los primeros en llegar fueron de zonas próximas, de otros lados también vinimos. Este es un terreno abandonado, no tiene cartel de propiedad privada, no está cercado ni nada”, subrayó.

En relación a las medidas que van a tomar con respecto a la solución de su problema habitacional manifestó que “ayer preparamos algunas notas y le adjuntamos la lista de las personas que están acá para presentar, para que nos asesoren y nos ayuden a permanecer en este lugar”.

Dada la precariedad de las condiciones en las que se encuentran viviendo señaló que “el agua nos dan los vecinos, cocinamos todos en una olla común. Nos turnamos para cuidar el rancho cuando hay que llevar a los chicos a la escuela o ir a trabajar”, describió. “Necesitamos definir la situación, porque queremos tener luz, ya que por ahora la parte de adelante del asentamiento no está a oscuras porque tienen el alumbrado público, mientras que los de atrás prenden fuego para iluminarse”.

En este sentido indicó que “somos como 80 familias, con 100 chicos aproximadamente, porque la mayoría son familias numerosas. Todos los chicos van a la escuela y viven con nosotros”.

“Acá trabajamos todos -aseguró-, la mayoría de las mujeres somos empleadas domésticas y los hombres trabajan en la construcción; queremos tener nuestra casita y por eso queremos encontrar una solución para poder quedarnos”./El Litoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *