«

»

Abr 01

La Policía activó operativos en toda la ciudad y Ortega recorrió dependencias

Aguapey.Corrientes,31.03.2017.En medio de un clima de constante asedio mediático ante casos de corrupción, intento de secuestro, narcotráfico y otros, el Ministerio de Seguridad de la Provincia tuvo que dar un golpe de timón en cuanto al trabajo policial. Más allá del recambio de autoridades en comisarías claves como la Metropolitana y el traslado de efectivos de ciudades marcadas como “narco”, la Policía activó fuertes operativos en avenidas y rutas provinciales.

Principalmente en la Capital, la orden directa fue: “sacar la Policía a la calle” y ayer se vieron fuertes controles en accesos claves como avenida Armenia, donde se secuestraron docenas de motos “sin papeles” y hubo varios demorados.

En este marco, el propio ministro Horacio Ortega recorrió hoy algunas dependencias del interior y hasta fiscalizó en persona el trabajo que realiza la policía “caminera”. Es decir del personal que custodia las rutas provinciales, área también cuestionada por la falta de controles más estrictos. A todo esto, Ortega, en vista representación del propio Colombi, quiere restablecer la imagen de la Policía de la Provincia que por estos días anda por el piso.

Y no es para menos, con las sospechas de “filtración” de la denuncia por cóimas y narcomenudeo que involucra a comisarios y policías de Mercedes, ciudad natal de Colombi, los ánimos en Jefatura están bastante caldeados. A esto hay que sumarle el baldazo de agua fría que significó la sentencia con cadena perpétua para tres efectivos de la comisaría de San Lorenzo, culpables de asesinar a un detenido al prenderle fuego.

En tanto, mientras desde el oficialismo planifican más recambios y traslados, la familia policial también hierve de bronca por los sumarios administrativos contra efectivos que están haciendo el acampe bajo el puente General Belgrano en busca de mejoras salariales. Un verdadero cóctel explosivo y en pleno año electoral. Por ello Colombi puso el grito en el cielo y anda a los gritos pidiendo a sus funcionarios de Seguridad, poner la barbas en remojo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *