«

»

Jul 07

Junta de Historia. Casi dos décadas de Congresos. Por el profesor Jorge Deneri

Por el profesor Jorge Deniri.

Aguapey.CORRIENTES,06.07.2019.Los días jueves 26 y viernes 27 de junio de 2019, la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes desarrolló su Congreso N° 19, en sociedad con la Municipalidad y el Instituto Superior de Formación Docente de la ciudad de Alvear.

Como de costumbre, fueron dos jornadas de intenso ajetreo, a las que concurrieron 280 participantes y un número no precisado de espectadores, que asistieron con intensidad a la presentación de las 37 ponencias de expositores que abarcaron una extensa gama de historizaciones asentadas sobre el pasado de Corrientes, luego de una ceremonia de apertura que contó con el Intendente, la vice-intendenta de Alvear, y la Licenciada Susana Nugara, Directora de Nivel Superior de la Provincia.

La cantidad y extensión de los trabajos no permite mucho más que una enumeración somera, pero vale señalar que Edgar Alegre expuso sobre cuestiones relevantes a la Colonia Tatacuá, Analía Alfaro un trabajo de filosofía de la Historia sobre el positivismo y la educación en Corrientes, Walter Aragor y un equipo del Instituto Borges de Santo Tomé encabezado por Jesús Ferreyra sobre un tema convocante: Malvinas.

Aragor, respecto de la contribución alvearense y los santotomeños respecto de las internas entre los ex combatientes.

Jorge Aubel por su parte, analizó el devenir de la Junta a través de una década de Congresos, desde el año 2001, Débora y Gregorio Ávalos devanaron un trabajo de corte folclórico sobre un personaje libreño, el “Negro Zambón”, y Joana Barrios y Alejandra Pérez por un lado y María Gabriela Vicentín y Laura Orgoñ por otro, nos ilustraron con ponencias ligadas al catolicismo. Las primeras referidas a la Historia de la Parroquia del Carmen en San Roque, las últimas, al devenir de un legado Jesuita en Corrientes, el Instituto Superior San José.

Tatiana Barrios y Fernando Luque, evocaron a un personaje empedradeño de leyenda, Pedro Perleitá, Carlos Rubén Pérez buscó hacer historia del deporte goyano, y varios expositores, – Néstor Bohdan, María Magdalena Chirusi y Alfredo Montenegro -, expusieron hechos relacionados con el artiguismo en la provincia de Corrientes. Javier Ponzoni, intentó innovar en punto a la Cuestión Misiones.

En otro orden de cosas, Dina Cocco y Ariel Domínguez presentaron hechos centrados en la Historia del Transporte en Corrientes, Miguel Fernando González, la Historia social, Gabriel del Valle, la Historia Política y los hombres del Poder, Matías González un trabajo de corte biográfico, el coronel Leyes, y Diego Maeder, Alfredo Nieves y Roberto Valenzuela presentaron ponencias de Historia institucional correntina.

La demografía histórica corrió por cuenta de Juan Luis Pérego, el género estuvo presente en las expresiones de Jonatan Botello y Virginia Cabrera, y la economía de la época de Rosas campeó en la propuesta de Carlos Cassarino.

Jorge Deniri, Fernando Sosa, Noelia Manzino y Andrés Rouseaux por su parte, atacaron el ayer bélico correntino, Álvaro Monzón y su equipo, como ya es habitual, hilvanaron con solvencia la Historia provincial en materia de salud, Paola Gutiérrez y Moira Monges, nos hicieron conocer el proceso vexilológico alvearense, y Patricia Mariño nos propuso internarnos en el proceso histórico de nuestros testimonios materiales.

Finalmente, Antonia Portalis y Horacio Zapata, historiaron una publicación icónica del periodismo político correntino, Yurú Peté, Juan Mujica, como siempre enfocó brillantemente su métier, la interioridad de uno de sus trabajos de campo. Otro gran tema, siempre convocante, la Guerra del Paraguay, fue profundizado una vez más por Enrique Galiana y Dardo Ramírez Braschi.

He reservado un aparte para hacer referencia a la organización y al devenir del Congreso en sí, porque la vice-intendenta de Alvear, doctora Karina Nazer, la Rectora del IFD, Licenciada Victoria Segovia, y la referente ante la Junta por la Carrera de Historia, Profesora Sandra Marina Cuña, organizaron las cosas con una eficiencia más allá de toda ponderación.

Prueba y error, cada Congreso nos deja enseñanzas aplicables para los próximos. En este, vimos cómo una publicidad previa bien enfocada reverberó en cientos de pre-inscriptos, que se aglutinaron como debía ser llegado el momento. Incluso hubo fuertes actividades previas hasta de marchas con pasacalles. Cuando llegó el momento de iniciar el Congreso, ya su público eventual había fermentado en participantes entusiastas. También, y eso por primera vez, los profesores escogidos para moderar lo hicieron, respetando los tiempos y logrando que el horario se cumpliera con variantes ínfimas, otra situación no habitual. Aquí rescato, entre otros, los nombres de los Profesores Gastón Fiorino, Sergio Miño, Manuel Silva, Mauro Simón, y las profesoras Lucía Struvay, Tatiana Cáceres, Carina Silva, Analía Simón, Gabriela Toledo, y, desde luego, el de Alexis Dabat por la Junta, que según acostumbramos, dio inicio y remate al Congreso.

También es de toda justicia mencionar a las profesoras que, año tras año, vertebran algo tan importante para nuestros Congresos como las inscripciones, asistencia, entrega de diplomas, constancias, aclaración de dudas, etc. Ellas son Victoria Sosa, Teresita Merlo y Celeste Ledesma. Desde un pasado de brillantes alumnas, hoy son generosas colegas que siguen poniendo el hombro.

En fin, algo tan importante, pero que a veces da rubor mencionar, la Cantina, más que funcionar “operó” por todo lo alto, de manera que siempre y en todo momento hubo agua caliente, café, algo para comer y más también. Y con esperas mínimas, cosa que tampoco es lo corriente.

En definitiva, no quiero pasarme por alto la noche de peña, en la que descontracturados todos al influjo de la voz de Julio Cáceres, y de conjuntos musicales, cantores y bailarines locales, que nos hicieron tomar contacto con aires musicales y letras nuevas para muchos de nosotros, ofrenda de la ribera del río Uruguay. Como siempre, el magister Juan Mujica llevó su batería sumándose a una bailanta que, libaciones mediante, arrastró en su vorágine incluso a integrantes de la Junta que hasta se arriesgaron al karaoke, maltratando tangos y corridos mejicanos.

Para cerrar la nota, fue grato que tanto el último panel como el Plenario posterior tuvieran un público denso. Es una situación que ya se vino dando en años anteriores en Santa Lucía, Empedrado y Yapeyú.

La Junta, con este Congreso, ha alcanzado quizá su más alto nivel de actuación como Organización no Gubernamental, porque descontadas las declaraciones de interés de los diferentes niveles, los participantes lo han hecho sin siquiera verse beneficiados con el no cómputo de inasistencia. El editor, Leo Moglia, a la altura de siempre, y compartiendo con nosotros el mate, la charla y la audición de las ponencias.

El Plenario, como en otras oportunidades, se enriqueció con distintos aportes, entre los que cabe puntualizar el de Juan Mujica, que recomendó reiterar las sugerencias habituales a las autoridades respecto a la inclusión de la Historia de Corrientes en la currícula, a todos los niveles, y el aprovechamiento del profuso material bibliográfico producto no sólo de los Congresos, sino de toda la actividad historiográfica generada por la Junta, sus miembros de diferentes niveles y cuantos a través de ella toman contacto con el ayer de Corrientes.

Al respecto, y a título personal, me arriesgo a decir que la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes, con sus 21 volúmenes de Anuarios (Anales), y sus 19 de Congresos, ya tiene publicada toda una biblioteca con varios centenares de trabajos, que la posicionan quizá como la institución de su tipo con más vida y producción académica del país.

Como fuere, esta brillante experiencia de Alvear y sus resultados, de algún modo nos han inoculado el virus del Aguapey, que según nos dijeron afecta a todos los que prueban sus aguas. El año que viene, el Congreso será en la ciudad de Corrientes, pero para el 2021, ya hubo voces que adelantaron futuras propuestas que buscarán celebrarlo en la jesuítica localidad de La Cruz.diarioÉpoca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *