«

»

Jun 19

Incendio fatal: Anciana perdió todo al quemarse su vivienda y pide ayuda para poder dormir

Aguapey.Corrientes,19.06.2016.Juana Zamudio tiene 85 años. El miércoles se prendió fuego su casa y por el hecho su hermana Antonia falleció asfixiada. Vecinos de la zona organizan una colecta pero ella asegura que con una cama y un colchón alcanza.

El pa­sa­do miér­co­les, An­to­nia Za­mu­dio de 87 años, mu­rió lue­go del in­cen­dio de su pre­ca­ria vi­vien­da del ba­rrio Sur. Su her­ma­na Jua­na, de 85, vi­vía con ella y hoy se en­cuen­tra en un es­ta­do de ne­ce­si­dad ex­tre­ma. Épo­ca dia­lo­gó con la so­bre­vi­vien­te y con­tó su his­to­ria de unión fa­mi­liar.

La tra­ge­dia se re­gis­tró en la es­qui­na de La­va­lle y Men­do­za. De acuer­do a los da­tos ofi­cia­les, el he­cho ocu­rrió al­re­de­dor de las 17. La vi­vien­da era ha­bi­ta­da por las dos an­cia­nas y en el mo­men­to del ini­cio del fue­go am­bas se en­con­tra­ban en una ha­bi­ta­ción.

An­to­nia su­fría una en­fer­me­dad que no le per­mi­tía mo­ver­se de la ca­ma. Al de­sa­tar­se el fo­co íg­ne­o, su her­ma­na abrió la puer­ta y sa­lió a pe­dir au­xi­lio, la­men­ta­ble­men­te la abue­la que que­dó en la pie­za no pu­do re­sis­tir el avan­ce de las lla­mas y el hu­mo.

Los ve­ci­nos de la zo­na res­ca­ta­ron a Jua­na quien, pe­se al sus­to y la le­sión por un gol­pe pro­vo­ca­do en la vía pú­bli­ca, pu­do sal­var su vi­da. El fue­go ga­nó gran par­te del ex­ten­so te­rre­no y los ve­ci­nos de la zo­na con bal­des de agua in­ten­ta­ron apa­gar las pri­me­ras lla­mas

En el lu­gar se pre­sen­ta­ron dos do­ta­cio­nes de bom­be­ros pa­ra ex­tin­guir el fue­go. Ade­más de los cu­rio­sos, per­so­nal de la Di­rec­ción de Trán­si­to de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Co­rrien­tes co­la­bo­ró con el cor­te del trá­fi­co. Mi­nu­tos más tar­de se acer­có per­so­nal de la Di­rec­ción de Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias de la Pro­vin­cia -­ más co­no­ci­do co­mo 107 -­, pa­ra asis­tir a las abue­las

La­men­ta­ble­men­te cuan­do lle­ga­ron, una de ellas ya es­ta­ba sin vi­da. Los fa­cul­ta­ti­vos in­for­ma­ron que An­to­nia mu­rió por as­fi­xia cau­sa­da por el mo­nó­xi­do de car­bo­no del hu­mo.

“Los her­ma­nos se­an uni­dos por­que esa es la ley pri­me­ra”. Es­ta fra­se del Mar­tín Fie­rro, tan­to An­to­nia co­mo Jua­na, pu­sie­ron en prác­ti­ca to­da la vi­da. Des­de que na­cie­ron vie­ron pa­sar los años en la fin­ca de la tra­ge­dia. Es­te me­dio vi­si­tó a la abue­la que so­bre­vi­vió de las lla­mas y co­men­tó el di­fí­cil mo­men­to que le to­có vi­vir.

An­tes de avan­zar con el re­la­to de lo ocu­rri­do, de­di­có unos mi­nu­tos pa­ra re­cor­dar su his­to­ria fa­mi­liar. Di­jo que el te­rre­no que ha­bi­tan es pro­duc­to de la he­ren­cia de sus pa­dres. “Mi pa­pá se lla­ma­ba Apa­ri­cio Za­mu­dio. Él fa­lle­ció el 20 de agos­to de 1963 y mi ma­má se lla­ma­ba Se­bas­tia­na Cas­ti­llo, quien na­ció en 1907 y fa­lle­ció a los 92 años. Acá nos cria­mos y vi­mos pa­sar el tiem­po. Tan­to mi her­ma­na co­mo yo no tu­vi­mos hi­jos y éra­mos fe­li­ces en la vi­da que lle­vá­ba­mos. Sa­bí­a­mos que vi­ví­a­mos en con­di­cio­nes pre­ca­rias ya que su­fri­mos las con­se­cuen­cias de las llu­vias y el frí­o, pe­se a to­do es­to le pu­si­mos el pe­cho a la vi­da”, di­jo Jua­na, acom­pa­ña­da de Blan­ca, la úni­ca her­ma­na que le que­da.

Am­bas re­cor­da­ron a An­to­nia co­mo una mu­jer de lu­cha, aun­que en el úl­ti­mo tiem­po se en­con­tra­ba pos­tra­da por una in­fec­ción en una de sus pier­nas. El ca­so con­mo­vió a la co­mu­ni­dad. La vi­vien­da es in­ha­bi­ta­ble, por tal mo­ti­vo al­gu­nas per­so­nas a tra­vés de la red so­cial Fa­ce­bo­ok re­a­li­zan una cam­pa­ña pa­ra en­tre­ga­les do­na­cio­nes. La Di­rec­ción de Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias hoy en­tre­ga­rá col­cho­nes y ali­men­tos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *