«

»

May 07

La voz de la literatura correntina llegó hasta la República Dominicana

Aguapey.Corrientes,07.06.2016.El escritor correntino fue reconoci­do en el exterior a raíz de su impor­tante trayectoria literaria, tanto en su tierra como en el exterior.

La voz del correntino Martín Alvarenga llegó has­ta República Dominicana. Allí la periodista Daniela de la Cruz Gómez habló con el ensayista, poeta y expe­rimentado escritor, sobre diferentes temas de actua­lidad y -sobre todo- de su dominio experimental, una visión madura y un amplio conocimiento de los temas que trata en sus libros y pu­blicaciones,

En esta larga entrevista Alvarenga explicó que fue­ron muchas las circunstan­cias que lo llevaron a ahon­dar en su obsesiva búsque­da del pensamiento ideal y la palabra correcta, habien­do abrazado una filosofía de la cultura que tenía como centro la identidad hete­rogénea de América Latina vista desde el sur.

De sus quince obras pu­blicadas habló sobre las que más lo marcaron, tan­to personal como profe­sionalmente. Ellas fueron “País alucinógeno” (novela), “Los fantacuentos” (cuen­to), “Flotilla de fábulas” (poesía), “Latinoamérica comienza en Corrientes” (ensayo) y “Dios juega a la ruleta rusa”.

En la actualidad -en su condición de autor- envió a Sediento Ediciones, con asiento en México y en Es­paña, la novela “Confesio­nes de un demente melan­cólicamente cuerdo”.

Respecto a su obra pu­blicada dijo: “Premios, dis­tinciones y pequeños reco­nocimientos los he tenido, especialmente en mi país de origen y en el espacio hispa­noamericano”, aunque hoy siente cierta nostalgia de poder publicar en su tierra natal.

Es más, en su condición de veterano -como él mis­mo se denomina con hu­mor- está activo tratando de ocupar su tiempo en la novela, que dejó “entre pa­réntesis por el ensayo y el teatro, pero esa distancia” le duplicó el anhelo de aden­trarse en la narrativa, “vol­viendo a publicar un libro de cuentos en Corrientes y otro en México”.

Afirmó que tiene la con­vicción de la necesidad de experimentar de un modo reflexivo y espontáneo. “La experimentación con la for­ma me atrae y me encuentro cómodo y libre al establecer un juego de situaciones lú­dicas y un toque de humor negro para desestructurar el discurso y darle afinación y penetración al contenido. La experimentación es inte­resante, pero no creo en lle­varla al extremo de anular la comunicación y generar el aislamiento del interlo­cutor, de tal modo que éste no carezca de ningún punto de referencia que lo alejaría de la naturaleza de mi pro­puesta”, agregó

“Los clásicos tienen un presente eterno para la hu­manidad, que se vincula con el arte, y ese estímulo ayuda a mi conciencia crí­tica para aplicarla en la lite­ratura y la filosofía (ya que escribir ensayo filosófico es lo que más me apasiona en el género de lo reflexivo). El tema es que no sólo los clá­sicos de distintas cultura me fascinan como modelo, sino que la experiencia de vida es tan importante o más que los clásicos. Dado que considero que el libro de la vida -por su devenir cons­tante y su sedimentación y expectativa de lo nuevo e inmediato- ofrece una ex­periencia prismática de la existencia, que los clásicos, tanto en filosofía como en literatura, no te pueden dar en su vibración humana y en su registro abierto en abanico”, manifestó.

Para finalizar, Alvarenga dijo que por el momento no hay un proyecto poético nuevo, porque está enfo­cado en otros géne­ros. “Por ahora me dedico a la narrativa (cuento y novela), eso me permitirá tomar distancia para volver luego con más entu­siasmo a la poesía, al ensayo y a la dramaturgia. Actualmente escribo aisla­damente poesía, como una especie de insert temporal en mi existencia, pero so­bre todo lo hago en forma aislada. Hay material para un libro o dos, pero no aún”, finalizó.s

Y TAMBIÉN

En mi obra hay una constante, se trata de una propuesta global reflexiva, de tal suer­te que se da en mis trabajos una fusión de la literatura con la filosofía. Quizás esto opere como un efecto de experimentación motivado por mi bús­queda, tanto de forma como de materia. “Me pareció que su frase concentraba todo lo que yo pensaba, sen­tía e intuía sobre mis textos. Por lo tanto, mi discurso expresivo pasa por un abordaje del pensamiento en sí mismo, y en la pala­bra como mediadora de ese pensamiento a través de una con­ciencia que intenta ser abarcadora y holística, dentro del horizonte de las letras latinoa­mericanas”, explicó el reconocido escritor correntino que tras­ciende las fronteras./diarioNorte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *