«

»

Ene 11

Kamarr celebra sus dos ultimas victorias en Gualeguaychú

Aguapey.Gualeguaychú,Entre Rios,10.01.2015.4-KAMMAR-@-RICARDO SANTELLANDirigida por Cecilia Chesini, la comparsa Kamarr propone este año “Tonatiuh”, su tema enfocado en la cosmovisión azteca de la creación del universo y la sucesión de las distintas eras del hombre, hasta el ascenso del quinto y último Sol que lleva por nombre Tonatiuh.

Kamarr asume el relato del ascenso de Tonatiuh como una forma de celebrar últimas dos victorias en el Carnaval del País.
Kamarr se identifica, así con el Quinto Sol; el sol del movimiento, al cual le baila y le canta, y sus integrantes entregan a él su vida, para celebrar el carnaval.
La banda de Kamarr de este año es La Big Bang, de los hermanos Jorge y Juan Leuze, que con la incorporación de Juan Carlos Álvarez hará bailar y cantar a los integrantes en una suerte de culto al Quinto Sol.
La batucada de la comparsa del Club Sirio Libanés estará bajo la dirección de Leandro Santolini y la pasista es Daiana Delguis.
En tanto, la reina es Aylin Marín, quien llega desde Paraná para participar de la fiesta.
Tonatiuh
La civilización Azteca, como todos los pueblos de raíces Nahuá, tenían una cosmovisión construida en torno al juego de tensiones y equilibrio entre elementos; no solo los naturales (agua, fuego, tierra y aire) sino también de carácter humano (principalmente el bien y mal).
Esta visión concibe al universo como un sistema dinámico, compuesto por el juego de causas y consecuencias, donde todos los eventos contribuyen al movimiento y estabilidad universal.
Por esto, los dioses que adoraban tenían siempre un lado masculino y uno femenino; y cada uno, sus respectivos opuestos.
Esta característica está presente en su concepción del nacimiento y evolución del universo, que separaron en edades, cada una gobernada por un diferente sol. Cada sol se identificó sucesivamente con uno de los cuatro elementos primordiales, alternándose según los opuestos: Tierra, viento, fuego y agua. Cada uno de los soles murió a su turno por la acción de uno de éstos elementos naturales.
El quinto sol, en cambio, fue llamado el sol del movimiento. Vino a representar el elemento humano, el elemento del equilibrio, el eje transversal que unía los diferentes planos místicos de la espiritualidad Nahua (especie de niveles de cielos e infiernos).
Se le llamó sol del movimiento porque estaba destinado a perecer por acción del movimiento de la tierra (terremotos) pero también porque su nacimiento estuvo marcado por la inmovilidad. Necesitó del sacrificio de sangre de todos los dioses, y de la ofrenda incluso de los huesos de los muertos, para comenzar su tránsito por el cielo. Fue tan central la preocupación de la civilización azteca por la continuidad del movimiento celeste de este sol, que toda la vida social, económica y militar se organizó en torno a los sacrificios destinados a este sol.

SATFF

Directora: Cecilia Chesini.
Reina: Ailín Marín
Pasista: Daiana Delgui
Batucada: Leandro Santolini
Tonatiuh: Leonardo Rinaudo
Fantasía Tezcatlipoca en Negro: Mauro Basaldúa
Portabanderas: Lorena Martínez y Adrián Acosta
Fantasía Teczitecatl: Jorge Ariel Navarro
Fantasía Tlaloc: Rolando Rodríguez Anzaldo
Fantasía Nanahuantzin: Juancho Martínez
Música: La Big Bang, Juan y Jorge Leuze, Juan Carlos Alvarez
Coreografía y puesta en escena: Yolanda Reis
Maquillaje: Matías Nazareno
Talleres
Dirección artística: Cecilia Helena Chesini Remic
Asistentes de dirección: Emilia Ortegoza y Raúl Galarraga
Dirección de Carrozas, Pablo Termita Reynoso Espaldares, Estructuras: Pato Ortegoza y Hugo «Pajarito» Díaz Plumas: Roberto y Flavio Arakaki Tocados, Víctor Peralta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *