«

»

Sep 08

Lucio Tomasella arremete contra la carta de Carla Pipaon

Aguapey.Goya,08.09.2016.Mi nombre es Lucio Rodolfo Tomasella, DNI. 27.736.379, como todos saben vivo en la ciudad de Goya, gran parte de la sociedad tiene conocimiento de la situación familiar por la que atravieso. Hoy es un día Feliz para mí, la madre de mis hijas decidió mostrar a las mismas en su cuenta personal de Facebook, lo cual me deja con muchísima tranquilidad al poder saber que las nenas están aparentemente en un buen estado de salud física, lo cual me genera un gran alivio emocional.

No obstante ello, y debido a las maliciosas y falsas acusaciones vertidas por CARLA ROMINA PIPAON y por respeto a toda las personas cercanas y de la sociedad en general, que me han acompañado incondicionalmente en mi lucha por recuperar a mis hijas sustraídas ilegítimamente por la madre y su pareja , es que me veo en la necesidad de aclarar cada una de las cuestiones injuriantes esbozadas por quien ahora pretende mostrarse como una víctima de violencia de género, después de haber tenido una relación sentimental de más de 15 años.

En primer lugar, voy a hacer referencia que la foto publicada por Sra. Pipón con mis hijas Abril y Julieta, resultan ser casi una postal de una película en donde la trama principal es el secuestro haciendo llevar en alto a Abril una cartel en donde se lee la “leyenda estamos bien con fecha 06/09/16” como prueba de vida, falto que me hagan saber que se encuentran con vida con un diario de la fecha, esto pareciera sacado de un cuento de terror, lo triste es que se trata de la realidad y de la vida de mis hijas.
A continuación, voy a refutar, con prueba documental que avalan mis dichos, cada una de las maliciosas injurias y calumnias contra mi persona, así como también contra amigos, familiares y profesionales de reconocida trayectoria en la ciudad de Goya.

1. Hace referencia a que padezco esquizofrenia, como así también mi madre a quien de manera mal intencionada la diagnostica con el mismo cuadro clínico, poniendo su nombre completo y DNI, estigmatizando a una mujer, que en honor a la verdad padece de un trastorno psiquiátrico grave, que no es precisamente esquizofrenia, vulnerando su derecho personalísimo de intimidad. Es cierto que mi madre padece una enfermedad psiquiátrica, pero de ningún modo resulta ser una persona violenta como la describe en su escrito; es más, siempre se ha mostrado como una abuela cariñosa frete a sus nietas, lo cual tiene plena conciencia la Sra. Pipón, quien utiliza a mi madre para diagnosticarme un enfermedad que no padezco, como si fuese una experta en psiquiatría, incluso hace mención que tiene acompañado en el juzgado prueba documental de ello, lo cual es absolutamente falso, con el único objeto de pretender acreditar que por el hecho de que mi madre sufra una enfermedad de esta naturaleza yo también soy proclive a padecerla, aclarar esto para los que me conocen y conocen a mi madre que es la totalidad del barrio donde vivo, saben perfectamente que me he dedicado al cuidado de la misma desde que tengo la edad de 13 años, momento en el cual mi madre comienza a padecer el antes dicho cuadro clínico.
Para dar por terminado este punto quiero aclarar que los últimos años de convivencia con la Sra. Pipón solicite la ayuda psicología a través de profesionales, debido al constante maltrato psicológico y físico que he sufrido por quien hoy se muestra como una supuesta víctima de violencia de género. Mi alta terapéutica ya fue acompañada y se encuentra a disposición de la justicia.

2.- Ahora, en relación a que siempre me mantuvo económicamente es absolutamente falso, quiero ser breve en este punto para no contestar todas y cada una de las reiteradas veces en la que hace mención a ello, aclarando lo siguiente; cuando la conocí su situación económica era aún peor que la mía, con cuadros depresivos constantes debido a sus problemas familiares, esto fue cuando ambos concurríamos a la facultad de derecho en la Universidad, como nunca me intereso su poción económica ello no era obstáculo para que mantuviera una relación sentimental. Pese a que en su escrito hace constantemente referencia a mi interés por el dinero, para quienes realmente me conocen saben de mi humildad en relación a este tema.
Es cierto que la casa que alguna vez fue nuestro hogar, fue asentada en un terreno adquirido con dinero recibido por ella por la sucesión de su padre, no obstante la construcción de la vivienda fue realizada mediante un crédito hipotecario del INVICO adquirido por ambos. No quisiera explayarme mucho sobre este tema que a estas alturas, dado el devenir de los acontecimientos presentes resultan casi irrelevantes; como si el dinero fuera el objeto de toda mi lucha por querer pasar tiempo con mis hijas.
Prueba de ello, es el hecho de que al momento de retirarme del hogar, cansado de las agresiones físicas sufridas, siendo el punto final el momento en que decide propinarme una golpiza feroz mientras tenia a mis hijas en brazos, no me lleve absolutamente nada más que mis ropas, el auto el cual era de mi propiedad y parte de mi estudio jurídico que lo tenía en una oficina construida delante de la vivienda, siendo ello mi computadora, libros, carpetas, un escritorio con tres sillas y un pequeño bibliotecario dejando el resto de los bienes materiales; pensando por aquel entonces que lo dejado en el mismo sería utilizado por mis hijas, jamás hice reclamo alguno sobre los bienes que integraban la propiedad, así como tampoco reclamo sobre la vivienda, grave error de mi parte, pensar que eso era lo correcto de un hombre de bien.
Al momento de separarme de la Sra. Pipón hicimos un convenio judicial el cual sin discutir compensación económica alguna, le otorgue la tenencia de mis hijas y solicite un amplio régimen de visitas en relación a las mismas, el cual lo mantuve hasta la fecha. Dejando aclarado que nunca deje de cumplir con mi obligación alimentaria que como padre tengo respecto a mis hijas y ello fue así desde el momento mismo de la separación.

3.- Al dejar la convivencia con Carla, esta decide traer a convivir con mis hijas a un total desconocido directamente dentro de la casa, sin recaudo alguno sobre las menores, a quien lo nombra primero como un “amigo que vienen a ayudarla en su situación de desamparo” dicho amigo no es más que el Sr. Facundo Ramirez con quien contrae luego matrimonio tres meses después, lo que demuestra la impulsividad de esta mujer que no tiene reparo alguno sobre el bienestar de las niñas.
En ese momento, tomo conocimiento de que el Sr. Facundo Ramirez afrontaba un juicio por abusar de su propia hija en concurso real con otros ilícitos (malos tratos) en la ciudad de Pto. Iguazú Misiones, con orden expresa prohibición de acercamiento de su propia hija mientras durara el proceso (el que a la fecha se encuentra con elevación a juicio, adjunto parte del expediente el cual se encuentra presentado en los estrados judiciales de esta ciudad)
Cuando me entero de esta situación le hago saber a Carla de ello, tratando de lograr una reflexión de su parte y una respuesta positiva para el bienestar de nuestras hijas, ante lo cual, y para mi asombro, recibo la respuesta en primer término de que era una causa armada por la ex pareja del Sr. Ramirez, haciéndole saber entonces que las actuaciones fueron iniciadas por la maestra de grado de la menor, quien es la que realiza la denuncia policial, lo cual hace caer rápidamente la excusa esgrimida; para luego argumentar que Facundo Ramirez, había investigado a la ex presidenta Cristina F. de Kirchner, y que iba a denunciarla en el programa del Sr. Jorge Lanatta y debido a ello es que le inician esta causa armada, además de ser echado de la PFA por tal motivo. El Sr. Ramirez es despedido de las fuerzas de seguridad, según tengo entendido por abusar de su hija y por falsificar títulos universitarios de perito informático, área en el cual desempeñaba su función. Quedando cesante en su trabajo y viviendo de los padres para luego vivir, ahora sí de Carla y en la vivienda que habíamos construido juntos. No sé quién resulta ser el mantenido en esta situación dejo a la apreciación de la gente que saque sus propias conclusiones.

4.- Con respecto a las reiteradas denuncias de violencia de genero quiero aclarar que desde el momento en que comienzo a peticionar judicialmente por mis hijas, la madre comienza a denunciarme de manera serial, a través de exposiciones policiales, una denuncia por incumplimiento de los deberes de asistencia familiar y una denuncia penal por amenazas, en ambas fui sobreseído, por no existir absolutamente ninguna prueba en mi contra ( adjunto prueba documental de ello en mi presentación), quiero dejar en claro que en que la denuncia por amenazas y malos tratos, ya alegaba la graves acusaciones que ahora esgrime, diciendo de que era una persona agresiva que la acosaba en su trabajo y en su domicilio y que padecía una enfermedad psiquiátrica; para aquel momento mi defensa fue sencilla acompañar las constancias de las actuaciones judiciales que llevaba adelante en el Juzgado de familia en representación de los derechos de mis hijas, lo que acredita que las denuncias resultaban ser posteriores a mis peticiones judiciales y que no se trataba más que de una represaría hacia me persona, asimismo acompañe alta médica psicológica y psiquiátrica con lo cual quedo demostrado que lo que padecí fue un trastorno de ansiedad debido al constante maltrato psicológico y físico sufrido por la señora Pipón; ahora bien en lo que respecta al acoso en su trabajo y en su domicilio, mi defesa fue simple, la casa estaba llena de cámaras de seguridad incluso en la entrada de la propiedad lo cual resulta sencillo de demostrar si es que yo era una persona violenta simplemente acompañando los videos de mi supuesto mal comportamiento, así también decía que entraba a su trabajo a insultarla y a agredirla, para quienes conocen las oficinas de la AFIP saben que es un lugar absolutamente abierto, bastaba con ofrecer las testimoniales de sus compañeros de trabajo para acreditar sus dicho, cosa que jamás hizo solo me propinaba un montos de acusaciones sin fundamento que tenían por único objeto dejarme ante la justicia como una persona violenta y así desestimar mis peticiones judiciales ante el Juzgado de familia.

5. Jamás accedí a una prueba de manera ilegal como dice, lo primero que realizo antes de solicitar la tenencia es una diligencia preliminar para solicitar al Juzgado de Pto. Iguazú que envié copia del expediente, así poder sacarme la duda de que la causas que se llevaban adelante contra facundo Ramirez eran ciertas, los cuales después de más de 8 meses de espera recibí finalmente la noticia de que ello era así, quiero desmentir absolutamente haber tenido esa información ilegalmente a través de quien para aquel entonces era una amiga en común la Srta. Gómez; quien no fue mi amante ni nada que se le parezca era una compañera de facultad amiga también de Carla.
La noticia de dicha causa fue llegada a mi conocimiento si a través de dos amigas que ejercen su profesión de abogada en los estrados de puerto Iguazú, Misiones. Simple noticia, las pruebas del contenido del expediente las tuve recién al momento en que se da curso a mi pedido de diligenciar preliminar.
Una vez acreditado ello, inicio ante el Juzgado de Familia una denuncia por violencia familiar, solicitando la guarda de mis hijas ( tenencia) contra Carla y Facundo, acompañando prueba documental contundente consistente en informes psicologicos de abril, que en el devenir de esos meses ya concurría a una terapeuta infantil por sus dificultades emocionales, y de donde se desprende de manera contundente el maltrato físico y psicológico que venía padeciendo de parte de su madre y del Sr. Facundo Ramirez, acompañando demás prueba informativa y testimonial que aseveraban mis dicho, dichas pruebas no fueron producidas en su totalidad en el expediente por que ella se presentó diciendo que estaba separada de hecho del Sr. Ramirez, por lo que se decide declarar abstracta la cuestión por que este hombre supuestamente no convivía más con mis hijas( dándose el Sr. Ramirez a la fuga de la ciudad de Goya, al enterarse de mi denuncia como siempre lo hizo cada vez que tuvo un problema judicial, como también ahora lo hace la Sra. Pipón). Que en su momento creí que este hombre se fue y que la Sra. Pipaon había recapacitado , por lo que decidí no apelar la decisión, y tratar de conciliar y generar un clima más tranquilos para mis hijas debido al constante tironeo judicial lo cual repercutía en su salud, grave error de mi parte. (No acompaño dichos informes en este escrito por resguardar la integridad de mis hijas, no voy a caer en lo mismo que la Sra. Pipaon al ventilar cuestiones que hacen a la intimidad de dos niñas). Todo será probado en la instancia judicial correspondiente.
Cabe aclarar aquí, con respecto a que sus encuentros con el Sr. Ramirez, luego haberse ido de la ciudad de Goya, que fueron en otro país, es totalmente mentira, ya que tengo testimonio de personas que lo han visto en esta ciudad a fines del año 2015. (Adjunto un dicho testimonio)

6. En cuanto a que la misma se retira de esta ciudad por mis constantes amenazas, ello es absolutamente mentira, acompaño captura de pantalla del último mes de comunicación con la Sra. Pipón del cual no se desprende ningún tipo de amenazas todo lo contrario se trata de dos personas adultas hablando sobre sus hijas; ella me hacia cree que todo estaba bien, lo realizo con una premeditación propia de una persona con un serio trastorno psicopático, resulta alevoso como se muestra ante la sociedad como víctima, propia de personas con dicho trastorno. A ver, a tener en consideración, si tanto mis hijas como como ella eran abusadas sexualmente por que no realizo la denuncia correspondiente, si es como ella dice, que contaba con pruebas irrefutables, con cámaras de seguridad en su casa, esas podrían ser sus pruebas, así como ha expresado que ha filmado a mi hija y sus supuestas lesiones, dicho video jamás fue presentado en la justicia, es más, al momento que decide dejar de ser una prófuga de la justicia tendría que denunciarme por tales hechos, lo cual será motivo de defensa de mi parte ante los estrados judiciales.

7.- Que al momento de iniciar mi búsqueda desesperada por la desaparición de mis hijas, tomo noticia de que la Sra. Pipón está siendo investigado por distribución de pornografía infantil (acompaño copia del extracto judicial de dichas actuaciones), es por ello que salí a decir que la misma está siendo investigada.
A tener en cuanta, dice en su carta que tiene un wifi con una contraseña abierta, queriendo hábilmente desligarse de la antes dicha imputación, para luego decir que no tiene computadora para que tiene dicho servicio entonces? Y si, contaba con una computadora en su domicilio, una notebook para ser más preciso, la cual se la llevó al momento de la fuga.

8. Párrafo aparte merece la mención constante que hace de que utilizo a la ONG de Infancia Robada a la cual formo parte, para escudarme en la Hermana Marta Pelloni; es de tal magnitud los delirios de la señora Pipaon que acusa a todo el Poder judicial, organizaciones sociales, profesionales del medio de reconocida trayectoria e incluso al Gobierno nacional refiriéndose a que es perseguida y amenaza (como dejo en su carta de despedida cuando se fue de la ciudad de Goya la cual adjunto).- Jamás he utilizado a la hermana Martha para cuestiones personales, al momento en que la hermana toma noticia de mi caso, todos los que forman parte del equipo me dijeron “ Lucio como no contaste lo que vivías con esta mujer”, nunca utilice a la hermana Martha como así tampoco a la ONG infancia robada para presionar de modo alguno en mis cuestiones personales. No tenían noticia del calvario vivido durante todo estos años. Quien soy una persona que manejo todo el poder judicial, organizaciones sociales, profesionales psicólogos y psiquiátricos e incluso al Gobierno. Que se ponga de acuerdo o soy un inútil, enfermo mental, que no puedo ejercer ni mi profesión o soy un tipo con un poder inusitado.

9.- Nunca la insulte o la denigre frente a mis amigos, todo lo contrario siempre elogie sus logros, mis amigos eran para aquel entonces amigos también de ella, infinidad de nombres puedo dar, pero no quiero comprometerlos en algo que tiene que ver con cuestiones personales. Todos ellos son mis amigos actualmente y apoyan mi lucha, son muchos de los nombre que detalla en su carta; Carla se quedó sin amistades no por una cuestión de que yo saliera a repartir o ventilar barbaridades de ella, sino por el simple hecho de ver cotidianamente como fue mi actuar durante la convivencia y aun después de la separación. Los amigos con los cuales sale fotografiada en su cuenta de Facebook, no son más que amigos de la secundaria con quienes se volvió a reencontrar, y allí si se encargó de repartir pestes sobre mi persona, hoy esos amigos hace más de 1 una año que no tienen contacto con ella. Por algo será. Ninguno de estos amigos que ha declarado en la Justicia ha dicho que sabe algo de ella o del paradero de mis hijas, y todos coinciden en lo mismo, hace más de 12 meses que no tienen contacto con la Sra. Pipón.

10.- Quiero dejar absolutamente en claro que jamás abuse sexualmente de mi hija menor, como así tampoco ejercí violencia sexual sobre la Sra. Pipón. Es increíble lo que es capaz de decir esta mujer para defenderse de las acusaciones que pesan sobre ella en la Justicia; sin siquiera tener el más mínimo reparo o cuidado del daño irreparable que genera en Julieta al exponerla socialmente como una niña abusada por su propio padre, en donde tienen la cabeza esta mujer?, la ha estigmatizado para toda la vida, haciendo alusión a hechos aberrantes con destalles escabrosos que no hacen más que demostrar el estado psicológico en el cual se allá inserta la persona que en este momento está al cuidado de mis hijas.
Como puede ser que siendo yo una persona violenta, un depredador sexual, deja a mi cuidado de lunes a viernes a nuestras hijas y fines de semana por medio todo el fin de semana, sin contar las vacaciones una semana en invierno y 15 días en verano. Partiendo de esa base, resulta inverosímil su argumento. Todas las testimoniales que a estas alturas, son más de 20, incluidos testimoniales del hermano, Madre y Familiares directos de Carla donde en ningún momento hacen mención alguna a mi supuesto mal comportamiento como padre, todo lo contrario, todos coinciden en lo mismo mi condición de buen padre, dichas testimoniales se encuentran agregados en los expedientes judiciales abiertos tanto en el fuero penal como en el fuero de Familia.

11.- También quiero dejar absolutamente en claro que tanto, mi hermano Andrés Tomasella, como mi cuñada Soledad Corona, durante estos tres años de calvario que he vivido, siempre han tratado de ser mediadores en las cuestiones que atañen al cuidado de nuestras hijas, tal así que en varias oportunidad me han planteado reunirnos con Carla para ayudarnos a llegar a un buen acuerdo y lograr una mejor convivencia como padres, siendo ellos dos simples mediadores de buena voluntad. Ahora son atacados directamente como encubridores de un supuesto abuso sexual de mi parte, cuando lo único que hicieron fue acompañarme en la búsqueda desesperada de sus sobrinas, así como en su momento han acompañado a Carla Pipaon, incontables veces y distintos momentos de su vida y de la de mis hijas. Acompaño captura de pantalla de las conversación mantenidas por whatsapp de la Sra. Corona con Carla Pipón, quienes eran muy amigas, en donde se demuestra la excelente relación de amistad que tenían, días antes de que se diera a la fuga la Sra. Pipón, ya que si ella acusa de encubrir el abuso de mi hija, es ilógico que siga en contacto y manteniendo una amistad.

Es más, como para afirmar más este vínculo de amistad, la Sra. Corona ha sido una de las testigos del casamiento por civil de Pipón con Ramirez, esto ocurrió antes de que se develara la causa de este último mencionado.

Prueba de ello es que toda persona que tenga contacto con ella y logra desenmascarar la red de mentiras que teje, es atacada directamente con improperios propios de una persona inestable. Es increíble como en su propio relato se contradice.

12.- Adjunto la carta dejada por el Sr. Ramirez, prófugo y partícipe necesario del delito de sustracción de menores; véase la similitud de la locura que ambos comparte en sus expresiones.

Lamentablemente me encuentro en la necesidad de ventilar cuestiones que hacen a la intimidad de mis hijas, lo que me obliga a acompañar o hacer publica temas que tendrían que ser reservados y evaluados oportunamente por la justicia, no me queda otro remedio para proteger la integridad física y psíquica de las mismas, como así también lo que hace al honor de mi persona; teniendo que afrontar en su tiempo las penalidades que mi actuar, una vez publicada esta carta, generara ante la justicia. No encuentro otro modo estoy cansado de tener que vivir este calvario durante tanto tiempo en silencio y por más de tres años soportar que esta persona no me deje vivir tranquilo, siempre con sobresaltos y poniendo en riesgo a lo más valioso que tengo en esta vida que son mis hijas.
Seguramente sus dichos quedaran marcados en la sociedad, lo que tendrá un costo altísimo en mi vida personal y laboral, indudablemente esto repercutirá en mi profesión como abogado, como así también en la relación sentimental que mantengo hace más de un año con mi actual pareja, con quien además convivo; poniéndome en su lugar es entendible que no puedo obligarla llevar en sus hombros semejante mochila; todo por tener que salir a explicar que solo quiero estar con mis hijas y que las mismas tengan un ambiente sano de vida.

13.-DELITOS QUE SERAN OBJETO DE DENUNCIA DE MI PARTE Y EN REPRESENTACION DE MIS HIJAS: Sustracción de menores, resistencia a la autoridad, encubrimiento, impedimento de contacto, denuncia por calumnias e injurias, con el consiguiente reclamo indemnizatorio por el daño moral y psicológico sufridos por sus comentarios, en primer lugar a favor de mis hijas y en segundo lugar en relación a mi persona. Y demás acciones judiciales que darán lugar a su actitud maliciosa.

Quiero dejar asentado que todos los dichos esgrimidos en el presente serán probados ante los estrados judiciales correspondientes, teniendo aún más pruebas documentales, testimoniales, periciales e informativas que en su tiempo acompañare ante la justicia.
Por último, y una vez hecha las aclaraciones que considero oportunas por este medio, esta será la única y última vez que contesto acusaciones vertidas por la Sra. Pipón, me pongo a disposición de todos los periodistas y medios de comunicaciones, tanto locales, provinciales como nacionales, para que personalmente puedan revisar toda la documentación que existe en mi poder y que no puedo adjuntar al presente por la gravedad de su contenido, todo ello con el fin de avalar lo aquí expresado, como así también que ejerzan su derecho a preguntarme libremente sobre el tema.

Sin más, saludo a todos los que me apoyan y siguen apoyando, como así también a los que a partir de la publicación de Pipón decidieron no acompañarme, lo único que pretendo es que se tomen el tiempo de leer lo aquí expresado, y no hagan un juicio de valor sobre mi persona sin conocerme. Les pido paciencia que todo será aclarado judicialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *