«

»

Oct 30

“Motochorro” golpeó a una chica y fue ajusticiado por vecinos furiosos

Aguapey.Corrientes,30.10.2016.El delincuente atacó a trompadas y patadas a una joven que resistió el robo de su teléfono. Testigos comenzaron a perseguirlo hasta reducirlo. A causa de la paliza que sufrió terminó internado en un hospital. Es un adolescente de 17 años de graves antecedentes.

Des­pués de ata­car a trom­pa­das a una chi­ca que se re­sis­tió al ro­bo de su te­lé­fo­no ce­lu­lar un “mo­to­cho­rro” fue per­se­gui­do y re­du­ci­do a gol­pes por un gru­po de “ve­ci­nos jus­ti­cie­ros” en el ba­rrio Víc­tor Co­las de la ciu­dad de Co­rrien­tes. El ma­le­an­te su­frió una pa­li­za, que­dó se­mi in­cons­cien­te y una vez que in­ter­vi­no la Po­li­cía de­bió ser in­ter­na­do en un hos­pi­tal.
El ac­to de lin­cha­mien­to ocu­rrió el vier­nes a la no­che en la es­qui­na de ave­ni­da J. R. Fer­nán­dez y Re­me­dios de Es­ca­la­da, don­de al­re­de­dor de 20 per­so­nas (hom­bres y mu­je­res) ro­de­a­ron al mal­vi­vien­te y lo apa­le­a­ron mien­tras le re­cri­mi­na­ban su agre­sión vio­len­ta en per­jui­cio de una es­tu­dian­te.
De acuer­do a in­for­ma­ción co­no­ci­da por dia­rio épo­ca, uno de los “jus­ti­cie­ros” re­sul­tó con he­ri­das en un bra­zo al ser ro­za­do por un au­to­mó­vil en el mo­men­to que co­rría al la­drón.
Mien­tras que la ma­dre de la víc­ti­ma, con quien ha­bla­ba por te­lé­fo­no des­de otra pro­vin­cia jus­to al mo­men­to del ilí­ci­to, es­cu­chó los gri­tos de au­xi­lio de su hi­ja y par­te de los in­sul­tos que lan­za­ba el la­drón.
Cer­ca de las 21:15 la jo­ven ca­mi­na­ba so­la, dia­lo­gan­do vía ce­lu­lar con su ma­dre cuan­do un mal­vi­vien­te se aba­lan­zó y tra­tó de qui­tar­le ese te­lé­fo­no.
La chi­ca re­sis­tió. For­ce­jeó con el de­lin­cuen­te y és­te la gol­peó con pa­ta­das y un pu­ñe­ta­zo en el ros­tro. Esa ac­ción fue ad­ver­ti­da por va­rias per­so­nas que es­ta­ban en la cua­dra de J.R. Fer­nán­dez, en­tre Es­ca­la­da y Río Ter­ce­ro, e in­ter­vi­nie­ron en de­fen­sa de la mu­jer.
El “mo­to­cho­rro” co­rrió ha­cia la mo­to en la cual lo es­pe­ra­ba su cóm­pli­ce. Pe­ro no pu­do sor­te­ar la pre­sen­cia de ve­ci­nos en­fu­re­ci­dos, quie­nes no le per­mi­tie­ron su­bir al ve­hí­cu­lo. Fue se­gui­do me­dia cua­dra has­ta ca­er al pi­so y le pro­pi­na­ron una pa­li­za mien­tras su com­pa­ñe­ro huía a al­ta ve­lo­ci­dad te­me­ro­so de co­rrer esa “ma­la suer­te”.
Dos efec­ti­vos po­li­cia­les de ci­vil que pa­sa­ban de ca­sua­li­dad in­ter­vi­nie­ron y re­du­je­ron al mal­he­chor has­ta ser en­tre­ga­do, ca­si des­ma­ya­do, a las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría No­ve­na. Se tra­ta de un ado­les­cen­te de 17 años, con an­te­ce­den­tes de otras de­ten­cio­nes tam­bién en ca­sos de ro­bo.
El me­nor de­bió ser hos­pi­ta­li­za­do co­mo con­se­cuen­cia de la an­da­na­da de pun­ta­piés y trom­pa­das que pa­de­ció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *