«

»

Ene 06

Gauchos peregrinos rendirán homenaje en el santuario.

Aguapey.Mercedes,05.01.2017.A caballo, un centenar de familias van rumbo al Santuario de Antonio Mamerto a rendirle homenaje. La idea surgió de Augusto Cabrera en el año 1982. Con tan sólo 16 jinetes partieron al año siguiente y así los “Gauchos peregrinos de Gil” fueron sumando gente a su paso.

En el año 1982 en un asado, de esos que llenan la mesa de anécdotas y buena compañía, salió la idea de hacer una peregrinación a caballo como homenaje a Antonio Gil, porque hasta ese momento sólo un grupo de vecinos se juntaba y hacia una caravana en auto.

Así fue que Augusto Cabrera propone un homenaje “de gaucho a gaucho” a caballo, por supuesto.

Un año más tarde, un 8 de enero partieron desde Mercedes unos 16 jinetes con banderas rojas en alza, llevando a su paso el aplauso y admiración de todos los presentes que se preparan para la jornada festiva. El trayecto en ese entonces era ir hasta el predio Cruz

Gil con las banderas, dar una vuelta por la plaza principal de Mercedes y volver al predio del gaucho.

Años más tarde, unos 34, para ser más exactos, la peregrinación a caballo suma un centenar de jinetes desde distintas latitudes: hoy en día, aparte de los mercedeños, se suman delegaciones de Goya, 9 de Julio, Santa Lucía, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá, Itatí, Paso de los Libres, Mocoretá y Capital, a los que acompañan unas familias amigas de la Agrupación “Gauchos peregrinos de Gil” incondicional de apellido Martínez, que desde Lomas de Zamora viene a rendir honores a Antonio Mamerto Gil Núñez.

Una Cruz que pasa de mano en mano

Este domingo 8 de enero se oficiará una misa a las 6 en la iglesia de las Mercedes y de ahí sale la Cruz de la mano de Augusto Cabrera, quien encabezará como hace 34 años la cabalgata. “El caballo hace unos pasos y se pasa la Cruz de mano en mano porque se trata de que cada uno lleve la Cruz porque todos hacen un gran sacrificio para venir”, explicó a época Daiana, quien está a cargo de la organización de la gran caravana de gente.

El recorrido

Ese mismo día, luego del oficio religioso, los jinetes se encolumnarán por avenida Juan Pujol, tomarán la calle Chacabuco hasta la avenida Lavalle y de ahí hasta la avenida Carlos Pellegrini directo a la ruta Nº123. Una vez que llegan allí dan la Cruz a alguien -porque no se puede ingresar con los caballos-, que a pie por el medio de la gente va hacia el gaucho Gil.

La mayoría de las agrupaciones ya están en camino, las de Goya y Monte Caseros ya vienen y a su paso traen consigo la verdadera fe del peregrino.

Tradición que conserva lo más puro de la esencia del correntino

Daiana Cabrera es hija de Augusto Cabrera, quien fuera el mentor de esta peregrinación a caballo. Al hacer referencia al significado que tiene para esta mercedeña este movimiento indicó : “Es una tradición que conserva lo más puro de la esencia del correntino, vos cuando ves a todos los jinetes encolumnados esperando que termine la misa no sólo ves a los hombres demostrando la fe sino también el sacrificio que hacen por fe, están vestidos con sus mejores galas. Hay aperos completamente en plata y oro, hay otros muy artesanales hechos en un trenzado muy delicado en cuero, ves paisanos con ropa de gala, otros con ropa de fajina. El respeto que manifiestan cuando se sacan el sombrero al pasar por la Iglesia, esas cosas que ya se están perdiendo y también ves pequeños peregrinos, por lo que yo diría es algo que se va transmitiendo de generación en generación, el respeto, la fe y el sacrificio”.

Así, este movimiento de gente muestra la otra cara de la moneda porque los jinetes, muchos de los cuales ya partieron rumbo a Mercedes, sufren tormentas, calores fuertes y hasta algunos caballos se lastiman en este largo viaje digno del mayor de los respetos./diario Época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *