«

»

Ene 05

La dirigente social Verónica Molina en Corrientes: La defensa al líder del Evita Emilio Pérsico.

Aguapey.Corrientes,05.01.2017. La dirigente social y del movimiento Evita Verónica Molina, de Corrientes, públicó en su cuenta de facebook textualmente:

Juan Grabois

⁠⁠⁠Es indignante que habiendo más de 22.000 funcionarios públicos que por distintos motivos no presentaron sus formularios de DDJJ en 2016, Laura Alonso como titular de la Ofician Anticorrupción, promueva una denuncia penal contra Emilio Pérsico. Emilio vive austeramente, no tiene otro patrimonio que su cuenta sueldo y encima renunció a su herencia familiar por sus convicciones, algo difícil de entender para esta gente. La imprescindible lucha contra el cáncer de la corrupción no puede ser degradada a la categoría de mecanismo persecutorio contra los que el poder visualiza como sus enemigos. Eso sólo consolida la corrupción estructural y la política del carpetazo. La denuncia de Alonso contra Pérsico es claramente parte del limar al que pretende someter a los movimientos populares y cualquier representación fuerte de los humildes en el marco de una política económica antipopular que pareciera va a profundizarse en 2017. Sin embargo, desde el punto de vista jurídico, el direccionamiento de las investigaciones de la Oficina Anticorrupción y la selectividad ideológica en las denuncias son delitos en sí mismos, y bastante más graves que olvidarse de presentar un formulario. Alonso, en la medida que ejerce una función pública, debe mantener una posición de objetividad y actuar con imparcialidad. Si el criterio para la promoción de denuncias es la no presentación de las DDJJ, Alonso debería haber iniciado acciones contra los 22396 funcionarios que incurrieron en la misma omisión. No lo hizo. Actúa con parcialidad manifiesta. Es una “funcionaria militante” que no está luchando contra la corrupción como corresponde a su cargo sino persiguiendo adversarios políticos. Es evidente que ha incurrido, con este hecho, en el delito de incumplimiento de deberes de funcionario y abuso de autoridad. Espero poder hacerme el tiempo para preparar la denuncia penal este fin de semana. No es que tenga mucha fe en un poder judicial, siempre oficialista y servil al poder, en sí mismo la más visceral representación de la corrupción argentina, pero creo que hay que dejar registro en los tribunales de todas las arbitrariedades que están sucediendo en este tiempo de perseguidores que odian a los “negros pata-sucia”, pero que no se pueden “blanquear” la mugre que llevan ni con un millón de “sinceramientos fiscales“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *