«

»

Sep 28

“Hay lesiones genitales que prueban el abuso sexual”.

Aguapey.Corrientes,28.09.2016.Lo remarcó, en diálogo exclusivo con Radio Dos, la jueza Josefina González Cabañas, quien dictó el auto de procesamiento de los cinco agentes del GRIM 3 involucrados en un presunto abuso contra un joven. La Magistrada fundamentó su decisión, y comentó que “se produjo un cúmulo importante de pruebas para tomar la decisión”. “La segunda revisación médica, realizada después de la denuncia del joven en Fiscalía, constató 34 lesiones en el cuerpo: dos de ellas genitales”, precisó y agregó: “se constataron vejaciones”
“El procesamiento por presunto abuso es para tres y los otros dos por delito por omisión funcional”, precisó la doctora Josefina González Cabañas, en una nota exclusiva brindada a Radio Dos
 
“Se produjo un cúmulo importante de pruebas. El  expediente ya cuenta con 5 cuerpos. Las pruebas fundamentales son los informes médicos legales y psicológicos, declaraciones de la víctima y los médicos del cuerpo médico forense. Hay libros de actas, registros fílmicos. Todo lleva a esta decisión”, precisó.
La Magistrada le aclaró a Federico Soto, periodista que logró la entrevista, cuáles son las diferencias de los informes médicos, cuestionados en algún momento: “son informes diferentes: el primero es de la revisión externa como parte protocolar de la actuación policial una vez que el joven fue demorado. Esa médica la realiza en presencia de los policías y hace una revisión externa, superficial. Y como era una aprehensión normal, la médica no revisó las partes íntimas de la persona. La otra revisión fue la denuncia ante la Fiscalía entonces el Fiscal ordena esa exhaustiva donde se constató 34 lesiones: 32 de golpes de puño y de otro tipo, y dos lesiones genitales”. 
“El delito aparte del abuso es el de vejaciones, que tiene diferencias al del apremio ilegal y tiene que ver con el trato humillante y degradante. Sufrió muchos golpes que hace al delito de vejación y no de apremios ilegales, porque los mismos fueron realizados sin un fin (por ejemplo que declare algo, y en ese caso es apremio ilegal)”, explicó.
“No tiene nada que ver el tiempo en el cuál denunció. Tampoco fueron muchos días: lo hizo en cinco días. Hay personas que pasan años y denuncian abusos y eso tiene su explicación psicológica”, subrayó González Cabañas./RadioDos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *