«

»

Abr 15

“Fuimos a darle un abrazo”

CFK RECIBIO A INTEGRANTES DE MADRES Y ABUELAS DE PLAZA DE MAYO

Aguapey.Buenos Aires,15.04.2016.Estela de Carlotto, Lita Boitano, Taty Almeida, Vera Jarach y Haydée García Buela visitaron a la ex presidenta en su casa. Contaron que hablaron “sobre el rol de los organismos de derechos humanos en el Frente Ciudadano que propuso Cristina”.

Tras el acto multitudinario frente a Comodoro Py y su primer discurso desde el 9 de diciembre pasado, la ex presidenta Cristina Kirchner recibió ayer en su departamento de Recoleta a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. “Como la lluvia y el frío nos impidieron estar en el acto, porque estamos grandes ya para esas andadas, fuimos simplemente a darle un abrazo, a mostrarle nuestro apoyo en persona, pero, claro, terminamos hablando sobre cómo está el país”, contó a Página/12 Taty Almeida. “Cristina está actualizada en todos los temas. Pudimos comprobar su entereza, la fuerza que había transmitido en su vuelta”, describió Almeida sobre el reencuentro, “familiar y cálido”, en el que hubo café, chocolate, recuerdos e “intercambios sobre el rol de los organismos de derechos humanos en el Frente Ciudadano que propuso Cristina”.

“Fue un reencuentro para la continuidad”, definió la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. “Así como estuvimos con ella en su despedida, para nosotras era vital volver a verla y expresarle otra vez nuestro agradecimiento por lo que fue su gestión”, relató Carlotto, y aseguró: “Los organismos de derechos humanos estamos para acompañarla en lo que ella decida como su futuro.”

La primera en llegar, pasadas las tres y media de la tarde, fue Lita Boitano, en representación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, después de sortear el mar de cronistas y militantes que mantienen guardia frente a la residencia de la ex presidenta. Subió los cinco pisos del edificio acompañada por una asistente. El primer abrazo, que la esperaba del otro lado de la puerta, la hizo acordar “a los abrazos fuertes y largos en Roma cuando visitamos al Papa”. Estuvieron cinco minutos a solas. “Le dije que su discurso nos dio vida entre tanta malaria”, relató Boitano. Enseguida llegó Estela de Carlotto, y más tarde Taty Almeida, en compañía de las madres Vera Jarach y Haydée García Buela.

“Por momentos fue una charla entre amigas”, señaló Carlotto, pero también “un espacio de consulta mutua” alrededor de los conceptos que virtió Cristina frente a los tribunales de Comodoro Py sobre la necesidad de la conformación del frente ciudadano. “Coincidimos con ella en que debemos entendernos como argentinos para evitar mayores males. Lo que debe primar no es a quién votó tal o cual persona, sino cómo parar los despidos, los ataques a la libertad de expresión y la cercenación de derechos”, sostuvo.

En ese punto, Cristina hizo apreciaciones sobre la necesidad de “integrar la experiencia” de los organismos “para poder escuchar y hablar con la gente”, relató Almeida. “Fue muy crítica sobre cómo se manejan algunos compañeros a veces desde el enojo, y de cómo la derecha aprovecha eso para destruir”, aportó Boitano. Todas se fueron a casa con tareas. “Quedamos en que vamos a reunirnos entre los organismos para ver cómo seguimos. La realidad del país nos llevó a volver a nuestro rol de siempre, de denunciar las violaciones a los derechos humanos, y hoy no sólo se vulnera el derecho al trabajo, que es todo en la vida, sino que hay persecución política”, afirmó Almeida.

“Necesitábamos el encuentro porque nunca nos han tratado tan mal como lo ha hecho este presidente”, remarcó Almeida. Los despidos en la Secretaría de Derechos Humanos, que afectaron el funcionamiento de programas como Verdad y Justicia, fue otro de los puntos de la entrevista. “El desguace de las políticas de Verdad y Justicia sigue siendo una de nuestras preocupaciones y uno de los reclamos más firmes frente al Gobierno”, añadió Carlotto.

La reunión surgió de manera espontánea, a partir de un pedido que en la voz de Carlotto los organismos le hicieron llegar a la ex presidenta, y terminó por confirmarse en la mañana de ayer. “Nos recibió muy elegante, pero sencilla como es ella y como era Néstor. En el living, muy sobrio por cierto. Nos ofreció café, chocolate, agua. Todo muy diferente a los actos, al protocolo. Estábamos tan bien que la hora y media se nos pasó volando”, contó Taty Almeida.

“El momento más divertido fue cuando recordamos cómo empezó todo. Recordamos la elección que lo llevó a Néstor a ser presidente, cuando nadie sabía su apellido, tampoco yo, que estaba en España y lo único que esperaba era que no ganara Menem. Cristina se reía a carcajadas y contaba que, durante esa campaña, no había una sola pintada que tuviera el apellido Kirchner correctamente escrito”, narró Almeida.

La citación del juez Bonadio a la ex presidenta para declarar en el marco de la causa por el dólar futuro fue otro de los temas de la reunión. “Lo único que logró con la citación fue una tremenda expresión popular de apoyo y cariño”, sostuvo Almeida. “Lo lindo de la reunión fue comprobar la entereza que mantiene Cristina. Nos fuimos con la certeza de que en ningún momento se bajó de la política”, contó entusiasmada.

“Cristina recalcó muchísimo el tema de las redes sociales. Algo que nosotras vamos a tener que aprender”, se rió Boitano. “Después nos contó que tenía una reunión con los diputados” del FpV, y “que estaba armando una escuela de formación de cuadros.”

“Nosotras la sentimos nuestra hija. Tiene la edad de nuestros hijos y fue compañera de militancia. Nos fuimos muy contentas de haberla encontrado tan bien, tan entera. Está claro que volvió”, coincidió la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo/Informe: Matías Ferrari.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *