«

»

Jul 03

Imputarán y desalojarán a 200 familias okupas en el San Roque

Aguapey.Corrientes,03.07.2016.El 8 de mayo grupos de personas comenzaron a in­gresar a un predio ubicado entre las calles Pablo Neru­da, la Nº 490 y Uspallata, en el barrio San Roque Este. La situación fue de tensión en los primeros días y luego se calmó, el ingreso fue cons­tante al igual que la urbani­zación de la zona, donde se realizaron conexiones ile­gales de agua y luz. La causa llegó a la Justicia, y después de varias idas y vueltas la Comuna, como titular del predio, reclamó su titula­ridad; lo que desencadenó que el fiscal determine el pronto desalojo del lugar.

Los habitantes del ba­rrio fueron quienes prime­ro mostraron su oposición e incentivaron el proceso, destacando que muchas de las personas que habían ingresado tienen vivienda. Los reclamos no cesaron y la comisión barrial tomo con­tacto, tanto con el estado provincial como así también el comunal, para que inter­venga.

El fiscal correccional Nº 2, Pablo Sosa, fue quien co­menzó las investigaciones, y esta semana remarcó que el dueño del predio, en este caso el estado municipal, reclamó la tenencia de los terrenos, razón por la cual se procedió a la identifi­cación de las personas del lugar, quienes esta semana recibieron la notificación de desalojo -se les da 10 días para dejar el lugar-, deta­llando además que deberán desarmar las viviendas que fueron levantadas.

“El desalojo es inminen­te”, explicó el funcionario judicial, quien indicó que los ocupantes serán imputa­dos por usurpación en una causa que ya está abierta y que seguirá su curso luego de la ejecución del desalojo previsto para dentro de nue­ve días.

Ayer NORTE de Corrien­tes visitó el predio tomado, el cual se encontraba vacío -en algunas viviendas pre­carias, que estaban aún en pie y con candado, no ha­bía personas dentro, solo el verdulero se instaló en el predio y permanecía en el lugar.

“La gente se fue, porque la lluvia inundó todo el te­rreno y las casillas se llena­ron de barro, pero cerca del mediodía vienen y se quedan toda la tarde para cuidar sus lugares”, contó Silvia, una de las delegadas que dialogó con este medio.

La preocupación en la zona es mucha y los ocu­pantes aseguraron que no dejarán el lugar, pese a ha­ber recibido la orden de desalojo. “Nos vamos a ase­sorar, pero no nos vamos a mover de acá”, dijo la mujer, quien aseguró no vivir en el predio, pero espera conseguir un terreno para sus hijos.

En tanto, según pudo confirmar este diario, en la mañana de ayer un grupo de habitantes del predio llega­ron hasta la defensoría ofi­cial para pedir asesoramien­to y evitar que los saquen del lugar.

El objetivo de los ocu­pantes es permanecer allí, mientras que las fuentes ju­diciales aseguran que como fecha límite el próximo 10 de julio deberán irse del lu­gar.

Por su parte, quienes ha­bitan viviendas linderas a la zona esperaban que la Justi­cia falle a su favor, debido a la ilegalidad de la ocupación y, sobre todo, a los hechos de inseguridad que comenza­ron a vivirse en la zona des­de el inicio de la toma. Hay quienes aseguran que varios de los terrenos fueron ven­didos de forma ilegal.

El conflicto sigue, pero el proceso judicial estaría firme y apuntaría a que el próximo domingo 10 el pre­dio debería quedar comple­tamente vacío./diarioNorte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *