«

»

Oct 05

Matthew, el huracán mortífero

TRAS PROVOCAR SIETE MUERTES EN HAITI Y SANTO DOMINGO, AYER LLEGO A CUBA

Aguapey.Puerto Príncipe.Haití,05.10.2016.En la ya castigada Haití dejó un panorama desolador con maremotos, inundaciones y destrucción de viviendas. Otro tanto ocurrió en Dominicana. Ayer a la tarde tocó Cuba, donde anoche ya había 1,3 millón de evacuados. Se espera que llegue a EE.UU.

El paso del huracán Matthew por el Caribe ya dejó siete muertes. Tres ocurrieron ayer en Haití y cuatro, el lunes en República Dominicana. Pero el panorama aparece aún más sombrío en la región: desde ayer a la tarde, el fenómeno ya hace sentir su fuerza descomunal en el oriente de Cuba, donde más de 1,3 millones de personas debieron ser evacuadas. El sur de Estados Unidos también estará afectado. El presidente Barack Obama suspendió por ese motivo un acto electoral en La Florida en apoyo a Hillary Clinton.

Pasadas las 7 de ayer, Matthew alcanzó la ciudad haitiana de Anglais con vientos de más de 230 km/h, que lo ubicaron en la categoría 4 (de un total de 5) en la escala de Saffir-Simpson, según los cálculos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Los fuertes vientos provocaron maremotos e inundaciones, destrozaron miles de viviendas y dejaron aislada a la zona sur el país tras el derrumbe del puente La Digue, que comunica a la zona con Puerto Príncipe. En Port-Salut, comuna de esta región, un hombre murió cuando su casa fue destruida por una ola, lo que significó la tercera muerte en el país, después del fallecimiento de una mujer en la misma comuna y un hombre que naufragó en la costa sur.

El número de evacuados superó allí las 9 mil personas, según informaron desde el Ministerio del Interior de Haití. El gobierno preparó 1300 refugios de emergencia con capacidad para 340 mil personas, a la espera de que el número de damnificados aumentara durante la jornada.

“Más de cuatro millones de niños podrían estar expuestos a los estragos del huracán”, advirtió Unicef en un comunicado. Uno de los principales representantes de la organización en Haití, Marc Vincent, aseguró que se trató de “la peor tormenta que sufrió el país en décadas, y todos los daños serán, sin duda, significativos”.

“Por ahora es imposible hacer un balance y conocer la extensión de la destrucción causada por el paso del ciclón”, dijo a su vez el portavoz de la protección civil haitiana, Edgar Célestin. “No podemos contactar a nuestros equipos y ellos no pueden salir al terreno en razón del peligro”, añadió.

En República Dominicana, el huracán causó cuatro muertes, tres chicos y un hombre adulto, entre el lunes y el martes en Santo Domingo. Destruyó al menos 200 viviendas, dejó incomunicadas a 31 comunidades y casi 18 mil personas quedaron refugiadas en casas de familiares y amigos, a los que se suman unas 800 que permanecen en albergues oficiales, según informó el Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

Cerca de las 18 de ayer, el ojo del huracán tocó la costa oriental de Cuba con vientos de 220 km/h. La isla se preparó para su llegada con la evacuación de 1,3 millones de personas en cinco provincias, entre ellas Guantánamo y Santiago de Cuba, en zonas proclives a inundaciones y aluviones.

Los municipios de Maisí y de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, estaban entre las zonas más castigadas. “Ya comenzaron las penetraciones del mar, calculamos olas de entre tres y cuatro metros de altura. Tenemos también lluvia intensa constante, tenemos ligeras inundaciones”, dijo Tony Matos, presidente del Consejo de Defensa Municipal de Baracoa.

En declaraciones a la televisión estatal, Matos agregó que el área está a oscuras, y muchos árboles fueron arrancados por la violencia de los vientos, mientras varias vías están cortadas. “Tenemos experiencia en otros eventos pero con estas características es el primero que estamos enfrentando”, señaló.

Hasta anoche, no se informó de la existencia de víctimas fatales.

Por su parte, en Estados Unidos el presidente Barack Obama decidió posponer el acto que tenía previsto para hoy en Miami con la candidata demócrata Hillary Clinton, por la inminente llegada del huracán a esa región. Tanto en el estado de Florida, como en Carolina del Norte, decretaron el estado de emergencia y ordenaron evacuar la zona costera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *