«

»

Feb 03

La entrerrianada no olvidará a su cantor: el “Chamarritero” José Castro

Aguapey.Concepción del Uruguay.Entre Ríos,02.02.2017.Hoy ha callado el zorzal, el crespín y la calandria”, José Castro es parte de la historia que hay en páginas de la cultura entrerriana y oriental, nació como cantor para defender el litoral. Con 84 años, en diciembre pasado, presentó su último trabajo discográfico “Perfil de Luz y Silencio”. El Chamarritero este lunes subió al cielo y nos dejó lleno de acordes que enaltecen nuestra música y nuestro sentir.

Nació el 16 de abril de 1932 en nuestra ciudad. Cantor, guitarrista, contrabajista y un alma curiosa, investigadora y rebelde. Un buscador. Integró las delegaciones de Cosquín en el 65, 67 y 69. Cumpa de Aníbal Sampayo en los mejores años de la “Peña Ñanderogami” de Florencio López.

“Desde Concepción del Uruguay,
donde el río de los Pájaros
pasa besándola con un silencio de adiós,
yo le canto a los pescadores
como aquel que contrabandeó
a quien en desgracias cayó
por balas del guardacostas,
sin saber que a esa derrota
la pobreza lo llevó.
Por eso canta el Litoral
con su acento tan genuino,
le canto a los argentinos
como a la Banda Oriental,
sufro una pena espiritual,
porque un río nos separa
y con mente preclara,
le canto al Río Uruguay”.

A los 16 años comenzó a estudiar música impulsado por la herencia de su padre y en 1949 forma su primer orquesta de barrio a la que llamaron Santa Cecilia, en homenaje a la patrona de los músicos. En el año 1960 Don Linares Cardozo vino a nuestros pagos y allí comenzó la amistad con el Maestro.

Su familia


Dialogamos con Cecilia Castro, su hija, y nos comentó: “hablábamos con mi mamá que tiene 93 años lo que significó llegar al cementerio y encontrarnos con tanta gente. Empezaron a tocar Río de los Pájaros, una canción que llevó a tantos lugares de nuestro país y de otros países para representar esta zona, y eso fue emocionante. Fue una despedida como lo que el hizo en su vida, musical. Los amigos lo despidieron con hermosas palabras y seguimos contando y así es como queremos que lo recuerden en la ciudad, los familiares y los amigos.
“Con nuestra familia decimos que los veíamos en paz y eso nos alegra; después de la presentación de su último disco el quedó así, como pensando y mirando su vida, bajó un cambio y se quedó en paz. Lo que hicieron los gurises de Costa a Costa en este último tiempo fue fantástico y en gran parte ayudó hoy a su sentir. Ellos lo escucharon, revalorizaron y lo hicieron sentir como un maestro. El se fue muy feliz y nosotros estamos plenos por eso”, manifestó.
“El vivió un año pleno, maravilloso y feliz, se despidió con lo que amaba y fue a través de los chicos de Costa a Costa, fue genial. Luchó mucho, tuvo muchas enfermedades y salió, pero en esta se quedó dormido y así se fue, como durmiendo la siesta nos dijo el Doctor”, destacó Cecilia y añadido: “Invito a todos a participar del de Costa a Costa, el se estaba preparando para cantar en el festival, se fue ensayando, los invito a que vayan, el va a estar ahí”.

Su último material


“Para algunos un patriarca del canto, para otros un testarudo, un obstinado, pero un maestro y amigo para los gurises que conforman el movimiento”, manifestaron los integrantes del Grupo de Costa a Costa mientras noticiaban a la población sobre la presentación del disco que grabaron con Castro el año pasado. “Perfil de Luz y Silencio” se llama el material que grabó el chamarritero y que contiene canciones y anécdotas que forman parte del repertorio del intérprete.
Acompañado por los músicos Facundo Torresan, Guillermo Lugrin, Atahualpa Puchulu y Angel Juan Javier Muñoz y con la producción de su hija Cecilia Castro, el trabajo cuenta con 16 temas de sus autores favoritos de siempre (como Anibal Sampayo y Linares Cardozo), uno de su propia autoría (“Arroyo de la China”) y dos canciones inspiradas en él, una de Juan Izaguirre y otra de Antonio Del Río que da título al álbum. También cuenta con una “yapa”: ocho grabaciones con interpretaciones rescatadas del pasado (una en vivo con Sampayo), poemas y anécdotas.
En este material, Guille Lugrin definió: “José Antonio Castro nació en Concepción del Uruguay el 15 de abril de 1932 y al 2016 nunca la ha dejado, siempre estuvo acá. Por más andariego que haya sido su canto por festivales y teatros (repasemos: Cosquín tres veces, Tandil, Arequito, Posadas, San José de Mayo en Uruguay, el Teatro San Martín en Buenos Aires y podríamos continuar largo rato), por más caminos que anduviera su guitarra, él estuvo. Y está acá. Nuestro. Continuo. Marrón. Como el río”.
Por su parte Facundo Torresán dijo: “para mí el recuerdo del Negro Castro es el de los últimos meses, en agosto cuando fuimos a Paysandú por el homenaje a los 90 años del Aníbal Sampayo, lo invité a cantar y cantó de una forma deslumbrante y de ahí se conformó el gran disco. Los días de grabación fueron maravillosos y ahí lo conocimos realmente, nos mostró todo lo que sabía, cantó y se expresó bárbaro”.
“Hoy nos tocó despedirlo, se fue cantando y en estos últimos meses conociendo sus problemas de salud decidimos apostar a un material en conjunto para que la ciudad sobre todo lo reconozca y sepa el cantor y el hacedor de cultura que tuvo durante todos estos años”./Por Ana Paula-Lacalle.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *