«

»

Oct 31

Murió la mujer quemada que fue trasladada a Córdoba

Aguapey.Corrientes,31.10.2016.El pa­sa­do 23 de oc­tu­bre in­gre­só al hos­pi­tal Vi­dal, Ma­ría Be­a­triz de los San­tos de 47 años, con el 50 por cien­to de su cuer­po que­ma­do. El sá­ba­do úl­ti­mo fue tras­la­da­da al Ins­ti­tu­to del Que­ma­do en la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Ayer, mi­nu­tos des­pués de las 19, fa­lle­ció por las gra­ves he­ri­das que le pro­vo­ca­ron las que­ma­du­ras.

Ma­ría Be­a­triz con­tó en más de una opor­tu­ni­dad que su­frió vio­len­cia de gé­ne­ro, “te­mía lle­gar a ca­sa y que al­go ma­lo le ocu­rrie­ra”, ase­gu­ró a épo­ca, Na­cho, uno de sus hi­jos.

Ese do­min­go su­ce­dió lo pe­or. En la vi­vien­da ubi­ca­da en el ba­rrio Doc­tor Mon­ta­ña, que ha­bi­ta­ba jun­to a su pa­re­ja, un cho­fer de la lí­nea ur­ba­na de pa­sa­je­ros de es­ta ciu­dad, J. C Ga­lar­za, se de­sa­tó una fuer­te dis­cu­sión en la que es­tu­vo pre­sen­te Na­cho, su hi­jo me­nor.

“Des­pués de dis­cu­tir, ma­má (Ma­ría Be­a­triz) se en­ce­rró en su dor­mi­to­rio, yo fui a mi ha­bi­ta­ción y des­pués es­cu­ché gri­tos de­ses­pe­ran­tes y cuan­do la vol­ví a ver ya es­ta­ba pren­di­da fue­go”, re­la­tó ape­na­do.

Ese dí­a, Na­cho, úni­co tes­ti­go del in­ci­den­te fa­mi­liar, con­tó en se­de po­li­cial lo que ocu­rrió.
Dí­as pos­te­rio­res de­cla­ró an­te la fis­ca­lía en tur­no, don­de de­ter­mi­na­ron tras pre­sen­ta­ción de prue­bas (te­lé­fo­no ce­lu­lar, men­sa­jes es­cri­tos que de­ja­ba el hom­bre a Ma­ría Be­a­triz) la de­ten­ción in­me­dia­ta de la pa­re­ja J. C. Ga­lar­za.

Efec­ti­vos de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) lo de­tu­vie­ron y tras­la­da­ron a la de­pen­den­cia. Ho­ras des­pués que­dó alo­ja­do en la co­mi­sa­ría Pri­me­ra, don­de con­ti­núa pre­so, sos­pe­cha­do de que se tra­tó de “un in­ten­to de fe­mi­ci­dio”.

Tras una se­ma­na de es­tar in­ter­na­da en el hos­pi­tal Vi­dal, fue lle­va­da a Cór­do­ba. Pe­ro ca­be re­cor­dar que al mo­men­to de in­gre­sar al cen­tro de sa­lud, la di­rec­to­ra aso­cia­da, Es­te­la Mon­dai­ni, ex­pli­có que la mu­jer pre­sen­ta­ba “un cua­dro de que­ma­du­ras de ter­cer gra­do y se en­cuen­tra en es­ta­do se­ve­ra­men­te crí­ti­co” en el área de te­ra­pia in­ten­si­va.

“Sus con­di­cio­nes son muy si­mi­la­res a las que pre­sen­tó Ale­jan­dra No­e­mí Duar­te (fa­lle­ci­da el 16 de oc­tu­bre úl­ti­mo por que­ma­du­ras en su cuer­po)”, di­jo ese dí­a. “Es­tá en asis­ten­cia res­pi­ra­to­ria me­cá­ni­ca, las que­ma­du­ras es­tán lo­ca­li­za­das en la re­gión an­te­rior del tó­rax, cue­llo y ca­ra, miem­bros su­pe­rio­res y, lo más gra­ve, hay com­pro­mi­so de ví­as res­pi­ra­to­rias”, ma­ni­fes­tó Mon­dai­ni a es­te me­dio, en su opor­tu­ni­dad.

La si­tua­ción con el co­rrer de los dí­as no mos­tró me­jo­rí­as pe­ro los fa­mi­lia­res de Ma­ría Be­a­triz re­a­li­za­ron de igual for­ma, y an­te la de­ses­pe­ra­ción de que su­ce­die­ra lo pe­or, las ges­tio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que sea tras­la­da­da a Cór­do­ba al Ins­ti­tu­to del Que­ma­do pa­ra “re­ci­bir una me­jor aten­ción”, afir­ma­ron.

Épo­ca con­sul­tó a es­pe­cia­lis­tas, quie­nes se­ña­la­ron que el tras­la­do po­día sig­ni­fi­car un gra­ve ries­go pa­ra la víc­ti­ma de­bi­do a que las ví­as res­pi­ra­to­rias es­ta­ban muy com­pro­me­ti­das.

Fi­nal­men­te lue­go de va­rias idas y ve­ni­das, Ma­ría fue tras­la­da­da a Cór­do­ba el sá­ba­do úl­ti­mo a las 18, a tra­vés del avión sa­ni­ta­rio de la Pro­vin­cia, ve­hí­cu­lo que par­tió des­de el ae­ro­puer­to Pi­ra­gi­ne Ni­vey­ro de es­ta ciu­dad.

“Los fa­mi­lia­res ges­tio­na­mos que fue­ra lle­va­da allí, don­de te­ne­mos gen­te alle­ga­da”, ha­bía ma­ni­fes­ta­do uno de sus hi­jos el sá­ba­do.

Ayer cer­ca de las 17 Na­cho, el hi­jo me­nor, con­tó a es­te me­dio que su ma­dre es­ta­ba muy com­pli­ca­da, “só­lo el 10 por cien­to de la me­di­ca­ción pue­de re­ci­bir”, la­men­tó, su­po­nien­do que lo pe­or se acer­ca­ba.

A las 19:15 co­mu­ni­có que su ma­dre de 47 años fa­lle­ció de­bi­do a las gra­ves le­sio­nes que su­frió por las que­ma­du­ras en el 50 por cien­to de su cuer­po./diario Época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *