«

»

Ago 04

Gamarra defendió su obra y dijo que el Municipio de Curuzú Cuatiá hacía rato que quería sacarla

Aguapey.Curuzú Cuatiá,04.08.2016. El conocido realizador  plástico Jorge Gamarra visitó los estudios de la AM 970 Radio Guaraní y charló con la mesa periodística de Arriba Ciudad sobre una serie de situaciones vividas por él en los últimos días, respecto a una obra escultórica creada por él que fue arrancada y en cuyo lugar se enmarcó un mural de cerámica de Manuel Belgrano inaugurada recientemente por autoridades del Ejército y del Municipio de Curuzú Cuatiá el 9 de Julio.

Gamarra reclamó a la Dirección de Estética Urbana de la Municipalidad que aún no le han comunicado que hicieron con la obra que le arrancaron y que estaba en la Avenida República Oriental del Uruguay (en foto).

El plástico se acercó hasta los estudios de la emisora y comentó que “el viernes 1 de Julio me hicieron saber que sacaban la escultura. Por terceros me avisaron y no sabría decir donde está la escultura, yo creo que le corresponde a la gente de Estética Urbana decirme o avisarme dónde está y si está o no en condiciones”, reclamó.

El artista comentó que la obra que se quitó de ese lugar y que aún no sabe dónde está, “fue una obra hecha en el 2004, en la gestión de Carlos Rubín y a mí me gustaría conservarla. Es una de las 10 obras que iban a formar parte de una serie de esculturas de Curuzú, un proyecto que lo había presentado a Carlos Rubín, y por cambios de gestión, no se pudo lograr”, rememoró.

“El viernes (1 de Julio) me avisaron que lo iban a sacar y pase por ahí y ya no estaba más la obra, me avisaron medio tarde”, dijo el artista quejándose de la situación.

Una obra que el Municipio hacía rato quería sacarse de encima

No obstante, más allá de que el hecho es reciente, Gamarra explicó que desde la órbita municipal, administrada por el Intendente Domínguez, ya en el 2014 estaban, según él, en desacuerdo con la obra y querían sacársela de encima, de algún modo.

Gamarra, claramente dijo: “Convengamos que estaba proyectado, entre pasillos, dentro del Municipio sacar esa obra. No es como me dijeron, que los militares querían sacarla porque querían ese lugar. Ya desde el 2014 vienen con la intención de sacar la obra porque, (según ellos), no encaja en lo que es el paisaje tradicional que tiene la avenida. Esa fue la excusa, que mi obra no encaja porque es contemporánea, y toda esa avenida es tradicional o con una arquitectura diferente”, dijo en un reportaje al aire de Radio Guaraní.

“Y bueno, son criterios. En su momento cuando me pidieron que la escultura esté ahí, era otro tipo de criterio, es respetable. Lo que por ahí no está bien son las formas, o la manera en cómo se manejan las situaciones, cómo se hacen o cómo se dicen las cosas”, se quejó.

Fue una aberración lo que hicieron con mi obra

“Existe el comentario desde el 2014 que a la obra la iban a sacar porque (decían que) no es una obra muy linda, que la gente no la entiende, lo que es subestimar al ciudadano, y lo que corresponde, es decir, un mes antes, vamos a hacer tal mural o un copy/paste (impresión en cerámica) y necesitamos el lugar y entonces ahí se piensa, y se proyecta correr tu obra para otro lado, de manera correcta y educada como debería ser, la instalamos e inauguramos el mural”, opinó.

Sin embargo nada de eso ocurrió. La obra “fue cortada, de cuajo, lo que fue una aberración, fue dañada, obviamente si hay que montarla en otro lado hay que pensar en otra manera de montarla porque fue dañada”, expresó.

El artista mencionó que toda esta situación no le cayó nada bien porque “uno está acostumbrado a tratar con gente que te respeta, que no te ningunea ni bastardea, eso mas que nada”.

¿Por quién estamos siendo manejados?

Aunque “uno sabe cómo se manejan y en qué tipo de nivel pueden llegar a movilizarse, uno mira y observa. Pero después de uno haber trabajado y reconocido fuera de la ciudad, que me tocó a mí, salir y representar a Curuzú, (que venga) alguien que dice tener título de artista plástico, que te dice que estudió para artista plástico, cuando para artista plástico no se estudia, a lo sumo se va al Bellas Artes, y no te presenta obras, ni hace muestras, sino que solamente considera que tiene un gusto estético por encima de lo que uno maneja porque tuvo la posibilidad de ir a la facultad que es algo que uno no pudo hacerlo, se maneja de manera menos correcta que uno, que va aprendiendo todos los días, cómo que decís, ¿Quién maneja nuestro estilo de vida?, ¿Por quién estamos siendo manejados?”.

Y respecto a ésto sin nombrar a nadie sostuvo que “es una persona soberbia y cree que está por encima de un montón de gente y sabe que no es así”.

Al ser consultado, desde su óptica de artista, sobre cómo está la imágen de la ciudad, en lo que se refiere a estética urbana, dijo: “me gustaba como estaba la ciudad hace tres o cuatro años atrás, como estaba armada con un estilo y un gusto que maneja gente que no es de Curuzú, es como que hay cosas que ya no se ven más, pero es cuestión de criterios, de cultura y educación”.

La Casa del Bicentenario es una Casa de Cultura no un mercado

También criticó que se realice, frecuentemente un mercado popular en las instalaciones de la Casa del Bicentenario. “No corresponde hacer un mercado popular en la casa de la cultura, porque es la casa de la cultura, a mí no me parece”, dijo textualmente.

No obstante, en el último tramo de la entrevista remarcó que “más allá de que no caen bien los proyectos que yo pueda llegar a presentar, agradezco que estén dando la oportunidad a los pintores locales de exponer en todos los meses en la Sala Cervantes, porque el Salón Sánchez Ávalos es la mejor sala montada de Curuzú y me encanta que los músicos tengan su espacio y que den conciertos también”.

“Existe una pequeña movida, que en su momento escuché como innovadora, hay que ver si conocen lo que es la palabra innovación, pero hay sorpresas que no corresponden, la semana pasada me encontré con una cerámica de una artista internacional de Paso de los Libres, Cristina Cortés del Castillo que donó a la Casa del Bicentenario un tríptico y me lo encontré roto, hay cosas que se escapan, pero no es de mala gente, sino porque no existe gente formada para manejar éste tipo de cosas”, reflexionó.

“En su momento me habré apresurado a hacer un patrimonio pictórico para la Casa del Bicentenario, sin tener en cuenta que no existían personas capacitadas para mantenerlas”, concluyó./In IusNoticias,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *