«

»

Oct 14

Goya:25 personas sin techo pasaron por el refugio municipal este invierno,cerró hasta mayo del 2017.

El proyecto municipal, “La calle no es un lugar para vivir” cerró su temporada con un saldo positivo, donde se pudo dar una cama, cena, desayuno y ducha caliente a personas en situaciones de calle. Desde el mes de junio a octubre pasaron por el mismo un total de 25 personas en distintas situaciones y problemáticas que los llevó a estar en la calle, dándoles a ellos una solución momentánea. El cierre del refugio estaba programado para los primeros días de septiembre, pero se permitió dejar el lugar abierto hasta el día de ayer por las inclemencias del tiempo

Al lugar asistieron personas que realizaban trabajo informal y no les alcanzaba para una vivienda como también, jóvenes con problemas de adicciones, y la mayoría de ellos con historias difíciles que lo han llevado a no tener a nadie para golpear la puerta y pedir una mano.
“A la fecha pudo reubicarse a casi la totalidad de las personas que asistió al refugio”, afirmo la Directora de Inclusión y Promoción social, Dra. Lorena Pérez Carballo, “algunos pudieron volver a sus casas y restablecer el vinculo familiar, otros se encontraban de paso y continuaron viaje, pudieron recuperar su casa y se les está ayudando legalmente con los tramites”.
El proyecto era un poco ambicioso y estaba previsto en dos etapas: una primera, inmediata: que la gente que vivía en la calle, tenga un lugar donde pasar la noche. En una segunda etapa, tratar de reinsertarlos a la sociedad. Se trabajó en cuanto a esto último, en la medida que se pudo, faltó quizás un poco más de articulación con otras áreas y con la provincia, lo cual está previsto para el año que viene. Sin embargo, pudo reubicarse a casi la totalidad de la gente que vivía en la calle. 

“De todo modo, se cerró el establecimiento para su reparación y reacondicionamiento, para poder reabrir sus puertas antes de la época invernal y en mejores condiciones estructurales, como armar mas divisorias y casilleros para que los “sin techo” puedan dejar bajo llave sus pertenencias. Inclusive, se está evaluando la posibilidad de dejarlo abierto durante todo el año, para que las personas que no tienen un lugar donde pasar la noche puedan contar con un albergue sin tener que pagar un precio, ya que todos merecen dormir en una cama bajo un techo, cenar algo caliente, desayunar, poder darse un baño durante todo el año y no solamente cuando hace frío. Muchos de ellos trabajan en changas esporádicas que le pagan muy poco y solo les alcanza para comer pero no tienen la posibilidad económica de poder afrontar los gastos de un alquiler”, sostuvo la funcionaria.
Asimismo, relató que se realizó asesoramiento para distintos trámites legales, de pensión, documentación. Pasó por el refugio el Dir. de adicciones para comentarles el trabajo que realiza e invitarlos a participar de los talleres que brinda por calle Uruguay. Se consiguió la restitución de lazos familiares y el compromiso de hacerse cargo de un familiar discapacitado, se consiguió trabajo para algunos de ellos. . 

Como desafío queda profundizar el trabajo para un proceso de inclusión y restitución de derechos. Trabajar más articuladamente con distintas áreas de salud, educación, empleo, realizando distintos talleres que les acerque a una posibilidad de trabajo. Pero, durante el tiempo que duró el refugio, muchas personas acudieron a ayudar desde distintos ámbitos, por ello, agradezco en nombre de todos “los sin techo” que pasaron por el lugar a María Emilia que en forma desinteresada fue la primera que asistió para ayudar con la comida, a un vecino, Lauría q les llevó una radio. A Cecilia Gortari y su grupo de amigas que llevaron un televisor. A Goyavisión por realizar la conexión sin costo alguno. A Sarita por llevarles una estufa, torta y siempre algo dulce. Como distintos vecinos que acercaron su ayuda.
A los jóvenes de la capilla Itati, a la Comisión del Barrio Belgrano, a los jóvenes que asisten a la dirección de Adicciones a cargo del Lic. Delguis.
Al Sr. Araujo que un tiempo llevó alimentos frescos, como pollo, carne, huevos, salchichas, hamburguesas.
A Mario Díaz, Luis Grosso, Ariel Pereira y por supuesto al Secretario de Desarrollo Humano y Promoción Social, Prof. Gonzalo Guido que confió en mí y en mi equipo de trabajo para llevar adelante este lugar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *