«

»

Ago 28

Muerte en el cerro boliviano

 CONFIRMAN EL ASESINATO DEL VICEMINISTRO Y ORDENAN NUEVE CAPTURAS

Aguapey.La Paz.Bolivia,28.08.2016.Illanes fue velado en el Palacio Quemado, sede del Organo Ejecutivo. Apenas se supo de su muerte, en las primeras horas del jueves, todos los cortes de ruta en el país se levantaron hasta nuevo aviso. Acusan a líderes cooperativistas.

 Por Sebastián Ochoa

El Gobierno nacional confirmó el asesinato del viceministro del Interior, Rodolfo Illanes, en medio del conflicto que mantiene con los mineros del sector cooperativo, quienes rechazan la aplicación de una ley que permite la sindicalización dentro de las cooperativas mineras, entre otros puntos. Ayer, el Ministerio Público emitió orden de aprensión contra nueve dirigentes obreros que estarían involucrados en el crimen. Illanes fue velado en el Palacio Quemado, sede del Órgano Ejecutivo. Apenas se supo de su muerte, en las primeras horas del jueves, todos los cortes de ruta en el país se levantaron hasta nuevo aviso.

El 1º de Mayo de este año, por pedido de la Central Obrera Boliviana (COB) el gobierno de Evo Morales aprobó el Decreto Supremo 2754, que permite el uso de dinamita en protestas sociales. La intención era homenajear a los mineros que durante todo el siglo XX desde sus minas, con dinamita en mano, enfrentaron a las sucesivas dictaduras militares. Pero en estos días, los explosivos fueron cruciales en los enfrentamientos entre la Policía y los mineros. Por ello el jueves, cuando fue secuestrado el viceministro Illanes, le fue imposible a los uniformados acercarse al cerro donde lo tenían cautivo para rescatarlo.

En sus protestas, los mineros se ubican estratégicamente donde los cerros emparedan las carreteras. Allá arriba hacen detonar sus explosivos y provocan derrumbes de toneladas de piedras que cubren el camino. Así, entre el martes y ayer estuvo cerrado el tránsito por tierra entre las ciudades de La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba.

Si se suman los tres amputados por el mal uso de dinamita en protestas sociales desde mayo hasta ahora, resulta que el decreto 2754 trajo más penas que alegrías. Sin embargo, el Ministerio de Defensa anunció que este documento sigue en vigencia. En cambio, se prohibirá la venta de explosivos a las cooperativas sublevadas.

Los cooperativistas piden que tengan vigencia los contratos de asociación que firmen con empresas privadas; que ya no los fiscalicen por los daños causados al medioambiente; que les cedan nuevas áreas de explotación; y que no se permita la sindicalización en este gremio.

El miércoles dos mineros fueron asesinados con bala de plomo, a pesar de que la Policía Nacional tiene instrucción de no usar armas de fuego al momento de intentar desbloquear los caminos. En el piquete de Sayari, en la ruta Oruro-Cochabamba, cayeron Fermín Mamani, de 25 años, por un disparo en el pecho; y Severino Ichota, de 41 años, con un balazo en la cabeza. El Gobierno indicó que se realizan las pericias necesarias para saber quién y desde dónde gatilló.

A la mañana siguiente, el viceministro Illanes se dirigió al bloqueo de Panduro, a 186 kilómetros de la ciudad de La Paz, para intentar dialogar con los mineros. Iba acompañado solamente de su edecán, Iván Linares, quien está internado en terapia intensiva.

Illanes, abogado de 56 años, trabajó desde su juventud con organizaciones obreras. Tenía relación muy antigua con dirigentes desde los años 70, cuando vivía en el distrito minero de Llallagua, en Potosí. Por ello se prestó con toda confianza a juntarse con los cooperativistas, que integran el sector privado.

Pasado el mediodía, Illanes pudo hablar por la radio Pío XII de la Red Erbol. “No he recibido ningún maltrato. Estoy en calidad de retenido por los compañeros. Yo rogaría que en unas dos horas o máximo tres horas se instale el diálogo. Estoy muy bien de salud, que se tranquilice mi familia”, dijo. Se suponía que el diálogo entre el Gobierno y los mineros cuentapropistas iba a tener lugar cerca de este bloqueo, a las 16 horas.

Pero a partir de las 14, cientos de policías se enfrentaron a cientos de mineros y el diálogo quedó nuevamente en suspenso. Se perseguían por cerros y Altiplano, de un lado con piedras y dinamitas, del otro con agentes químicos y palos. En esos momentos de tensión, uno de los dirigentes mineros habló por radio en cuatro oportunidades. Dijo que tenían a Illanes y que si había otro minero más asesinado iban a matarlo en venganza.

“A mi hermano casi lo han asesinado. Ahora sí me va a conocer el viceministro. Si quieren matarme, que me maten junto a ese viceministro. Estoy yendo hasta la antena”, dijo a Erbol el presidente de la Cooperativa 20 de octubre, de Potosí, Josué Caricari. La antena está ubicada en la cima del cerro Pukara, donde Illanes fue asesinado.

A las 17, los cooperativistas anunciaron que el minero Rubén Aparaya Pillco había sido asesinado por dos balas de plomo, aunque esta muerte aún no fue confirmada por el Ministerio Público. Según lo que se pudo reconstruir hasta ahora, en ese momento Illanes fue pateado hasta causarle policontusiones en el tórax y romperle varias costillas. Para rematarlo le habrían dado con una piedra en la cabeza, que habría causado el derrame cerebral con el que acabó su vida.

Desde las 19 del miércoles se rumoreaba que el viceministro había sido asesinado. No fue hasta la 1 de ayer que encontraron su cuerpo envuelto en una frazada al costado de la carretera, a la altura de Vilaque, cerca de donde murió.

“El pueblo boliviano y los movimientos sociales luchamos para recuperar los recursos naturales. Algunos cooperativistas ¿qué piden? No son republiquetas para firmar contratos. Por eso declaro al hermano Illanes como Héroe Defensor de los Recursos Naturales”, dijo en conferencia de prensa el presidente Evo Morales.

“Ante cualquier provocación de los opositores, usando a algunos sectores sociales, quiero decirles que el pueblo boliviano no va a ceder. Esperamos que las autoridades den con los autores, no solo materiales, sino intelectuales”, dijo el presidente./Página12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *