«

»

May 20

Matías Portillo, el correntino virgen que está en la casa de Gran Hermanob

Aguapey.Buenos Aires,19.05.2016.Matías Portillo tiene 21 años y es de Corrientes. Fue el quinto participante en ingresar a la Casa de Gran Hermano 2016.  Estudia teatro y «sueño con ser galán de telenovela», declaró, al tiempo que Rial explicó que el muchacho es virgen. «Nunca tuve novia, nunca me enamoré», afirmó Matías.

Veinte personas entraron a la casa, pero sólo 14 serán los participantes del reality. La semana próxima se sabrá quiénes se van. Aquí los detalles.

«Bienvenidos a ‘Gran Hermano 2016′», dijo Jorge Rial en la apertura de la nueva temporada del reality que emite América.

Decidido a crear expectativas, contó que en las oficinas de América estaba reunido un abogado con una de las posibles participantes como consecuencia de «una carta documento recibida desde Europa». Entretanto, en Twitter ya varios periodistas anunciaban que la persona en cuestión era la hermana de Mauro Icardi.

Dentro de la casa, cuya decoración ha sido renovada, estaba Pamela David, quien será la encargada de conducir «El Debate», como el año anterior. Junto a ella, en la vivienda que luego ocuparían los participantes, estaban Santiago Del Moro, Denise Dumas, Marcelo Polino, Mónica Gutiérrez, Marcela Tauro, Guillermo Andino, Adrián Pallares y otras figuras de América. Entre otras curiosidades, mostraron que en la cocina había galletitas con el rostro de Jorge Rial.

La ya familiar voz de Gran Hermano llamó a Pamela al confesionario y le pidió: «Deciles a tus compañeros que están eliminados». «Te confieso que estoy muy feliz. Arrancamos mañana con ‘El Debate’, a las 18». Ella cumplió con lo pedido y los famosos abandonaron la casa.

A las 21.55, Rial anunció: «Doy por comenzado oficialmente Gran Hermano 2016». Entonces, empezaron a ingresar los participantes a quienes Pía Shaw acompañó hasta la puerta. El primero, Luis Fabián Galesio, apodado Luifa, un cordobés de 22 años de quien ya se venía hablando antes del estreno del ciclo porque él abandonó a su equipo de fútbol, sin dar explicaciones, para entrar al reality de América.

Después, ingresó Yasmila Mendeguía, una marplatense de 19 años, que trabaja como promotora y se definió como «una pendeja caprichosa». «Nunca me enamoré», declaró.

El tercero en entrar, Lucas Tisera, fue novio de Lizy Tagliani, quien estaba en el estudio de América, ya que formará parte de «El Debate». Lucas tiene 35 años y dos hijas. Trompetista, es de Esperanza, provincia de Santa Fe. Según contó, vivió en la calle, donde lo apuñalaron en dos oportunidades. Con una vida difícil, pudo salir adelante y de eso, sostuvo, quiere dar testimonio.

Siguió Cynthia Aller, 27 años, de San Martín, provincia de Buenos Aires. Sobre su estado civil dijo: «Casada, pero en crisis, porque mi marido me engañó. Me metió los cuernos con una vieja que podría ser mi madre». Contó que su marido fue custodia de Ricardo Ford. El padre de Cynthia es militar retirado; su mamá, ama de casa; su hermana, empleada en una penitenciaría. «Yo soy la oveja negra de la familia», consideró la participante.

Tras ella, entró Matías Portillo, 21 años, de Corrientes. Estudia teatro y «sueño con ser galán de telenovela», declaró, al tiempo que Rial explicó que el muchacho es virgen. «Nunca tuve novia, nunca me enamoré», afirmó Matías.

María Belén Cavanay Dalessandro tiene 21 años, es de Colegiales, azafata, y dueña de un mal carácter que no duda en admitir. «Soy insoportable», declaró. «Nunca me dejó un hombre, yo los dejé a todos», afirmó la rubia que aspira a ser «la mejor jugadora de todos los Gran Hermano del mundo».

Enseguida llegó el turno de Mariano Mattera, 23 años, oriundo de La Plata, Buenos Aires. Trabaja de camionero y afirma: «Me han dicho: ‘Vos tendrías que ser modelo'». Ya avisó que no tiene interés en ponerse de novio aunque se define como «enamoradizo».

Azul Carrizo, 31años, es del barrio porteño de San Telmo, soltera, cantante y maestra de música. «Amo la cumbia», dijo, y prometió divertir y hacer bailar a todos sus compañeros del reality.

Matías Schwartzman es hermano del famoso tenista y decidió entrar al reality «para que la gente me conozca musicalmente». Tiene 28 años, empezó «una carrera de cantante»y dice que por el hecho de trabajar con su hermano, está acostumbrado a que en «los hoteles cinco estrellas me den todo lo que quiero, pero aquí, en la casa, no va a ser así».

A los 19 años, Agustín Pappa, cuyo apodo es Tincho, se presentó diciendo «estuve con 99 chicas y vengo a buscar a la número 100». Estudiante de Administración de Empresas, aseguró que lo que busca en el reality esfama.

A continuación, entraron las gemelas Julieta y Antonella Pozzi, de 20 años. Son de General Roca, Río Negro, donde, contaron, «nos dicen las XipoliPozzi». Se definen como «divertidas» y confesaron que una noche «compartimos un chico». Según explicó Rial, el destino de ambas en la casa estará unido: se las considera como una sola participante. Así, si nominan a una, quedan ambas nominadas, si una es expulsada, la otra también; en el caso de ganar el reality, también será un triunfo compartido.

Después fue el turno de Mauricio Guirao, 23 años, de Fray Luis Beltrán, Santa Fe. Sueña con terminar su casa y conseguir la adopción definitiva de su hermano de tres años. «A mi hermano no me lo va a sacar nadie», afirmó.

Macarena Pérez, 24 años, del barrio de Villa del Parque,fue novia de Leonardo Fariña. «De él me enamoró que es muy hombre. Cuando estaba preso, yo le llevaba las milanesas a la cárcel», dijo. También contó que»estuve con varios jugadores de fútbol». «Me gustan tanto los hombres como las mujeres», agregó.

Gabriel Di Tocco, 20 años, de Burzaco, declaró: «Quiero ser el primer enano, pelado y feo que gane Gran Hermano». Estudiante de turismo, trabaja en una carpintería y afirma: «Soy el Messi de las cámaras».

Dante Sendik, 27 años, porteño, es nudista y estuvo 9 meses preso en Londres. «Me dedico a todo y a nada -explicó-. Viajo constantemente y en los viajes, trabajo de cualquier cosa». «Estar preso y en la casa de Gran Hermano es lo mismo: ves siempre a la misma gente y al final, te hacés amigos», manifestó.

Carolina Ceballos, 25 años, vive en Santa Fe, fue madre a los 17 años y dice que «de chica, quería ser monja». Pero la vida la llevó por otros caminos. «Salí con Ciro Martínez -asegura-, pero cuando nos descubrieron y todo salió a la luz, él me negó».

Leandro Robín, de 29 años, tucumano, es cantante. «Soy feliz cuando estoy arriba de un escenario», afirma.

Patricio Sills, 21 años, es de San Antonio de Areco, estudia administración de empresas y vive con sus abuelos, que lo criaron y lo mantienen hasta el día de hoy.

Por último, entró la participante con la que Rial había creado suspenso pero que en Twitter, ya circulaba desde el comienzo de la emisión de quién se trataba: Ivana Icardi, la hermana de Mauro, cuñada de Wanda Nara. Vive en España, tiene 20 años y según el conductor, «desde Italia, la familia mediática hizo todo lo posible para que ella no entrara». «¿La querés a Wanda Nara?», le preguntó Pía Shaw mientras la acompañaba hasta la puerta de la casa. «A pesar de todo, sí», respondió Ivana Icardi.

Jorge Rial se comunicó luego con la casa para darles algunas noticias a los «hermanitos». Las 20 personas que entraron son «visitantes de la casa,porque el casting no está cerrado». «Todavía ustedes están haciendo el casting. Hay 14 camas porque ésa es la cantidad de participantes que tendrá el juego. El público va a poder elegir a un hombre y una mujer, que serán los intocables. Esos ya están en el juego. A los demás, los vamos a observar y Gran Hermano decidirá quién deja la casa. Además, a uno de ustedes, lo voy a sacar yo. Por ahora, son huéspedes de la casa. Pero empiecen a jugar ya, porque la semana que viene tenemos que quedarnos sólo con los participantes finales».

La primera noche de la temporada terminó con los habitantes de la casa comiendo sushi. «Nos vemos en la próxima gala», les dijo Rial. El juego está en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *