«

»

Jul 09

Homenaje a los Abogados víctimas del terrorismo de Estado y a los Abogados Laboralistas

Aguapey.Corrientes,0.07.2017.Al conmemorarse el pasado viernes 06 de Julio el DIA DEL ABOGADO VICTIMA DEL TERRORISMOS DE ESTADO, el Colegio Público de Abogados de la Primera Circunscripción Judicial de Corrientes, recuerda ese acontecimiento que enlutara a la abogacía argentina y marcara una herida profunda cuya cicatriz aún hoy y después de 40 años, se exhibe dolorosa.

Con motivo de las desapariciones y muertes de abogados laboralistas en aquellos fatídicos días del 06 al 08 de Julio de 1977, conocido como “LA NOCHE DE LAS CORBATAS”, y en homenaje al abogado NORBERTO CENTENO, defensor de trabajadores y de sindicatos, autor de la LEY DE CONTRATO DE TRABAJO, la Asociación de Abogados Laboralistas, estableció a su vez  el día 7 de julio como el Día del Abogado Laboralista.

El Dr. CENTENO nació  el 17 de febrero de 1927 en Santo Tomé, provincia de Corrientes, recibiéndose en 1956 de abogado en la Universidad de La Plata. Fue secuestrado por un grupo comando de uniformados, cuando junto a otro colega regresaba a su estudio jurídico situado en el centro de la ciudad de Mar del Plata, apareciendo muerto cuatro días después.

Hoy resulta menester recordar esos acontecimientos, más aún en estos tiempos en los que por extraña casualidad, se ataca al sector de la abogacía, y muy particularmente desde las autoridades del Gobierno Nacional,  haciéndole responsables de una supuesta “industria de juicios” que estaría montada por abogados que formulan reclamos contra el Estado o empresas, garantizando el acceso a la justicia de la ciudadanía vulnerada en sus derechos.

Específicamente, esta vez se está atacando y agraviando nuevamente al sector de la abogacía que ejerce en el fuero laboral, al abogado laboralista, endilgándole la conformación de “mafias de juicios laborales”, en una suerte de amedrentamiento y estigmatización por llevar ante la justicia reclamos de los trabajadores.

La ocasión amerita entonces una profunda reflexión de la abogacía organizada y de las Instituciones que la nuclean, como la de este Colegio Público de Abogados, recordando por una parte a los abogados que fueron víctimas del terrorismo de Estado, entre los que hubieron colegas correntinos, y por otra parte, respaldando a todos los colegas comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos y de los Trabajadores, instándoles a no cesar en su compromiso y esfuerzo en aras de esa noble y justa misión.

“LA NOCHE DE LAS CORBATAS – NUNCA MAS”
Cada 6 de Julio, los Abogados somos llamados a rescatar de la memoria, la historia que se ha escrito con la sangre derramada de colegas que fueron perseguidos y muertos por su sola condición de ser abogados y ejercer la defensa de los derechos de la población desprovista de libertad, justicia y seguridad jurídica.

Somos convocados a despertar la conciencia, a revalorizar y destacar el rol de los abogados en el ejercicio de su profesión en los distintos procesos de la vida institucional de nuestro país y, por sobre todo, como pilares defensores de los principios democráticos de gobierno, del Estado de Derecho, de la Justicia y la Paz Social.  

Esa fecha ha sido escogida por la FEDERACION ARGENTINA DE COLEGIOS DE ABOGADOS (F.A.C.A.) para conmemorar el “DIA NACIONAL DEL ABOGADO VÍCTIMA DEL TERRORISMO DE ESTADO”, tomando como referencia los hechos ocurridos en la ciudad de Mar del Plata en la noche del 06 de julio de 1977 y que se extendieron los días 07 y 08. Se recuerda una página negra de nuestra historia denominada como la “NOCHE DE LAS CORBATAS”, cuando un grupo de siete abogados (quienes comprometidos con la sociedad y su profesión abogaban por los trabajadores y colegas desaparecidos), fueron secuestrados. Así, Norberto Centeno, Salvador Arestín, Raúl Alaiz, Camilo Ricci, Carlos Bozzi y Tomás Fresneda junto a su esposa, María de las Mercedes Argañaraz –embarazada de 4 meses- resultaron víctimas en esa larga y horrenda “noche” que duró tres días. Además, fueron aprehendidos José Verde y su esposa y Néstor García Mantica y su mujer, María Esther Vázquez de García. De todos los secuestrados, sólo sobrevivieron Verde, su esposa y los abogados Ricci y Bozzi.

El nombre con el que se bautizó a esa nefasta jornada: “LA NOCHE DE LAS CORBATAS”, fue puesta por los propios autores de tamaño crimen, para referir al operativo desplegado en ese entonces que tuvo por objetivo secuestrar a los abogados que “entorpecían” el fatídico Proceso de Reorganización Nacional impuesto por la Junta Militar.

La Argentina toda vivió ese Proceso inmersa en un profundo caos social, plagado de persecuciones, secuestros y crímenes que, proveniente de distintos bandos, abrieron una profunda herida que a 40 años de su acaecimiento, aún no termina por cerrarse.

“LA NOCHE DE LAS CORBATAS” marcó un hito. Levantó una vez más a la abogacía organizada clamando en defensa y respeto de los valores del Estado de Derecho y la reinstauración de la democracia,  demandando por las víctimas del horror, bregando por la restauración de la paz social y amparo de la vida humana. En ese trajín, con desvelos y sin descanso, comprometidos únicamente con la verdad y blandiendo como arma solo el derecho y la ley, en el país perdieron la vida 120 abogados.

Nuestra Provincia no fue ajena a esos hechos y debió padecer la desaparición de colegas que también resultaron víctima del Terrorismo de Estado, a saber: Dr. ROBERTO HORACIO YEDRO, Dr. VICENTE AYALA y Dr. CESAR ALVAREZ. Ellos con sus respectivas familias sufrieron la barbarie de la sinrazón, la afrenta más grave que pueda concebirse en degrado de la condición humana y que provenía del abuso del poder, de la intolerancia de los sectores en conflicto que aprisionaron y se adueñaron de la libertad y dignidad de los argentinos para someterlos bajo la intimidación y el temor.

El riesgo de ser y ejercer como abogado llegó a puntos límites, y, por el solo hecho de acudir a la justicia en reclamo de algún derecho, hasta por atreverse a iniciar procesos judiciales comunes o privados que podían afectar, molestar o perjudicar a integrantes del “gobierno militar” o a sus más allegados, era ya pretexto para que el abogado sea molestado, amedrentado y hasta incluso privado de su libertad. Así, podemos recoger en la actualidad, testimonios de colegas que en aquellos días resultaron víctimas de esos atropellos. En ese entonces (1976/1983) el Colegio de Abogados de Corrientes estuvo dirigido sucesivamente por los Dres CARLOS ALBERTO A. MENISES (1975/1977 – 1976/ 1979),CESAR FIGUEREDO ANTEQUEDA (1979/1981) y HUMBERTO JUAN BARRIOS (1981/1983), quienes aún a su propio riesgo, con la responsabilidad y compromiso irrenunciables frente al Colegio, asumían sin claudicaciones la defensa de los abogados afectados, levantando la bandera de la abogacía organizada en pos del libre ejercicio profesional y en defensa de los derechos y garantías constitucionales por esas horas ignoradas y violentadas impunemente.   

En homenaje y memoria de todos ellos, rescatamos hoy sus nombres y su ejemplo para revalorizar nuestra función en la profesión, renovando el compromiso juramentado al asumir como abogados, de “RESPETAR, CUMPLIR Y HACER CUMPLIR FIELMENTE LAS CONSTITUCIONES DE LA NACIÓN, DE LA PROVINCIA Y LAS LEYES VIGENTES”. 
El ejercicio de la abogacía nos impone el irrenunciable sacrificio y compromiso de ser fieles custodios y garantes del Estado de Derecho, de la Seguridad Jurídica y de la Justicia, propiciando y asegurando la libertad y paz social para todos los habitantes por igual. En nuestras manos, en nuestro conocimiento y preparación como abogados, los ciudadanos depositan su confianza, para hacer oír sus voces, para conseguir justicia ante sus reclamos, respeto a la libertad y a sus derechos, acceso a la educación, a un trabajo digno, a la vivienda, protección a sus bienes y a la propiedad, en fin, para alcanzar el bienestar y progreso en sus vidas y que la propia Constitución Nacional les garantiza como tributos que hacen a su condición humana.

Somos mandatarios de una comunidad que día a día clama por esos valores. Y en el afán de defenderlos mucha veces los abogados son perseguidos, acallados, porque se convierten en la voz de los que siendo más débiles suelen conocer poco de sus derechos y mucho de sus obligaciones”, porque a la hora de enfrentar la prepotencia e intolerancia de los autoritarios, lo hacen solo con “el poder de la convicción, de la fuerza moral y del derecho”(fragmentos de la declaración de FACA al instaurar esta fecha tan significativa para rendir homenaje a los abogados desaparecidos).

En su testimonio, escrito en “La Larga Noche de las Corbatas”, uno de los sobreviviente de aquellos luctuosos episodios, Carlos A. Bozzi, nos dice: “Hoy solo puedo mostrar pedazos de esta cruel historia apelando a la memoria como a un arma de larga duración. Siempre que estamos ante hechos tan atroces, debemos pensar que el mejor medio es informar lo ocurrido en toda su dimensión, ajustando lo vivido a la realidad de ese momento y alejando toda tentación de acomodar las cosas al presente. La manipulación de un testimonio en pos de una condena es siniestra, desnaturaliza y bastardea las cosas, terminando por ser un impedimento en esta lucha por la verdad y la justicia.”

No es nuestra intención suplir el dictamen o sentencia de la Justicia. Solo queremos preservar la memoria, llamar a la reflexión. Es el mejor desagravio que en esta hora podemos tributar a los abogados que perdieron sus vidas por el solo hecho de SER abogados. Recordando y no olvidando. Testimoniando. Valorizando. Comprometiéndonos a seguir ese camino que por ingrato que se nos presente, es el camino de la vocación elegida. Esa es nuestra mejor ofrenda para ellos y en respeto a sus familiares que aún cargan con el peso del dolor que les impone el sacrificio y pérdida de su ser querido. 

En el VIII mandamiento del Decálogo del Abogado, que nos dejara el prestigioso jurista Eduardo J. Couture, encontraremos el aliento que necesitamos y el propósito que nos guiará en esta profesión:

“TEN FE EN EL DERECHO, COMO EL MEJOR INSTRUMENTO PARA LA CONVIVENCIA HUMANA; EN LA JUSTICIA, COMO DESTINO NORMAL DEL DERECHO, EN LA PAZ COMO SUBSTITUTIVO BONDADOSO DE LA JUSTICIA; Y SOBRE TODO, TEN FE EN LA LIBERTAD, SIN LA CUAL NO HAY DERECHO, NI JUSTICIA, NI PAZ”.

Dr. Ricardo Manuel Villar

Directorio Colegio Público de Abogados de la Primera Circunscripción Judicial de Corrientes, 06 de Julio de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *