«

»

Abr 05

Inició el ciclo de la educación secundaria en la primera escuelita barrial de Goya

Aguapey.Goya,05.04.2016.Mientras el gobierno nacional atraviesa una crisis económica donde el sector educativo es el mas combativo en Goya la Secretaría de Educación de la Municipalidad de Goya dio inicio al primer año de Programa de Educación Secundaria que lleva adelante junto a la Universidad Nacional de Quilmes en el barrio “Los Chakales”.

El avance que hoy se puede mostrar y contar se da desde el propio lugar donde viven los alumnos, una zona inundable, habitada por familias de modestísima condición económica que año tras año luchan por la subsistencia y que desde hace un tiempo vienen reclamando por su derecho a la educación.

Como se sabe, no es lo mismo la acción solidaria que se ejerce en forma vertical (de arriba hacia abajo), desde una actitud caritativa (opción por los pobres), que la forma igualitaria de hacerse uno de ellos para empujar juntos desde el mismo lugar (desde el lugar del pobre).

Al observar las fotografías compartidas por el titular de esa Secretaría, licenciado Daniel Lesteime, se tiene la sensación de entender un poco más la labor de muchos voluntarios que guiados por Lisa Monje, Catriel Sosa, Laura González, vienen trabajando arduamente para cambiar la situación a partir de entrar en el barro, amasarlo con paciencia, y fijarse como meta la construcción conjunta de los ladrillos de una nueva sociedad.

Mirar por ejemplo la bandera que siempre es símbolo de unidad, el mobiliario sencillo pero pulcro, la mesada que cobija a maestros y alumnos, los pizarrones que dan la bienvenida con grandiosa generosidad, constituye un grito de esperanza y de calor, un abrazo a la juventud que siempre reverdece los sueños, y un canto jubiloso hacia un futuro posible.

Felizmente, hoy en día, ya no hay necesidad de discutir o de debatir sobre los beneficios y los alcances positivos de la educación, pero siempre deberá plantearse la cuestión de la igualdad, el reto de la inclusión, el desafío de encontrar la fórmula para contener al otro, la gratificación de luchar, militar, honestamente, por un mundo mejor.

La adopción de la educación como política de Estado se trasluce en la incorporación de zonas y personas instaladas en la periferia social pero llenas de potencialidad creativa; se introdujo en este caso desde un plan de alfabetización para sistematizar las formas, y se prolonga en la educación secundaria que no solamente recupera sino que moldea, sufre un nuevo nacimiento, y alegra los dolores del trabajo y de la pobreza.

Bienvenida la educación que baja al fondo de las necesidades para compartir los mismos sueños, y aliento desde otros lugares para quienes interactúan y se igualan con las posibilidades del otro pues como dice el refrán popular “una mano lava a la otra y las dos lavan la cara”.

Cada vez que convivimos somos mejores, cada vez que abrazamos al pobre somos más ricos, cada vez que igualamos la mirada para ver las mismas cosas estamos verdaderamente aprendiendo y quizás enseñando también.

El pobre valora la intencionalidad, crea desde la humildad, comparte desde la precariedad, ilumina los lugares más oscuros y sabe ser más generoso que el rico.

Que esa lección, que esta nueva experiencia educativa municipal y barrial, ayude a valorar lo bueno, a querer lo próximo, y a confiar en el futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *