«

»

Jun 26

Los misterios del extraño caso López

LEYENDAS, ABSURDOS Y PREGUNTAS DEL CASO DE LAS BOLSAS DE DINERO EN EL CONVENTO DE GENERAL RODRIGUEZ

Aguapey.Buenos Aires,26.06.2016.Los investigadores descartaron que fueran bóvedas y no criptas mortuorias, y que el templo se usara como depósito de fondos. El papelón de los ascendidos, el origen del efectivo encontrado.

Por Raúl Kollmann

El escándalo del ex secretario de Obras Públicas José López tirando bolsas al interior del convento Nuestra Señora de Fátima, en General Rodríguez, tiene muchos interrogantes sin resolución. Por supuesto que lo fundamental es saber de dónde salió el dinero, a través de qué maniobra el ex funcionario reunió los nueve millones de dólares con los que se lo encontró esa noche. Sin embargo, en toda la secuencia de lo ocurrido hay preguntas que todavía no tienen respuestas claras.

– ¿Qué pasó en la noche del 13 al 14 de junio para que José López haya decidido huir de su casa con el dinero?

Según las constancias de la causa, salió precipitadamente de su vivienda sobre el Río Luján. En el living de la casa había dos platos servidos y ninguna de las personas –casi seguro López y su esposa– terminaron de comer. Una de las versiones es que hubo una fuerte pelea entre ambos, incluso con un delicado tema íntimo de por medio, que terminó con la amenaza de María Amalia López de denunciarlo esa misma noche. Lo que le da algún fundamento a esta versión es que Mary no contestó ningún llamado del ex funcionario después de su detención y aunque se dice que lo visitó una vez en prisión, ese dato no pudo ser confirmado.

La otra versión es que alguien venía carcomiendo la mente de López y lo convenció de que estaba en marcha un allanamiento y lo iban a detener casi de inmediato. Quienes sostienen esta versión afirman que hubo un trabajo de inteligencia sobre López, que estaba pasando por un pozo depresivo, y que aquella noche alguien lo llamó para decirle que tenía minutos para huir. La pericia sobre los teléfonos se hará esta semana dado que los elementos del expediente le llegarán al juez Daniel Rafecas y al fiscal Federico Delgado durante la jornada de mañana.

Lo que está absolutamente probado es que López, desequilibrado, salió corriendo de la casa, dejó tiradas las cosas que estaban en el placard donde había escondido la plata, rompió una lámpara en el apuro, tiró munición por el piso. A una monja le dijo que lo iban a detener, a un funcionario judicial que lo querían matar.

– ¿López va a declarar?

El viernes, cuando lo fue a visitar su abogada, lo tuvieron que sacar de la cama cuatro agentes penitenciarios. López de a ratos insiste en que no sabe quién es ni dónde está. Una hija extramatrimonial que vive en Tucumán pidió autorización para verlo, pero él se negó. Esta semana se harán nuevos estudios y estarán los análisis toxicológicos de la noche en que arrojó las bolsas. Por ahora, López no va a declarar.

– ¿Fue directo al convento? ¿Y las supuestas bóvedas?

La fiscal de General Rodríguez, Alejandra Rodríguez, piensa que efectivamente López fue directo de la casa en el Río Luján al convento y no paró ni fue a buscar el dinero a ningún lado. Sobre el fin de esta semana declaró en el expediente el arquitecto que construyó las supuestas bóvedas, que dijo que le pidieron tres criptas hace un par de años, una para el fallecido obispo Di Monte, otra para la superiora, Alba, y otra para quien sucediera a Di Monte en el obispado. Para los funcionarios, lo de las bóvedas es una especulación fallida. Según los testimonios de la causa, hubo gran cantidad de funcionarios y personas notables que iban de vez en cuando al convento porque corría la versión de que la madre superiora produjo algunos milagros, en especial con mujeres que tenía dificultades para quedar embarazadas. López era uno de los “integrantes de nuestra familia religiosa”, según lo describió la monja, y por eso habría elegido el convento.

– ¿Para qué llevó el dinero a ese lugar?

En el expediente no hay solución a este interrogante, más que su adhesión a esa comunidad. Para la fiscalía todo resulta inexplicable. En primer lugar la hora, tres de la mañana. Si quería ocultar dinero o entregarlo, la lógica era llevarlo de día, lo que no hubiese llamado la atención. La donación de semejante cantidad de plata hubiera derivado en una denuncia inmediata, de manera que también terminaría en un hecho público. Y que el lugar fuera un escondite de dinero tampoco encaja: en la investigación no hay nada que indique complicidad de alguien del convento ni apareció otro dinero. Por ahora, la única explicación es que López actuó mentalmente alterado.

– ¿De dónde salieron los billetes?

La División Fraudes Bancarios de la Policía Federal empezará a trabajar en esto esta semana. De los nueve millones había 100.000 dólares en un bloque termosellado. con sello del Tesoro de EE.UU. y no de un banco. Hay un recibo de cambio de yuanes por dólares de un banco chino, pero al principio se dijo que era por tres millones de dólares y ahora quedó claro que es por 3.200.

– ¿Hay algo raro en el operativo policial?

Por ahora, la fiscalía no detectó nada. El vecino-testigo, Jesús, les parece creíble y no plantado por algún servicio. Llamó la atención la dotación de los dos patrulleros, con cuatro oficiales como tripulantes. Expertos que conocen muy bien la Bonaerense sostienen que no es inhabitual porque hay oficiales que consiguieron ascensos mediante amparos presentados a la justicia y que, en la realidad, hacen tareas de agentes o suboficiales. Por último, el Ministerio de Seguridad bonaerense concretó un verdadero papelón al ascender a los uniformados. Ninguno de ellos declaró que los intentaran coimear, nadie mencionó la cifra de un millón de dólares, y la fiscal ni siquiera abrió una causa por cohecho.

– ¿Cuál es el origen del dinero?

No se sabe. Quienes conocen la estructura de la obra pública coinciden en que es dinero pagado por empresas constructoras. Podría ser para que les agilicen los expedientes, les aceleren los pagos o alteren los pliegos, pero muy difícilmente por sobreprecios, porque se requerían muchas firmas y había licitaciones. Si se considera que sólo en obras viales se manejaron mil millones de dólares por año y en vivienda 500 millones, se percibe que en una década López pudo haber cobrado coimas por los nueve millones que le encontraron.

Todo indica que a fines de esta semana el juez Daniel Rafecas procesará con prisión preventiva al ex secretario. Su defensa apelará, pero tiene poca o ninguna perspectiva de salir del psiquiátrico penal./Página12.

raulkollmann@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *