«

»

Jun 20

La unión de PSOE y Podemos podría echar a Rajoy

LOS SONDEOS PRONOSTICAN UN FUERTE AVANCE DE LA IZQUIERDA EN ESPAÑA A UNA SEMANA DE LAS ELECCIONES GENERALES

Aguapey.Barcelona.Espeña,20.06.2016.El Partido Popular de Rajoy volvería a ser la fuerza más votada, pero sólo a tres puntos de la alianza de Podemos con Izquierda Unida. Si se sumaran los socialistas a esta coalición obtendrían la mayoría absoluta, según las últimas encuestas.

Por Flor Ragucci

Página/12 En España

Desde Barcelona

Los socialistas están convencidos de que son ellos y solo ellos quienes pueden sacar a Mariano Rajoy del gobierno. Unidos Podemos, la coalición formada por Izquierda Unida (IU) y el partido de Pablo Iglesias, asegura que la única boleta con peso suficiente para acabar con el Partido Popular (PP) es aquella en la que figura su corazón de colores. Pero las encuestas, a menos de una semana de los comicios generales, insisten en que solo con la unión de ambos grupos la derecha quedaría fuera de la Moncloa.

Ayer, la agencia demoscópica Metroscopia publicó para el diario El País el último sondeo previo a las elecciones y sus resultados ratificaron el “sorpasso” de Unidos Podemos al Partido socialista (PSOE), con lo cual a la formación de Pedro Sánchez no le quedarían demasiadas opciones: o se suma a los de Pablo Iglesias o deja gobernar en minoría al PP con Ciudadanos.

A los socialistas no parece haberles salido bien la jugada de aliarse con los que muchos consideran una nueva filial del partido de Rajoy- Ciudadanos- y, de confirmarse los datos de las encuestas, tampoco les serviría esta vez reeditar el pacto. Según Metroscopia, el PSOE perdería ocho escaños con respecto a las urnas del pasado 20 de diciembre y sus 82 diputados ya no sumarían con los del partido de Albert Rivera- 39 de acuerdo al estudio de El País- un número tan comprometedor como para hacer temblar el tablero.

La unión que sí podría cambiar finalmente el color político de España, según las últimas encuestas, es la de Unidos Podemos y el Partido Socialista. Tanto el estudio de El País como los publicados durante este fin de semana por el diario Público.es, El Periódico de Cataluña o El Mundo confirman no solo que la coalición del grupo de Pablo Iglesias con Izquierda Unida consolida su segunda posición- por delante del PSOE y por detrás del PP- sino que las fuerzas de izquierda sumadas se acercarían a la mayoría absoluta. Metroscopia atribuye a Unidos Podemos una estimación de 93 escaños, 22 más que los que obtuvieron entre los dos partidos (Podemos e IU) por separado el pasado 20 de diciembre. Junto a los 82 escaños que el mismo sondeo otorga al PSOE (ocho menos que en diciembre), sumarían 175 diputados, lo que significa que estarían a un escaño de la mayoría absoluta, y ya no tendrían siquiera que contar con las formaciones independentistas para llegar al Gobierno.

El problema es que, lo que las encuestas ven tan claro, los socialistas no quieren reconocerlo y su campaña enfocada básicamente en el ataque a Podemos no augura un futuro de negociaciones fáciles. En España cada vez preocupa menos el 26 de junio e inquieta más el 27. Pero Pedro Sánchez no es esta la sensación que desea promover, así que en sus mítines refuerza “el desafío a las encuestas” y pide una y otra vez a sus votantes que no caigan en el desánimo. Sánchez intenta ignorar los posibles resultados y confía en conseguir movilizar a los suyos y convencer a los indecisos -un 32% de los electores según el último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)- mientras que desde sus filas evitan resignarse públicamente al adelantamiento de Unidos Podemos. “Si salimos con fuerza, no habrá encuesta, ni pinza, ni disfraz que nos pueda parar”, expresó el presidente del Congreso, Patxi López, ante el millar de militantes que se congregaron en el Auditorio de Zaragoza para el mítin socialista del ecuador de la campaña.

Además de mantener la cabeza bien alta pese a los embates de los sondeos, los de Pedro Sánchez apuestan por la estrategia del voto útil al PSOE para acabar con la derecha. “Aquellos que quieran decir ‘no’ a Mariano Rajoy, ya saben dónde encontrar el ‘sí’: en el PSOE”, dijo su líder durante el acto. “Un problema no se soluciona con otro problema –mantra que suele usar en referencia a Rajoy e Iglesias–. Se soluciona con un cambio que sume”, aseguró Sánchez ante su militancia.

Desde Unidos Podemos le recuerdan al PSOE que sigue teniendo “la mano tendida” y lo instan a que se defina en cuanto a quién apoyará tras el 26 de junio, si a ellos o al Partido Popular. En el mitin que celebró la coalición de izquierdas en La Coruña este domingo, uno de sus mensajes centrales fue dirigido a Pedro Sánchez para que, según manifestó el intendente coruñés, Xulio Ferreiro, “no se confunda de enemigo”.

Otro de los ejes de Unidos Podemos en esta segunda y última etapa de la carrera hacia la Moncloa es el que gira en torno a la campaña del miedo del Partido Popular para advertir de los peligros que conllevaría tener a “radicales” en el poder. Después de que el sábado Rajoy hiciera un llamamiento en un acto en Tenerife para que no se divida el voto moderado “porque ganarán los malos”, la alianza de izquierda salió al escenario en La Coruña con la “Marcha Imperial” de Star Wars. La frase de Rajoy estuvo presente en varias de las intervenciones, para apelar a lo que ellos denominan “el voto contra el miedo”: “No me gusta la dialéctica de buenos y malos” –destacó Íñigo Errejón–. “No hay ciudadanos malos, hay gobernantes malos. Muchos de los que votaban a los partidos tradicionales también sufrieron desahucios, también enrojecieron de vergüenza al ver la corrupción, también tuvieron que ir al aeropuerto a despedir a sus nietos. Haya votado lo que haya votado la gente, son nuestros ciudadanos”, defendió el número dos de Podemos.

En una campaña que por primera vez en la historia española no se está polarizando entre el PP y el PSOE sino entre el partido de Rajoy y el de Pablo Iglesias, gran parte del discurso del candidato del PP a la Presidencia se está volcando en la necesidad de frenar el avance de la izquierda, encarnada- como un demonio- por Podemos. Para hacer frente a quien considera ahora su principal adversario electoral, Mariano Rajoy pretende aglutinar a todos los votantes de centro- derecha y recuperar el porcentaje que se fue con Ciudadanos el pasado diciembre. “Pedimos el apoyo de todos aquellos que quieren seguridad y apuestan por la recuperación económica, de los que desean un gobierno que no provoque sobresaltos, de los que rechazan extremismos o derogarlo todo simplemente porque lo aprobó el PP. Reclamamos el voto moderado, constitucionalista, de los que creen en el libre mercado, en la nación española”, proclamó Mariano Rajoy ante cientos de seguidores que escuchaban en Tenerife al líder de la formación que todavía sigue siendo la fuerza más votada según los últimos sondeos, aunque con un 29% que supera solo por tres puntos a la alianza de izquierdas./Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *